Sevilla

Malestar en la Hispalense por el arresto de un profesor mientras se manifestaba

  • El docente fue detenido por la Policía cuando protestaba en el Rectorado contra la precariedad de los interinos · La Universidad lamentó la actuación y pidió explicaciones a la Subdelegación del Gobierno.

Comentarios 105

Lo que en principio iba a ser una pequeña manifestación pacífica de un grupo de docentes interinos de la Hispalense degeneró ayer en un importante malestar de la Universidad de Sevilla con la Policía Nacional. Y es que la detención del profesor titular de Informática David Benavides mientras participaba en una manifestación pacífica en el Rectorado no sentó nada bien en la Hispalense, que llegó a pedir explicaciones a la Subdelegación del Gobierno.

Todo comenzó cuando, sobre las doce del mediodía, en el momento que estaban empezando a congregarse los manifestantes en la lonja del Rectorado, agentes de la Policía Nacional entraron en el recinto de la Fábrica de Tabacos y empezaron a identificar a los allí congregados. En ese momento, el profesor y delegado del Sindicato Andaluz de Trabajadores (antiguo SOC), David Benavides, comenzó a tomar imágenes de la actuación policial, por lo que los agentes le requirieron la cámara, algo a lo que se negó tajantemente el docente, que se introdujo en el interior del edificio. La Policía lo siguió y procedió a su detención, esposas incluidas. "Lo sacaron a rastras del Rectorado", indicó Iván Díaz, también miembro del SAT -organización convocante de la protesta- y profesor interino de Geografía. La Policía alega que la detención respondió a un "atentado contra los agentes de la autoridad".

Pese al tono moderado y proporcional que suele caracterizar a las reacciones de la Universidad de Sevilla, fuentes oficiales de la Hispalense no podían disimular ayer su malestar con la actuación policial. "Aunque la Universidad no tiene ningún fuero especial, como cree mucha gente, hemos pedido por activa y por pasiva a la Policía que sólo actúe en el interior de la institución cuando se observen delitos flagrantes o violación de los derechos fundamentales", apuntaron estas fuentes. Evidentemente, la actuación policial de ayer no fue el caso. El portavoz de la Universidad quiso dejar bien claro que "en ningún momento se solicitó por parte del equipo rectoral la presencia de la Policía en la manifestación, ni mucho menos su actuación".

Nada más conocer la noticia, un miembro del equipo rectoral se puso en contacto con la Subdelegación del Gobierno para pedirle explicaciones por la actuación e interesarse por el estado del profesor Benavides. Por su parte, la Subdelegación se comprometió con la Hispalense a que el atestado policial se realizase lo más rápidamente posible y a pedir un informe detallado sobre las causas que habían llevado a la detención del docente.

Las presiones de la Universidad, a la que se unió la del Defensor del Pueblo, según la abogada del SAT Pastora Filigrana, surtieron efecto. Sobre las cuatro de la tarde, tras declarar en instalaciones policiales, el detenido fue puesto en libertad con cargos de atentado sin que pasase a disposición judicial. La Policía Nacional, que no quiso ayer dar su versión oficial de los hechos, asegura que, finalizadas las diligencias, el atestado ha sido trasladado a la autoridad judicial correspondiente para que ésta se encargue de citar a las partes en un próximo juicio.

Precisamente, a esa hora, algunos compañeros del detenido se estaban concentrando en los juzgados del Prado de San Sebastián para exigir la liberación de Benavides, quien ayer por la tarde se dirigió a un médico para que le hiciese un parte de lesiones "por si desea iniciar acciones judiciales contra la Policía", según Filigrana. Las lesiones son "moratones y rasguños en los brazos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios