Interrupción parcial del servicio

Más de 3.000 viajeros del Metro afectados por los dos días de averías

  • Este viernes debe funcionar con normalidad tras su arreglo, según la concesionaria

  • La catenaria se rompió al engancharse el pantógrafo que le da la corriente

Un autobús lanzadera para los viajeros que llegaron este jueves con normalidad a la estación Pablo de Olavide. Un autobús lanzadera para los viajeros que llegaron este jueves con normalidad a la estación Pablo de Olavide.

Un autobús lanzadera para los viajeros que llegaron este jueves con normalidad a la estación Pablo de Olavide. / Juan Carlos Muñoz

La avería del Metro de Sevilla por la rotura de una catenaria entró este jueves en su segundo día consecutivo de interrupción parcial del servicio y este viernes está previsto que la línea funcione con total normalidad tras una reparación nocturna.

El pantógrafo es el mecanismo articulado que transmite la energía eléctrica al vehículo del Metro

El fallo dejó sin servicio este miércoles (en hora punta de la tarde desde las 15:37 hasta las 23:00) el tramo final de la línea 1 desde la Universidad Pablo de Olavide hasta Olivar de Quintos justo cuando centenares de universitarios se desplazaban para asistir a los exámenes. El jueves, la avería se mantuvo todo el día (6:30 a 23:00) en las cuatro últimas estaciones de la línea desde Condequinto a Olivar de Quintos y únicamente funcionó con normalidad la parada Pablo de Olavide.

Los autobuses gratuitos, pagados por la concesionaria, han desplazado a los afectados a las estaciones inutilizadas cubriendo el transporte público el tramo clausurado. El metropolitano continuó este jueves funcionando con normalidad entre Ciudad Expo y Pablo de Olavide, ambas incluidas.

La estación de Condequinto, cerrada. La estación de Condequinto, cerrada.

La estación de Condequinto, cerrada. / Juan Carlos Muñoz

Los viajeros afectados en estos dos días de avería oscilan entre los 3.000 y los 3.500, cálculos efectuados por este periódico teniendo en cuenta que a diario viajan en toda la línea más de 51.200 usuarios, que el tramo afectado concentra al 7% de esos viajeros y que la estación Pablo de Olavide, la que más viajeros aglutina de este tramo, sólo estuvo sin funcionar las ocho horas del miércoles. Fomento de la Junta se resistió a dar una cifra de pasajeros afectados.

Desde la administración únicamente se ofrecieron algunas explicaciones técnicas sobre la avería. El cable de la catenaria se rompió debido a un enganche del pantógrafo, que es el mecanismo articulado que transmite la energía eléctrica al vehículo del Metro, según precisó Fomento de la Junta, la administración encargada del control de esta concesión que gestiona Globalvía.

La rotura se ha dado justamente en Condequinto, junto a la zona en la que se ejecutó el cruce subterráneo con el tranvía de Alcalá en julio de 2017. No obstante, según los técnicos de Fomento, “conforme al analisis efectuado, esa obra de hace ya unos años nada ha tenido que ver con el incidente”. Así pues se descarta relación alguna del fallo con esa obra subterránea.

Panel informativo alertando de la incidencia en las estaciones del tramo nazareno. Panel informativo alertando de la incidencia en las estaciones del tramo nazareno.

Panel informativo alertando de la incidencia en las estaciones del tramo nazareno. / Juan Carlos Muñoz

A la pregunta de si la rotura de la catenaria está relacionada con la falta de mantenimiento de los vehículos del Metro, Fomento lo descarta y sostiene que el estado del pantógrafo que se enganchó es bueno. “Se ha comprobado que la parte superior del pantografo que contacta con catenaria tenía el grafito muy reciente. Ese es el elemento que más se renueva por su contacto permanente con línea aérea de contacto”, aclara la administración.

Fuentes consultadas por este periódico afirman que el mantenimiento de las infraestructuras del Metro es “insuficiente” porque ha sufrido recortes de presupuesto en los últimos años, con lo que antes se efectuaba por parte de una empresa externa y ahora se hace desde la plantilla de la concesionaria con apoyo de unas pocas horas de una empresa externa.

Y añaden que los trenes dobles, como los que funcionan en las épocas de mayor demanda del Metro, como Navidad, Semana Santa y Feria, castigan más el cable de la catenaria que los trenes simples.

Una usuaria corre para coger el autobús lanzadera en Olivar de Quintos. Una usuaria corre para coger el autobús lanzadera en Olivar de Quintos.

Una usuaria corre para coger el autobús lanzadera en Olivar de Quintos. / Juan Carlos Muñoz

En cuanto a la reparación, la concesionaria pretende acometer el arreglo de la catenaria al final del servicio comercial, con lo que interrumpirá la tensión en la línea pasadas las 23:00. Así, trabajará sin riesgos en la reparación de la avería de la catenaria en Condequinto para poder ya restablecer este viernes el servicio completo, incluido las cuatro ultimas estaciones de Dos Hermanas que aún permanecían cerradas ayer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios