Sevilla

La Policía cuadruplica en tres meses la cantidad de cobre requisado en 2010

  • Entre enero y marzo se han intervenido más de 130 toneladas del metal, por las 41 con las que se cerró el año pasado · Las compañías eléctricas son las más perjudicadas por las sustracciones de cables

La Policía Nacional ha cuadruplicado en apenas tres meses de 2011 la cantidad de cobre requisado a lo largo de todo el año pasado. La intervención realizada en una planta de reciclaje de metales de Aznalcóllar ha supuesto el mayor golpe policial en la historia de Andalucía contra el robo de cobre y se ha saldado con 132 toneladas recuperadas. Para hacerse una idea de la magnitud de esta operación, basta sólo comparar las cifras de incautaciones de los años anteriores. En 2010, la Policía cerró el ejercicio con 41 toneladas de cobre requisadas. Y este dato ya suponía un aumento espectacular sobre el año anterior, que se cerró con apenas diez toneladas.

El robo de cobre se ha convertido en los últimos años en el delito que más ha crecido en Sevilla. Esto llevó a la Jefatura Superior de Policía a crear un grupo especial para combatir estos robos. Esta unidad detuvo o imputó a lo largo del año pasado a 113 personas, de las que 99 eran españolas y 14 extranjeras. Algunos de los detenidos eran empleados desleales de empresas que trabajaban para compañías de suministro eléctrico o telefónico.

Endesa es, de momento, la gran perjudicada por los robos de cobre. La gran mayoría de la mercancía intervenida en la planta de Aznalcóllar pertenecía a esta empresa, que ha sufrido pérdidas por encima del millón de euros sólo en lo que respecta al valor del cobre. Hay que sumar también los desperfectos que los ladrones provocan en las instalaciones para poder acceder hasta los hilos. Las telefónicas se encuentran en un segundo nivel entre las compañías afectadas, con Movistar a la cabeza. De hecho, esta empresa sufrió el robo de 720 kilos de baterías además de los cables que les fueron sustraídos.

En los últimos meses el robo indiscriminado de cobre ha causado apagones o interrupciones del servicio telefónico. El municipio más afectado por estos delitos es Alcalá de Guadaíra, debido a la gran superficie industrial con la que cuenta. Muchos de estos robos se producen en polígonos industriales, que a veces se quedan sin suministro eléctrico, con las consiguientes pérdidas para las empresas.

El comisario jefe de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Sevilla, Manuel Piedrabuena, informó en una rueda de prensa ofrecida recientemente para presentar el balance de la operación realizada en Aznalcóllar de una serie de hechos que revelan la peligrosidad que supone este delito también para los delincuentes. Así, un ciudadano rumano murió electrocutado cuando cometía presuntamente un robo de cobre en Alcalá de Guadaíra. Otros dos individuos sufrieron lesiones muy graves al intentar robar en la subestación eléctrica de la calle Torneo y otro más resultó herido también de gravedad en Camas. Este último robo dejó incluso a buena parte de este municipio sin fluido eléctrico durante unas horas.

Otro núcleo urbano que sufrió un fuerte apagón producto de un robo de cableado fue Villanueva del Rey, donde un grupo de cinco ciudadanos rumanos y un bielorruso sustrajeron 500 kilos de este metal. En Dos Hermanas también se han registrado cortes de luz por el mismo motivo. Incluso en Sevilla capital se han producido apagones, como uno ocurrido en el parque del Alamillo. Incluso el puente del V Centenario se pasó varias horas sin luz por otro robo. Zonas de la Macarena y la barriada del Gordillo se han quedado más de una ocasión sin teléfono. Entre los más perjudicados se encuentra una empresa dedicada al frío y congelados del polígono La Red, que perdió casi todo su género almacenado el pasado mes de noviembre al quedarse sin electricidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios