Sevilla

Vecinos del casco antiguo irán a los tribunales por la cesión de las naves de Becas

  • La asociación La Revuelta apunta a un posible delito de prevaricación en una medida "electoralista".

Comentarios 23

La cesión por parte del Ayuntamiento de Sevilla a la Hermandad de Pasión de las naves de la calle Becas, junto al convento de Santa Clara, sigue avivando la polémica en el barrio, donde residentes y colectivos sociales están formando un frente común. La asociación de vecinos La Revuelta, del casco norte, está ya analizando las posibles acciones jurídicas que emprenderá contra el acuerdo adoptado por la junta de gobierno del pasado 10 de abril, en el que se aprobó dicha cesión, gratuita y por 25 años.

La entidad vecinal considera que este acuerdo podría ser "nulo de pleno derecho y posiblemente constitutivo de un delito de prevaricación". Esta acusación se basa en el hecho de que la junta de gobierno dio luz verde a la idea a pesar de que en el expediente municipal iniciado tras recibir la solicitud de la entidad concesionaria figuran varios informes de técnicos municipales que advierten de la "dudosa legalidad" de dicha medida, que se hizo sin concurso público, así como de la previsión de un aparcamiento subterráneo que está prohibido por el actual PGOU. Según recordó La Revuelta, esta iniciativa de la Hermandad de Pasión requiere de una modificación urbanística y un plan especial, condiciones que la junta de gobierno ha pasado por alto.

De hecho, tal y como ha venido publicando en los últimos días este periódico, el proyecto de la concesionaria va más allá del centro asistencial para inmigrantes que ya se ha anunciado y que ha servido de argumento para justificar la cesión, al tratarse de una iniciativa de interés social. Los planes que se recogen en el acuerdo aprobado en la junta de gobierno incluyen también otras fases para construir un centro de enseñanzas, otro lúdico para cine y televisión y hasta un spa, además del parking que pretende explotar la propia cofradía.

Al margen de las cuestiones jurídicas del procedimiento seguido por el equipo de Juan Ignacio Zoido, la asociación vecinal enmarca esta cesión dentro de un proceso de "amortización" del patrimonio público, "que está siendo regalado a diversas asociaciones religiosas, como recientemente ha ocurrido con los Baños de la Reina Mora". Estos vecinos aclaran que no ponen en duda la labor asistencial de estas fundaciones religiosas, pero recordaron que éstas cuentan con suficientes medios y patrimonio para atender sus fines sin utilizar bienes de carácter público. En este sentido, para La Revuelta, estas concesiones reflejan "una política de privatización del patrimonio y de los servicios sociales".

Para los residentes de la zona, lo que para el Ayuntamiento de Sevilla es una forma de poner en uso sin coste para los sevillanos estos inmueblesno usados, supone un deterioro patrimonial para el propio Consistorio, pues estas parcelas tienen un valor catastral de más de medio millón de euros que en el mercado se doblaría y la concesión se ha realizado sin ninguna contraprestación cambio.

"Ante el intento de ganar unos cuantos votos a costa de los sentimientos religiosos, utilizando a los inmigrantes como pretexto, La Revuelta quiere denunciar la hipocresía de una decisión exclusivamente electoralista, que sólo pretende regalar a sus amigos y afines unos bienes propiedad de todos los sevillanos", apuntaron ayer a este periódico los representantes de la entidad vecinal.

Los colectivos que están organizándose en contra de esta cesión ya lideraron otra protesta por la intención de Zoido de hacer un aparcamiento en la Alameda, un proyecto que fue denegado por la Junta de Andalucía y que contó con un gran rechazo de los vecinos de una zona donde hay parkings que están infrautilizados, como el de la calle Mendigorría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios