María Sánchez García | Presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias Sevillanas

“La igualdad en las empresas las hace más competitivas”

  • Considera que la sociedad aún acoge con más escepticismo los proyectos empresariales liderados por mujeres y que se debe luchar contra los estereotipos

  • La "cultura del presentismo, los horarios y las bajas maternales rígidas penalizan a las mujeres en el trabajo", defiende

María Sánchez García, presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias Sevillanas María Sánchez García, presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias Sevillanas

María Sánchez García, presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias Sevillanas / D. S.

María Sánchez García, abogada y copropietaria de Madesa Abogados y Asesores y socia de Madesa Proyectos, asumió la presidencia de la Asociación de Empresarias Sevillanas en septiembre.

Responde a este cuestionario sobre la situación de la mujer sevillana y las empresarias, en particular, coincidiendo con el 8-M. Preguntada sobre un modelo de referencia de los mujeres empresarias de la ciudad cita a Concha Yoldi.

–¿Cuáles son los principales retos de las empresarias sevillanas en este momento?

–Las mujeres empresarias se enfrentan a retos idénticos a los del resto del empresariado sevillano. El cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y la implantación de la responsabilidad social empresarial (RSE) en los procesos productivos son dos de ellos. Ligado a ésto, está la implementación de las políticas de igualdad en el ámbito empresarial, es decir, que la empresa se comprometa al rechazo de cualquier desigualdad y discriminación por cualquier razón en sus procesos de gestión del talento.

Si una mujer es adecuada para un puesto de alta dirección por sus propios méritos y capacidades, sencillamente su condición sexual no debe limitar su acceso. Nuestra organización es de carácter empresarial y de género, porque sirve de instrumento de visibilidad y defensa de los intereses y reclamos de las mujeres empresarias. Aún queda camino por recorrer en materia de igualdad, de ahí nuestra presencia como agente social.

"La falta de educación en igualdad y conciliación lastra que surgan más talentos empresariales femeninos"

Las mujeres empresarias contribuimos al PIB, lo que debe valorarse, al igual que debe tenerse en cuenta nuestra opinión en todos los ámbitos de la vida social, económica y empresarial de la provincia de Sevilla. La igualdad en las empresas las hace más competitivas. Es una realidad. Quien no quiera verlo, no está en el siglo XXI.

–Y, más allá del ámbito empresarial, ¿cuáles son desde su perspectiva los retos de la mujer en general?

–Al margen del ámbito empresarial, desde el punto de vista social, los retos son dos: la educación en igualdad y la conciliación de la vida personal, laboral y familiar. Aunque ambos son retos de la sociedad en su conjunto, sin distinción de sexos.

–¿Por qué, pese a la igualdad legal, los datos siguen apuntando a que existe una brecha entre hombres y mujeres?, ¿es por el peso de los roles?, ¿qué se puede hacer para reducirla?

–Porque todavía hay empresas que piensan que la mujer, a diferencia del hombre, tiene que dedicarse al cuidado de la familia, a ser madre, a las labores del hogar de forma exclusiva. El hombre con las mismas capacidades y talentos cobra más por esta fatídica y falaz percepción, que tiene como conclusión que, por lo tanto, el hombre realiza mejor su trabajo que la mujer y debe cobrar más.

La cultura del presentismo, los horarios y las bajas maternales rígidas penalizan a las mujeres en el trabajo. Hay que inculcar a las empresas la necesidad de minimizar lo máximo el impacto de la brecha salarial. En la medida que se haga, se estará valorando a las personas por sus capacidades y no por su sexo. Los planes de igualdad son una buena herramienta para ello.

"La empresaria tiene dificultades agregadas, pero no hay que parar ante ellas, hay que saltarlas con valentía"

–¿Tienen la empresarias y emprendedoras dificultades añadidas?

–Es otra línea transversal del asunto de la igualdad, la de las mujeres empresarias. Sí, hay dificultades agregadas. Por un lado, por el bagaje educativo sesgado recibido en muchos casos y, por otro, por la falta de credibilidad con la que la sociedad acoge muchas veces los proyectos empresariales liderados por mujeres.

Ser empresaria en Sevilla es difícil. La falta de educación en igualdad y la falta de concienciación sobre la conciliación y corresponsabilidad en el cuidado, crianza y educación de los hijos lastra el surgimiento de talentos femeninos empresariales, postergando la necesaria creación de figuras femeninas de referencia en el ámbito empresarial. Las empresarias que han llegado a lo más alto lo atestiguan. Dicho esto, las barreras no existen para las empresarias que no quieran verlas. No hay que parar ante esas barreras, hay que saltárselas con valentía y determinación.

Vídeo de homenaje de la CES a sus empresarias en el Día de la Mujer

–¿La situación en Sevilla es similar a la de su entorno, andaluz o nacional?

–Es un patrón que se repite en diferentes lugares de la geografía española. En Sevilla y su provincia resulta más acentuada la situación por la coexistencia aún de estereotipos tradicionales de empresas que se resisten a abrir sus procesos a las transformaciones necesarias en materia de ODS, RSE y también a la implantación de políticas de igualdad, pero no es más que una parte del problema general de la falta de educación en igualdad y de la falta de concienciación sobre la coeducación, corresponsabilidad y la conciliación personal, laboral y familiar.

La falta de calado social de la cultura de la igualdad lastra también al tejido empresarial provocando, con ello, que el desarrollo de nuevos talentos empresariales siga masculinizado, algo anómalo pues no tienen el patrimonio del talento. El talento corresponde a las personas, tanto mujeres como hombres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios