Tala de árboles

La Revuelta lleva a la Fiscalía la tala de árboles en el Pumarejo

  • La denuncia acusa al Ayuntamiento de los delitos de prevaricación, falsedad documental y medioambiental por la tala de cuatro olmos

Operarios de las contratas talan olmos en la Plaza del Pumarejo, entre los días 2 y 3 de julio. Operarios de las contratas talan olmos en la Plaza del Pumarejo, entre los días 2 y 3 de julio.

Operarios de las contratas talan olmos en la Plaza del Pumarejo, entre los días 2 y 3 de julio. / a.v.l.r.

Comentarios 2

La Asociación Vecinal del Casco Norte La Revuelta registró este miércoles ante la Fiscalía de Sevilla una denuncia penal contra el Ayuntamiento de Sevilla por la tala masiva de árboles que ha ordenado en la ciudad. La denuncia pone el foco en los cuatro expedientes administrativos abiertos por el Ayuntamiento para justificar la tala de los cuatro olmos de la Plaza del Pumarejo.

En la denuncia, la asociación vecinal recuerda que el artículo 19.2 de la ordenanza de arbolado establece que, salvo en los supuestos de inminente peligro en los que prima la seguridad vial y peatonal, en el resto de supuestos (riesgo hipotético, posible, probable, etc…), la ordenanza opta por el principio de conservación del árbol.

Detalla ante la fiscalía que en los cuatro expedientes se contienen las mismas afirmaciones "genéricas e inconcretas, que no dicen nada, lo que provoca el vaciamiento de la norma hasta dejarla irreconocible".A juicio de la entidad, "los informes que deben ser individualizados se hacen en serie, a través de burdos corta y pega". Y seála "los datos específicos que constan en los expedientes ya que en todos los expedientes se contienen hechos falsos".

Además, la denuncia alude a que "los datos específicos que constan en todos los expedientes contienen hechos falsos" porque se afirma que debajo de los cuatro árboles cortados hay terrazas de los bares, "lo cual no es cierto". También se indica en un expediente que debajo de uno de los árboles talados hay un aparcamiento de motocicletas, "lo cual es falso", y en los cuatro expedientes "se solicita el apeo debido a la posibilidad de caída de parte del ejemplar sobre los vehículos y el juego infantil", cuando "en la Plaza del Pumarejo no hay juegos infantiles".

La denuncia concluye que los hechos pueden constituir un delito de prevaricación ("al dictar a sabiendas una resolución contraria a derecho en la que se ha prescindido del cumplimiento de los requisitos establecidos en la norma"), de un delito de falsedad documental ("al incorporar a los informes que han servido de soporte formal a la resolución datos manifiestamente falsos") y de un delito medioambiental, ya que "con la tala del arbolado se pierde el patrimonio vegetal de la ciudad, aumenta la temperatura y la polución y atenta contra los animales que viven en la arboleda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios