Sevilla

Pasión ya cuenta con un edificio para su centro de ayuda social

  • El Ayuntamiento cede por 25 años a la fundación asistencial de la hermandad un inmueble en la calle Lumbreras

Comentarios 6

Seis años de espera que han dado, por fin, resultado. La Hermandad de Pasión ya cuenta con un edificio en el que pondrá en marcha el anhelado centro de asistencia social con el que atender las necesidades de familias sevillanas e inmigrantes. La junta del gobierno local del Ayuntamiento de Sevilla aprobó ayer ceder para tal fin el inmueble situado en el número 23 de la calle Lumbreras, esquina con la calle Becas y junto a las naves Singer. Se da así por cumplida una petición que la corporación del Jueves Santo efectuó cuando aún se encontraba en la Alcaldía el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín.

La Hermandad de Pasión está de enhorabuena. A falta de confirmación oficial por parte del gobierno que preside Juan Ignacio Zoido, la corporación ya tiene cedido el edificio municipal de la calle Lumbreras para un ambicioso proyecto social que llevará a cabo a través de la Fundación Asistencial Nuestro Padre Jesús de la Pasión. El vicepresidente de dicha institución y teniente de hermano mayor de la hermandad, José Luis Cabello, explicó a este periódico que el nuevo centro se pondrá en marcha de forma "paulatina", pues todas las funciones que en él están contempladas resulta "imposible" empezar a realizarlas desde un primer momento.

Este proyecto funcionará gracias al trabajo del voluntariado y se articula en cuatro áreas o actividades. La primera de ellas es la de asistencia básica, que ya se lleva a cabo en las dependencias que tiene la hermandad en el Patio de los Naranjos del Salvador, sede canónica de la cofradía. A través de un almacén se surte a los peticionarios de alimentos, ropa y juguetes. También se pagan los suministros básicos (agua y luz, principalmente) en caso de que se demuestre que la familia no cuenta con recursos para sufragarlos. Para atender estas necesidades, los solicitantes, con los que se mantiene una charla previa, deben acreditar la situación por la que atraviesan a través de varios documentos en los que consta si cuentan con varios hijos a su cargo, están en paro o carecen de ayudas por otra vías.

La fundación cuenta con varios suministros de alimentos: el Plan FEGA de la UE, que los abastece de excedentes agroalimentarios a través de la Cruz Roja; la donación directa de los hermanos y los víveres adquiridos con los fondos de esta entidad sin ánimo de lucro.

La segunda actividad consistirá en una atención más personalizada para estudiar los problemas "estructurales" de las familias o personas que acudan al centro y "orientarlos" para que ellos mismos los solucionen. En esta función se requiere de psicólogos y asistentes sociales. La tercera actividad se dirige a los inmigrantes. La principal finalidad de dicho departamento consiste en la formación y alfabetización del citado colectivo para que aprenda pronto el español y así consiga una rápida inserción social. Este voluntariado lo conformarán profesores y educadores sociales.

La última actividad va dirigida al encuentro intergeneracional para que, según Cabello, "niños y mayores compartan un espacio común". Aquí será clave el trabajo de los monitores de tiempo libre y los animadores socioculturales.

La puesta en marcha del centro será posible gracias a las ayudas que la fundación reciba por parte de entidades públicas y privadas, a la que se suma la de la propia hermandad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios