el conflicto del taxi

La Policía imputa al taxista detenido por integrar una banda criminal

  • Son ya 28 los profesionales del sector a los que se les acusa de pertenencia a organización criminal

  • Los investigadores analizan el material informático requisado en el aeropuerto

Un patrullero de la Policía Nacional junto a dos taxis en el aeropuerto. Un patrullero de la Policía Nacional junto a dos taxis en el aeropuerto.

Un patrullero de la Policía Nacional junto a dos taxis en el aeropuerto. / juan carlos vázquez

La Policía Nacional ha imputado al taxista detenido el domingo el delito de pertenencia a organización criminal. Con esta nueva imputación, son ya 28 los taxistas sevillanos a los que la Policía acusa de formar parte de una banda de delincuentes. Tres de ellos han sido detenidos en distintas fases de la operación, mientras que los 25 restantes han prestado declaración ante la Brigada Provincial de Información en calidad de investigados. A casi todos ellos se les acusa también de otros delitos, generalmente daños, amenazas y coacciones.

La investigación se inició a finales del año pasado, a raíz de que los responsables de las empresas de vehículos de alquiler con conductor presentaran numerosas denuncias por los continuos ataques que estaban sufriendo en el aeropuerto de San Pablo. Pinchazos de neumáticos, lanzamientos de huevos cargados con ácido o pintura amarilla y pedradas fueron algunas de las prácticas empleadas por los agresores, a los que los denunciantes relacionaban con la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, mayoritaria entre los profesionales del gremio que prestan servicio en San Pablo.

La investigación surgió por las denuncias de las empresas de vehículos de alquiler

Los sabotajes comenzaron en el aeropuerto pero luego se extendieron por el resto de la ciudad. Hay ya más de medio centenar de denuncias presentadas por ataques de este tipo. En una ocasión, un conductor llegó a resultar herido en la cabeza al recibir una pedrada, mientras que el incidente más grave fue la quema de los nueve coches que habían venido a reforzar el servicio de la empresa Cabify durante la Feria de Abril. Estos incendios ocurrieron en un hotel rural de Castilblanco de los Arroyos, y por tanto, la investigación de este asunto la lleva la Guardia Civil. Estas detenciones no están relacionadas con la quema de coches y sí con los ataques ocurridos en el aeropuerto y otras zonas de Sevilla capital.

En marzo, en una primera fase de la investigación, fueron arrestados dos taxistas, Miguel M. M. y Norberto P. J. Ambos quedaron en libertad, mientras 25 compañeros más prestaban declaración como imputados. El pasado domingo, la Policía Nacional puso en marcha una nueva fase de la operación y registró la sede que la asociación Solidaridad del Taxi tiene en el aeropuerto de San Pablo. Los agentes requisaron discos duros y material informático, para su posterior análisis.

La Policía cerró la zona conocida como el Palenque, donde los taxistas aparcan sus vehículos, y registró todos los taxis que había en en ese momento allí. En uno de los coches, los policías hallaron un punzón, huevos y jeringuillas. La primera herramienta es similar a las que se usan para pinchar las ruedas, mientras que los huevos se suelen rellenar de ácido decapante o pintura amarilla para lanzarlos contra los vehículos de alquiler y provocar dañar la carrocería. También se encontró una capucha. Es habitual que los autores de estos delitos actúen con el rostro cubierto para no ser grabados por cámaras de seguridad. El dueño del taxi quedó detenido. Es Ángel Miguel C. V., de 59 años. Se le tomó declaración y fue puesto en libertad en la misma tarde del domingo.

Espadas dice que la operación policial debe servir para "depurar responsabilidades"

El registro de la sede de Solidaridad del Taxi ha deparado varias reacciones políticas. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, dijo este lunes que espera que la operación realizada por la Policía Nacional en el sector del taxi sirva para "depurar responsabilidades" y consideró que las actuaciones realizadas son "absolutamente" un paso importante porque "el que la hace la paga en estas cosas".

Espadas no quiso aportar datos sobre la investigación alegando que es algo que corresponde a la Policía Nacional y al juzgado que instruye las diligencias. "No tengo información de la investigación", añadió, y recordó que "se está dentro de unas diligencias y de un sumario que está instruyendo un juzgado". El regidor consideró que en estas cuestiones "la clave está en que no se puede tolerar ni admitir ningún tipo de vulneración de las leyes ni comisión de delitos, como se ha producido". "Cualquier situación de este tipo tiene que denunciarse y la investigación tiene que llevar a depurar responsabilidades. El que la hace la paga en estas cosas", concluyó Espadas.

Pese a la firmeza de estas declaraciones, lo cierto es que el Ayuntamiento ha mantenido una actitud tibia ante el problema del taxi, que lleva más de veinte años generando conflicto, especialmente en el aeropuerto de San Pablo. El delegado de Movilidad y Seguridad en el Consistorio hispalense, Juan Carlos Cabrera, llegó a negar que existiera conflicto alguno relacionado con el taxi en la ciudad. El Ayuntamiento tampoco ha puesto en marcha ninguna medida cautelar contra los taxistas que han resultado detenidos o imputados en esta investigación de la Policía Nacional, que son titulares de licencias municipales. Además, ha rechazado implantar el turno rotatorio de taxis en el aeropuerto de San Pablo, como recomienda una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) del año 2002.

Por su parte, el Grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento reclamó una vez más al gobierno local socialista que "tome el toro por los cuernos" en el conflicto del taxi. El portavoz municipal de Ciudadanos, Javier Millán, expuso este lunes que el concejal de Seguridad y Movilidad se limita a "ponerse de perfil" ante los sucesivos altercados e incidencias relacionados con el taxi. Millán, que ha sido el único político local que se ha pronunciado siempre en contra del monopolio de un grupo de taxistas en el aeropuerto de San Pablo, llamó este lunes una vez más a garantizar a todos los efectos "la libre competencia de todos los taxistas y de otros operadores en toda la ciudad, incluido el aeropuerto".

También el Grupo Popular criticó "la incapacidad" del gobierno local para solucionar el conflicto de taxi. En un comunicado, el portavoz del Grupo Popular del Ayuntamiento de Sevilla, Alberto Díaz, destacó el nuevo "episodio" acontecido en el conocido como conflicto del taxi. Para Díaz, "parece que (los socialistas) no quieren solucionar el problema, que ha vivido un nuevo episodio tras la detención de un taxista, al desentenderse, no mover un solo dedo y mirar hacia otro lado". El representante del PP señaló que el alcalde, Juan Espadas, está demostrando "una incapacidad manifiesta a la hora de abordar este grave problema, ya que se dedica a hacer declaraciones bienintencionadas, pero lo hechos demuestran que todo sigue igual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios