Sevilla

La Policía detuvo a 288 personas en las Tres Mil desde el tiroteo

  • La última operación contra el tráfico de drogas en el barrio deja seis personas arrestadas por vender cocaína y heroína al menudeo

Las Fuerzas de Seguridad del Estado han detenido a 288 personas en las Tres Mil Viviendas desde el tiroteo que costó la vida a la niña Encarnación Silva Salguero, de 7 años, del que mañana se cumplirá un año. Así lo informó ayer la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, que hizo un balance del plan de seguridad puesto en marcha en el Polígono Sur a raíz de aquel suceso. La última operación antidroga de la Policía Nacional ha tenido precisamente como escenario las Tres Mil Viviendas, donde han sido detenidas seis personas por vender cocaína y heroína.

La Subdelegación recordó que existe un plan de presencia continuada de policías en el Polígono Sur, que se acompaña de "continuos filtros de control de vehículos y personas en zonas conflictivas", así como vigilancia en la entrada y salida del barrio. Estos controles continuos, según la Subdelegación, han impedido nuevos enfrentamientos entre los clanes implicados en el tiroteo del verano pasado y otros emergentes, que trataban de hacerse con el hueco de mercado de la droga dejado por el clan huido.

La niña asesinada estaba emparentada con el clan de los Mariano, una de las familias más poderosas del barrio y que dirige buena parte del negocio de la droga. Los presuntos autores de los disparos pertentecen al clan de la Perla, llamado así por el sobrenombre de la matriarca, también dedicado al narcotráfico. Actualmente sólo quedan tres miembros de este clan en prisión preventiva, pero los que fueron saliendo de la cárcel no han regresado al barrio.

Sin embargo, los vecinos han alertado de que los tiroteos se suceden con frecuencia durante las noches en algunas zonas del barrio. En la mayoría de las ocasiones, son tiroteos para intimidar, en los que los clanes abren fuego al aire para demostrar su fortaleza ante sus rivales.

La última banda de delincuentes desmantelada por la Policía Nacional en el Polígono Sur, en la operación Cordón, es un grupo que se dedicaba al tráfico de cocaína y heroína. La particularidad de estos traficantes era que contaban con un sofisticado sistema para dar el agua, término con el que se conoce en el argot el aviso ante la llegada de la Policía. Los delincuentes tenían timbres y alarmas con pulsadores inalámbricos.

Tenían aguadores apostados en zonas claves alrededor de los puntos de venta de droga, a los que habían dotado con pulsadores inalámbricos que activaban diversos timbres ubicados en el interior de los domicilios en los que se vendían los estupefacientes. Tenían también un segundo sistema de cámaras ocultas de videovigilancia que controlaban tanto el exterior y los puntos de acceso de los compradores como las habitaciones interiores dedicadas a la venta en sí y al consumo in situ por parte de los toxicómanos. Además, habían reforzado las puertas con varios puntales de acero y tenían dos escopetas de caza, que habían sido sustraídas en 2011 y 2012, para abrir fuego ante la llegada de la Policía o de otros traficantes.

La Policía estaba siguiendo a estos traficantes desde 2013, cuando sus nombres surgieron en el marco de otras investigaciones. El grupo que conformaban era de nivel intermedio, especializado en la distribución, manipulación y venta de cocaína y heroína al menudeo. La banda disponía de tres domicilios en las Tres Mil Viviendas, donde vivían todos sus miembros. Estaba muy estructurada, con un reparto de papeles muy definidos desde el líder hasta los aguadores.

Durante los registros, los agentes detuvieron a seis personas y se incautaron de medio kilo de cocaína y otro medio de heroína. Este dato resulta llamativo, ya que la heroína es una droga casi residual y sólo se consume actualmente mezclada con cocaína, de ahí que se mueva en cantidades mucho más pequeñas. Además, se intervinieron 1.700 euros -que la banda recaudó en sólo tres horas-, así como sustancias de corte como cafeína y paracetamol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios