Premios Asociación de la Prensa de Sevilla El triunfo del correalismo

  • El periodista de Diario de Sevilla Francisco Correal recibe el Premio de la Comunicación que otorga la Asociación de la Prensa 

Francisco Correal sonríe y muestra el galardón de la Asociación de la Prensa de Sevilla. Francisco Correal sonríe y muestra el galardón de la Asociación de la Prensa de Sevilla.

Francisco Correal sonríe y muestra el galardón de la Asociación de la Prensa de Sevilla. / José Ángel García

Dice Francisco Correal, Paquiño, que uno mide el oficio de periodista por los atardeceres que se pierde, pero que el lento anochecer que vivió este lunes compensa muchos de los atardeceres que no disfrutó a lo largo de más de cuarenta años de profesión. Correal, miembro del equipo fundador de Diario de Sevilla, recibió el XXVIII Premio de la Comunicación de la Asociación de la Prensa de Sevilla (APS), en una gala que se celebró en el auditorio del Caixafórum y que contó con la presencia de la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, la consejera de Cultura de la Junta, Patricia del Pozo, la directora territorial de Caixabank en Andalucía Occidental, María Jesús Catalá, y el presidente de la APS, Rafael Rodríguez.

Fue la gala que certificó el triunfo del correalismo, ese estilo propio inventado por Correal y que nadie, por mucho que se empeñe, es capaz de imitar. Ese al que algunos han añadido el adjetivo mágico detrás, en un divertido guiño hacia los escritores del boom latinoamericano. En las crónicas de Paquiño no existe ningún Macondo pero sí hay una calle Feria. Ninguna transcurre en Comala pero muchas se ambientaron en el Jueves. No hay Santa María sino Omnium Sanctorum.

Fotografía de grupo de los galardonados. Fotografía de grupo de los galardonados.

Fotografía de grupo de los galardonados. / José Ángel García

Y autobuses de línea, futbolistas, barberos, cineastas, farmacéuticos, taxistas, fruteros y ponga usted la profesión que quiera que seguro que a algún representante del gremio le hizo alguna vez una entrevista. ¿Incluso algún actor de Hollywood? Pues claro que sí, pudo verse, entre muchas instantáneas suyas, una foto con Omar Sharif. Y hasta a un aristócrata al que la casa le salió ardiendo con una fortuna en obras de arte en su interior, al que le hizo una entrevista inolvidable en la que no decía que estaba extremadamente delgado sino que era "exiliado de sus carnes y arrendatario de sus huesos".

El correalismo triunfó en la gala de la APS como los coreanos de Parásitos en la de los Oscar unas horas antes. Paquiño hizo un repaso a su carrera y fue, qué novedad, original. Contó lo que hacía cada 10 de febrero siguiente a su estreno en un periódico. Dónde vivía, qué publicó, contra quién jugó el Betis... El de 1978, en El Correo de Andalucía, se acordó del partido de la Recopa contra el Dinamo de Moscú y de una crónica titulada "De Rusia a Murcia". Y de la pregunta que Pepe Guzmán hacía a todo entrevistado: "¿petisú o magdalena?".

Francisco Correal recibe el premio de manos de Juan Espadas. Francisco Correal recibe el premio de manos de Juan Espadas.

Francisco Correal recibe el premio de manos de Juan Espadas. / José Ángel García

En 1983, en Diario 16, estaba cubriendo la final del Carnaval de Cádiz en el Gran Teatro Falla. En 1997, en El País, cubrió un Betis-Extremadura con victoria local por 3-1. Ese año tuvo por primera vez en sus manos un teléfono móvil en un viaje de enviado especial a Copenhague para un partido europeo del Betis. En 2000, cuando Diario de Sevilla ya llevaba casi un año en los quioscos, hacía una sección en Deportes que se titulaba Marcaje al hombre. Elegía a un jugador en concreto y describía su partido.

Aquel 10 de febrero escogió a Figo, en un partido que el Barcelona perdió en el Benito Villamarín. De aquel año recuerda que Valentín García obtuvo el premio a la mejor carta de amor por el día de su onomástica. Diecinueve años después, "volvió a escribir la mejor carta de amor en ese #Yomecuro" que supuso la forma más valiente de afrontar la enfermedad.

Los premiados, con las autoridades, la delegada de la Caixa y el presidente de la APS. Los premiados, con las autoridades, la delegada de la Caixa y el presidente de la APS.

Los premiados, con las autoridades, la delegada de la Caixa y el presidente de la APS. / José Ángel García

Se acordó Paquiño de Valentín, cómo no, y también de David Gistau, al que no llegó a conocer, pero del que dijo que piensa en sus hijos. Y fue ahí donde introdujo la frase de los atardeceres para que al público le picaran las manos de aplaudir. Unos atardeceres que dejan un cielo azul oscuro casi negro, como la película de Antonio de la Torre y como la camiseta del Calvo Sotelo, el equipo de su pueblo, Puertollano, "en una tarde de lluvia con el campo embarrado".

Contó Correal que el premio le llega cuando lleva dos meses sin "marcar un gol" en los quioscos por culpa de un susto que le ha dado el corazón. Una de sus últimas publicaciones fue precisamente de un evento en el Caixafórum. Nunca había estado tanto tiempo sin publicar una crónica, reportaje o artículo desde el verano de 1978. Entre bastidores confiesa que tiene ganas de volver. Su calle Rioja le está esperando.

Correal, durante su discurso. Correal, durante su discurso.

Correal, durante su discurso. / José Ángel García

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios