VIII Premio Manuel Clavero | Antonio Hernández Callejas Reconocimiento al afán emprendedor y al esfuerzo y liderazgo empresarial

  • El jurado resalta el espíritu de superación que ha caracterizado la trayectoria vital y profesional del presidente Ebro Foods

Antonio Hernández Callejas Antonio Hernández Callejas

Antonio Hernández Callejas

Comentarios 0

NO hubo dudas el pasado 19 de febrero entre los miembros del jurado a la hora de determinar que el VIII Premio Manuel Clavero debía recaer sobre Antonio Hernández Callejas, presidente desde hace 16 años de la compañía multinacional de alimentación Ebro Foods.

Se suma así este empresario, “uno de los más destacados del siglo XXI” –como resalta el acta del jurado– a la nómina de ilustres personalidades comprometidas, desde Sevilla y para Sevilla, con la sociedad, pero extendiendo en el día a día de su actividad ese compromiso mucho más allá de las fronteras hispalenses y del ámbito local: Carlos Amigo Vallejo, José Manuel Lara, Luis Rojas Marcos, Felipe González, Carmen Laffón, Manuel Olivencia y Soledad Becerril.

De manera unánime, el jurado –presidido por José Luis Ballester, e integrado por Concepción Yoldi, José Antonio Carrizosa, Francisco Rodríguez, José Aguilar e Ignacio Martínez, que actuó como secretario–, considera “elevados” los méritos de Hernández Callejas como “ejemplo en el mundo empresarial y económico” y que lo hacen acreedor del ingreso en la “galería de sevillanos ilustres que reconoce” el galardón.

Hernández Callejas se incorpora ahora al elenco de reconocidos con el Premio Manuel Clavero. En su figura reconoce el jurado de esta octava edición del Premio, como ya hiciera en 2012 con el presidente del Grupo Planeta y Atresmedia, a esa clase empresarial muy activamente implicada en el fomento, la promoción y la expansión –en una palabra, el desarrollo– de la industria como motor principal de la economía. El presidente de Ebro Foods es un ejemplo público y notorio de ello.

Antonio Hernández Callejas nació en Tudela (Navarra) en 1955. Con cinco años ya estaba en Sevilla, ciudad a la que se trasladó su familia. Aquí, su padre y sus tíos, los hermanos Hernández Barrera, dieron continuidad y solidez a una saga empresarial iniciada por el padre de éstos y abuelo del galardonado, Antonio Hernández Villar, en Ólvega, municipio de la comarca del Moncayo, en la provincia de Soria.

La enseñanza y la disciplina jesuítica dejarán su impronta desde el principio, y para siempre, en el joven Hernández Callejas, que cursa sus estudios de formación en el colegio Portaceli. Él mismo atribuye su pasión por el trabajo y su afán de superación al magisterio recibido en el colegio sevillano, desde el que dará el salto a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Sevilla. También ha cursado tres años de Derecho, una carrera por la que siente auténtica pasión y que, según insiste, no está dispuesto a dejar a medias.

Desde joven, Hernández Callejas hizo gala de un espíritu emprendedor y de liderazgo, características patentes desde los inicios de su recorrido profesional en Arrocerías Herba, empresa fundada por su abuelo y que comercializa marcas de primera línea como La Fallera, Cigala o Brillante. El holding familiar que dirige Hernández Callejas es el primer accionista, con un 16% del capital, de Ebro Foods, culminación de un proceso que se inició en 2001, con la fusión de Herba con Ebro Puleva.

Bajo su batuta, la compañía ha dado el gran salto en su expansión internacional. Con una estrategia acertada, la multinacional se convirtió en el número uno mundial del arroz con la compra de Riviana en Estados Unidos y consolidó su posición en España a la cabeza del sector del azúcar y número uno en la comercialización de productos lácteos y de alto valor añadido. Entre 2009 y 2012 desinvirtió en las actividades azucarera y láctea, y la compañía pasó a denominarse Ebro Foods.

En el periodo 2013-2015 destaca la adquisición del negocio arrocero de Olam en India, la revolución de los arroces vaporizados en España con el lanzamiento de Brillante Sabroz, la compra del 25% de la compañía italiana Riso Scotti, el lanzamiento de los productos sin gluten en Estados Unidos; la adquisición de Olivieri Foods, negocio líder en pasta fresca y salsas frescas de Canadá; la incorporación de Garofalo, pasta italiana líder del segmento Premium, la entrada en el mundo de los arroces orgánicos con RiceSelect y el avance en materia de platos preparados frescos.

Este proceso ha posicionado al Grupo Ebro en 80 países de Europa, América, África y Asia con más de 80 marcas, 63 plantas de producción en 16 países, 7.000 trabajadores y una facturación de 2.650 millones de euros al año.

Pero, además, Hernández Callejas ha incentivado también el trabajo de jóvenes investigadores con el premio cicCartuja Ebro Foods, que fomenta la excelencia científica. Desde 2010, estos galardones patrocinados por la multinacional impulsan la labor de científicos menores de 31 años cuyos estudios en áreas como la química, la bioquímica o la ciencia de materiales han tenido repercusión en revistas de reconocido prestigio internacional.

Esta labor ha hecho acreedor a Hernández Callejas del Premio al Mecenazgo Empresarial del Consejo Social de la Universidad de Sevilla. También ha sido distinguido como Oficial de la Orden Nacional del Mérito de la República Francesa y es Medalla de Oro de la ciudad de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios