Sevilla

La Plaza de España sin coches

  • En diciembre se corta para siempre el paso de vehículos privados en la avenida principal · Las barcas de recreo en la ría se esperan para febrero de 2010 · Queda un año para que concluya toda la reforma

La Plaza de España invadida de coches particulares en la avenida Isabel la Católica, vía principal de acceso, dejará de ser una constante en diciembre, ya que para esa fecha el Ayuntamiento garantiza que se cortará por completo la circulación entre la torre Norte y la Sur para iniciar las obras de peatonalización de este espacio. La prohibición no será de aplicación para los coches de caballos, los autobuses turísticos, los taxis y los servicios de emergencias, como Bomberos y ambulancias.

Queda un año (finales de 2010) para que acabe la reforma integral del monumento, que finalmente costará 9,5 millones de euros debido a las ofertas a la baja, frente a los 10 a 12 millones que se llegaron a barajar inicialmente. El alcalde de Sevilla recordó ayer a la prensa que se están cumpliendo todos los plazos de los trabajos, así como que ya se han cerrado todas las adjudicaciones pendientes de esta compleja obra. Monteseirín destacó que la desaparición de los coches de la plaza permitirá volver a vincularla con los jardines del Parque de María Luis. En las actuaciones se prevé demoler el vallado del parque para que la avenida sea un bulevar ajardinado.

La UTE Martín Casillas-Bellido ejecutará las obras de la avenida central, que han sido adjudicadas por 2,9 millones. Se calcula que la conversión de este enclave central en zona peatonal eliminará unos 300 coches de los que habitualmente aparcaban junto al monumento.

La restauración integral de la Plaza de España, el segundo monumento más visitado de la ciudad, comenzó en febrero pasado con la rehabilitación de su balaustrada cerámica. Lo más importante de la reforma es que el monumento recuperará el aspecto original que tuvo en 1929.

La novedad de ayer fue que se ha colocado la primera de las 20 farolas de cerámica que lucirán a la entrada, junto a la balaustada frontal, y que reproducen con fidelidad el diseño que tuvieron originalmente en la mente del arquitecto Aníbal González. El modelo se ha obtenido con fotografías antiguas y dibujos de la época.

La balaustrada de la ría también está siendo sustituida por nuevas piezas de cerámica. Hasta el momento ha concluido la reposición del tramo Norte, el más próximo a la avenida del Cid. La empresa Tragsa, que ayer firmó el convenio de colaboración con el Ayuntamiento, es la adjudicataria de esta tarea y del proyecto complementario de restauración.

Ese último proyecto cuenta con una inversión de 3,1 millones de euros y comenzará en octubre con la reforma y reposición del pavimento (proyecto Gran Peatón) del centro de la plaza, el ajardinamiento de la zona perimetral del monumento, la canalización de las aguas de lluvia y un nuevo alumbrado. El suelo que rodea a la fuente principal se sustituirá por piezas de granito de 20x20, en lugar del aglomerado asfáltico, pero se hará por fases para que el recinto pueda seguir abierto.

El alcalde convocó a la Prensa para ver la nueva farola de cerámica y asistir a la firma del convenio con la empresa estatal Tragsa, un acto al que asistió su responsable andaluz, Carlos Toscano.

El regidor estuvo acompañado por una representación amplia del grupo socialista (al menos seis concejales), de asesores y de la empresa metropolitana de Aguas de Sevilla (Emasesa), incluido el vicepresidente, Juan Ramón Troncoso, quien también es alcalde de San Juan de Aznalfarache.

Monteseirín señaló la importancia de la obra para mejorar la imagen de este emblemático monumento de Aníbal González cuya recuperación está pendiente desde hace más de una década. El máximo responsable político del Ayuntamiento hizo hincapié en que esta transformación "no es aislada" porque se enmarca en el modelo de ciudad que defiende su gobierno. El discurso del alcalde tuvo más de electoral que de novedoso porque el PSOE de Sevilla se propuso ya el domingo iniciar una masiva campana de comunicación a los ciudadanos para vender su gestión.

Por lo que respecta a la ría, que lleva ocho años sin agua, el Ayuntamiento anunció que las barcas de recreo volverán a este canal artificial en febrero de 2010. Al menos para esa fecha está previsto que se haya ejecutado la estación de tratamiento de aguas que es necesaria. Las obras de esta estación, un gran hueco abierto en el centro de la avenida Isabel la Católica, pudieron verse ayer en la visita municipal.

Esta estructura está siendo ejecutada por la empresa de aguas Emasesa con una inversión de 1,6 millones. Otra de las utilidades de la estación de tratamiento de aguas es que dará servicio a las fuentes del Parque de María Luisa.

Monteseirín reconoció ayer la "gran demora en los plazos" que ha tenido esta restauración, en parte porque primero se planteó que sirviera para formar a jóvenes en un oficio, y admitió que "no ha sido fácil, pero lo estamos logrando, y la mejor decisión fue ir a por todas", abordar "un proyecto global" y no rehabilitar zonas poco a poco.

Por lo que respecta al reparto de inversiones en el monumento, el Consorcio de Turismo y la concejalía de Edificios Municipales aportan para costear la recuperación de la balaustrada de la ría, que ocupa 220 metros de longitud con 65 unidades de pilastras y 42 remates.

El monumento a Las Razas también será objeto de reforma con unos 62.500 euros.

Otra idea del Ayuntamiento es rescatar las rosaledas que se esparcían entre la Plaza de España y el Parque de María Luisa cuando se inauguró el monumento, lo que significa que la avenida de Isabel la Católica volverá a tener estas flores para el disfrute de los ciudadanos y paseantes. El cambio será, por tanto, absoluto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios