Sevilla

La Policía desmantela en Sevilla una red de explotación laboral de nicaragüenses

  • Es la segunda fase de una operación desarrollada hace un año, que ha terminado con 12 detenidos

  • Las víctimas eran obligadas a trabajar como empleadas del hogar y vivían hacinadas en un piso

Habitación en la que vivían varias chicas. Habitación en la que vivían varias chicas.

Habitación en la que vivían varias chicas. / DGP

La Policía Nacional ha desmantelado en Sevilla una organización dedicada a captar a mujeres nicaragüenses y explotarlas laboralmente como empleadas de hogar. En una segunda fase de la operación, han sido detenidas cinco personas, a las que se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y pertenencia a grupo criminal.

La operación tuvo una primera fase hace un año, en diciembre de 2019. Los agentes del grupo III de la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif) de la capital andaluza descubrieron la existencia de una organización que captaba a mujeres en Nicaragua, con la promesa de venir a España y conseguir un trabajo digno como empleadas del hogar internas.

Según ha informado este viernes la Policía en una nota de prensa, a las víctimas les entregaban un billete de avión que las llevaba a París, y de ahí a Bilbao. Les daban también mil euros para que cruzaran la frontera haciéndose pasar por turistas. Al llegar a Bilbao les quitaban el dinero y eran obligadas a firmar un contrato mediante el cual la organización se quedaba con las viviendas de las víctimas, e incluso las de sus familiares en su país de origen si no saldaban la deuda adquirida. Llegaron a retirarles las escrituras de las casas para avalar los futuros pagos. 

Después, las víctimas eran transportadas a Sevilla y alojadas en pisos de las Tres Mil Viviendas. Compartían domicilio con otras mujeres explotadas y pagaban hasta 150 euros mensuales por el alquiler. Los fines de semana, cuando libraban, llegó a haber hasta 15 jóvenes en una habitación.

En la capital andaluza eran seleccionadas para trabajar en alguna casa, para lo que tenían que pagar 500 euros. Así iban saldando la deuda. Pese a estar internas en los domicilios en los que prestaban servicio, tenían que seguir abonando mensualmente el alquiler de la cama donde pernoctaban en las Tres Mil Viviendas. 

La organización cobraba por todos los servicios, desde el alojamiento hasta la colocación de anuncios en internet para conseguir empleos, entrevistas de trabajo y traslados de un lugar a otro. 

La Policía finalizó la primera fase de esta operación con la liberación de siete mujeres y la detención de cinco personas, dos de las cuales ingresaron en prisión provisional. La investigación continuó abierta y los agentes de la Ucrif conocieron la existencia de una nueva víctima que logró escapar del control de la red. Esto permitió una nueva operación en la que se han registrado otros cinco arrestos. Además, se ha tomado declaración a una sexta persona que todavía permanecía en prisión desde la primera fase. 

Se registraron dos domicilios en Irún y en Sevilla, donde se intervenino documentación varia, dispositivos informáticos y terminales móviles. Con esta intervención, la Policía da por concluida la operación Nicarama, en la que en total se han detenido a 12 personas y liberado a ocho víctimas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios