Sevilla

Marlboro y Chesterfield son las marcas con más contrabando

  • La venta ilegal de tabaco baja al 37,2% en Sevilla, casi veinte puntos por debajo de los índices alcanzados a finales de 2014.

Marlboro y Chesterfield son las marcas que lideran el contrabando de tabaco en la actualidad, según consta en un estudio de Ipsos financiado por las cuatro grandes multinacionales del sector (Philip Morris, British American Tobacco, Japan Tobacco e Imperial Tobacco Group). Tanto Marlboro como Chesterfield son propiedad de Philip Morris. Ambas marcas copan casi el 30% de las ventas ilícitas de cajetillas.

Tras Philip Morris figura en segunda posición Japan Tobacco (con un 14,7%), Landewyck (13,9%), Karelia (9,5%), Imperial Tobacco (8,9%), Western Tobacco Corporation (4,3%), British American Tobacco (3,6%) y Grand River Enterprises (2,6%). Por marcas, Marlboro encabeza el ranking con un 16,1%. Le sigue Ducal (Landewyck), con un 13,9%; Winston (Japan Tobacco International), con un 10,3%; Chesterfield (Philip Morris), con un 10,1%; American Legend (Karelia), con un 9,3%; y Fortuna (Imperial Tobacco), con un 5,8%. Del análisis de estos porcentajes se desprende que las marcas clásicas superan en contrabando a las marcas blancas o cheap whites.

Por primera vez en los últimos cinco años, en 2015 se ha registrado una bajada del contrabando de tabaco en la provincia de Sevilla, la más afectada por este fenómeno en todo el país y posiblemente una de las zonas más perjudicadas de Europa. Así, el índice de contrabando se ha situado en Sevilla en el 37,2% en los últimos meses del año pasado. Esto supone una importante bajada con relación a ejercicios anteriores. En 2014, por ejemplo, este índice llegó a subir hasta el 56,5%, es decir, se vendieron más cajetillas de tabaco ilegales que legales.

A raíz de este crecimiento espectacular del contrabando, la Agencia Tributaria y las Fuerzas de Seguridad del Estado incrementaron la presión y los controles sobre Gibraltar, lo que se ha traducido en esta bajada. Ya en el primer semestre de 2015 el contrabando experimentó una bajada en la provincia de Sevilla, quedándose la media de venta ilegal en un 41% en este periodo.

Los estanqueros han efectuado en varias ocasiones una llamada de atención y exigido a las administraciones un mayor control sobre la venta ilegal de tabaco. El problema ha hecho que se pierdan más de 500 empleos en los últimos años en el sector. En Andalucía, los datos son algo inferiores a los de la provincia de Sevilla, que tradicionalmente ha sido un punto clave del contrabando porque las redes que distribuyen el tabaco ilegal están asentados en ella.

Así, los índices de contrabando en toda la comunidad se han situado en el 31,5%, catorce puntos por debajo del 45,6% con el que se cerró el año 2014. Supone además un descenso de tres puntos con respecto al primer semestre de 2015. Algeciras, Cádiz, Córdoba y Jerez están por encima de Sevilla capital en venta ilegal de tabaco. En el resto del país, la incidencia del contrabando es sensiblemente inferior, con unos índices del 9,8% de media en toda España. Ninguna comunidad se acerca, ni de lejos a la media de Andalucía. De hecho, la segunda región de la lista es el País Vasco, con sólo un 7% de contrabando, seguida de Madrid y Cataluña, con un 6,4%.

El estudio de Ipsos que recoge estos datos se elabora dos veces al año mediante la recogida de cajetillas vacías en la calle para comprobar si llevan el precinto fiscal obligatorio. En este informe se recogen, entre otros, los datos de contrabando de tabaco por compañías, marcas y origen de procedencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios