Sevilla

Rosa Llacer, consultora de Comunicación: "Con la Ley de Emprendedores es todo bastante más asequible"

Comentarios 1

Su caso no es el habitual Tenía un trabajo por cuenta ajena y un día decidió que había llegado el momento de dejarlo para montar su propio negocio: "Analizando el futuro veía que a corto plazo podía perderlo. Me sentía con fuerza, ganas, capacidad e ideas para hacer algo por mi cuenta. Sentí que era el momento, así que me lié la manta a la cabeza y lo hice". Rosa Llacer es periodista. Ha pasado gran parte de su vida trabajando la comunicación, el periodismo, el marketing o las relaciones sociales. Decidió unir esta faceta profesional a su otra gran pasión, el medio ambiente y la gestión del territorio, para crear una empresa de comunicación enfocada al ámbito rural. Así nació Descubre Comunicación: "El concepto de la empresa es dar a conocer lo que no conocemos. Muchas veces vamos al campo pero no sabemos qué empresa, por ejemplo, está exportando aceite a China. Es una ventana que se abre al mundo rural". 

Ahora está sembrando para recoger con posterioridad. Asegura que toda la tramitación y el papeleo que ha tenido que hacer no le han parecido especialmente complicado. "He creado una sociedad en la que yo soy autónoma. Con la nueva ley de emprendedores es todo bastante asequible. Para mí eso no ha sido un problema porque no tenía que hacer una inversión fuerte". Se ha centrado en plantear una página web potente y un blog al que le dedica bastante tiempo. "Es una ventaja competitiva que tenemos los periodistas y tenemos que aprovechar. Me he diseñado mi propia estrategia de comunicación y marketing, además del plan de negocio", asegura.

Una muestra de que todo marcha bien son las más de 10.000 visitas que ha tenido la web en apenas tres meses. Las sensaciones le llevan a ser incluso un poco más optimista que cuando se embarcó en la aventura. "En dos año espero recuperar el nivel de ingresos que tenía. Estamos trabajando a tope desde septiembre y espero tener un retorno en enero o febrero". Rosa Llacer asegura que ante la situación que vive el periodismo hay salidas y otras soluciones. "Sólo te tienes que acostumbrar a que no vas a cobrar el día 31".

Joaquín Corchero, fotográfo: "Me he dado seis meses de plazo para ver cómo me va"

Joaquín Corchero es delineante. Estudia el cuarto curso de Física en la Universidad de Sevilla y, a sus 25 años, ha decidido dar un paso más y convertir su pasión, que es la fotografía, en una profesión con la que ganarse la vida: "La idea de hacerme autónomo la llevo madurando desde antes del verano. Era necesario para trabajar con muchas empresas y entidades que solicitaban mis servicios. Es un sueño poder dedicarme a la fotografía de manera profesional. Antes era una pasión para mí y los estudios la obligación. Ahora se ha dado la vuelta a la tortilla porque también hay que echar una mano en casa". Como menor de 30 años se está beneficiando de las bonificaciones en las cuotas que recoge la nueva Ley de Emprendedores. Durante los seis primeros años apenas tendrá que abonar unos 50 euros; y no será hasta el tercer año cuando tenga que hacer frente al pago completo. "Me he dado seis meses de plazo para ver si sigo por este camino". Ahora trabaja en la puesta en marcha de su web, joaquincorchero.com, para promocionarse y darse a conocer. Desde que se dio de alta ha podido comprobar cuál es la situación real de los autónomos y considera que en España hay muchas menos facilidades que en otros países. 

Sonia Ruiz, administradora de fincas: "Un asalariado no tiene la responsabilidad de un autónomo"

El caso de Sonia Ruiz es similar al de otras muchas personas. Trabajaba como administradora de fincas en una empresa que cerró y decidió ejercer por su cuenta. Además, todo ocurrió cuando se encontraba en el periodo de embarazo. Durante ese tiempo se estuvo preparando para dar el salto y así lo ha hecho hace unos meses montando su propio negocio como administradora de fincas: Ecomunidad Sevilla. Para empezar a rodar solicitó una ayuda y tiene su oficina en la sede del Crea, por lo que la inversión se ha centrado en el desarrollo y creación de la página web y en lo programas de gestión informática. También se presentó al Proyecto Genes 2 del Ayuntamiento y fue una de las iniciativas seleccionadas entre las 150 presentadas, por lo que ha recibido una ayuda. 

En los meses que lleva como autónoma ha podido comprobar las dificultades a las que se tiene que enfrentar, por lo que pide que se confíe en los profesionales colegiados, como es su caso: "Es un trabajo con mucha inseguridad. Al ser asalariado la responsabilidad sobre el funcionamiento de la empresa no recae sobre ti. El principal problema para mí es la parte comercial que antes no tenía que desarrollar. Ahora tienes que ser buena en todo". 

Una de las principales quejas que tiene es que no se ha podido acoger a las bonificaciones de la Ley de Emprendedores por ser mayor de 30 años: "Aprobaron una enmienda a finales de septiembre para que esta tarifa plana beneficiara a todos, porque no hay una edad para emprender. El problema es que no tiene carácter retroactivo. Entonces los que nos hemos dado de alta entre febrero y septiembre nos quedamos fuera". 

Por su profesión también se tiene que enfrentar a otros retos. "Muchas personas buscan una cartera de clientes y cuando la tienen se dan de alta, aunque no sea legal. Yo, al estar colegiada, tengo que estar dada de alta desde el principio. En el campo de los administradores de fincas es muy lento encontrar clientes, por lo que también estoy desarrollando otros sectores, como el inmobiliario el de los seguros para ir cubriendo costes".

Estrella Álvarez, asesora de empresas: "Trabajando para mí puedo distribuir mejor el tiempo"

Tras muchos años trabajando por cuenta ajena como asesora, decidió dar el salto al autoempleo el pasado mes de septiembre. Su trabajo viene a ser el mismo: asesoramiento a pymes y autónomos. "Hay muchas empresas que están externalizando el departamento de administración y yo lo que hago es ofrecer ese trabajo. Un día puntual voy a las empresas y me encargo de esos asuntos. También formo a personas que se encuentren en prácticas". Cuenta con una amplia formación universitaria en Administración y Finanzas, un máster en Administración y Dirección de Empresas y un curso superior de la Escuela de Organización Industrial (EOI) en el que ha ampliado los conocimientos para desarrollar planes de empresas, entre otros aspectos. 

Tras cerrar la empresa en la que trabajaba y realizar diversas entrevistas, se dio cuenta de lo difícil que era conciliar la vida laboral y familiar, por lo que decidió dar el paso y hacerse autónoma: "Yo necesito horarios más flexibles. Trabajando para mí puedo distribuir el tiempo como me venga mejor. Incluso trabajar los sábados y los domingos si lo veo necesario. Así, por las tardes, puedo estar con mis hijos". 

Entre los inconvenientes que encuentra a su actual situación está la inseguridad. "Trabajar para una empresa te da unas garantías que ahora no tienes. Tampoco tienes horarios y hay que estar siempre pendiente del teléfono, porque si me llama un cliente lo tengo que coger". Actualmente ya cuenta con una cartera de ocho clientes a los que visita de manera periódica. También ofrece servicios de seguros para ampliar la cartera. "Tengo realmente poco tiempo, pero debería realizar una campaña comercial para captar más empresas". 

Ésta es su segunda experiencia como empresaria autónoma, y lamenta que no se haya podido acoger a la bonificación de las cuotas por se mayor de 30 años y haberse aprobado la enmienda a la ley con posterioridad a que ella se diera de alta. También se queja de que apenas hay ayudas para el emprendimiento, a menos que se trate de una empresa que se dedique a I+D.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios