Sevilla

La SE-40 podría pasar el río con puentes móviles junto a la esclusa

  • Es la propuesta enviada al Ministerio del ingeniero jefe que dirigió la obra del Alamillo y la esclusa

El ingeniero de caminos Ángel Ochoa (Madrid 1953), que dirigió la obra del puente del Alamillo de Sevilla y durante varios años también la de la nueva esclusa portuaria, ha enviado al Ministerio de Transportes una propuesta interesante para el paso del río de la SE-40, el punto más complicado de este proyecto, que se ejecutaría en tres años con un coste de 110 millones de euros. En suma, una opción "más barata y más rápida" de ejecutar.

Su propuesta consiste en hacer pasar la SE-40 por el tramo más estrecho del río que es la esclusa del Puerto, para lo que se construirían dos puentes móviles, uno a cada lado de la esclusa, y un tercer puente fijo en el brazo del cauce vivo del río a la altura de Gelves. Esta solución supone alargar el trazado de la SE-40 en 600 metros más. Los detalles pueden verse en la infografía adjunta.

Ochoa reconoce que ha trabajado en esta propuesta alternativa porque la opción de construir túneles para este paso es "válida, factible y en ningún caso se puede decir que no es realizable", pero requiere una inversión millonaria en construcción y mantenimiento que el Ministerio nunca va a gastarse. El Ministerio dice que necesita más de 1.000 millones de euros.

A la pregunta de qué opina de la alternativa de túneles más largos que ahora va a estudiar el Ministerio (se va a licitar un estudio informativo al respecto), el ingeniero recalca que eso encarecerá aún más el coste, con lo que es una opción que se antoja aún más lejana.

Respecto al puente atirantado que se barajó en su día en este punto (tramo Coria-Dos Hermanas) el ingeniero aclara que tampoco se puede hacer porque afectaría a la Base Militar del Copero hasta inutilizarla y obligaría a trasladarla.

Y sobre la alternativa de un puente más largo y más alto que el Ministerio va a analizar en el nuevo estudio informativo, Ochoa asegura que alargar la estructura encarecerá igualmente la obra.

Detalles de la propuesta

El ingeniero Ángel Ochoa, que también ha sido director técnico en Andalucía de la constructora FCC, explica que su propuesta enviada a la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Transportes se produce ante el estancamiento de la solución constructiva adjudicada en 2009 del paso del Guadalquivir mediante cuatro túneles. Considera que hay otras soluciones. "En general siempre es más rápido y económico realizar un puente en el sitio más corto y con una rasante lo más cercana al terreno posible. Esta situación se da modificando la planta del trazado previsto en la solución adjudicada y cruzar la dársena en el punto más estrecho, que obviamente es en las inmediaciones de la nueva esclusa y realizarlo a nivel del terreno. Es evidente que un puente móvil no tendría la funcionalidad necesaria, pero si dotamos a la infraestructura de dos puentes móviles, uno en cada extremo de la esclusa, cada uno de seis carriles y un sistema de cambio de calzadas, la funcionalidad está garantizada permanentemente, los puentes se moverían al mismo ritmo de las puertas de la esclusa y siempre el tráfico sería continuo".

Su propuesta arranca donde termina el tramo de la SE-40 junto a la Autovía de Coria, pasa por encima de esta Autovía y mediante un viaducto cruza la zona inundable del Guadalquivir. El primer puente sería fijo, con gálibo suficiente para el paso de las embarcaciones deportivas del puerto de Gelves, cruzaría el Río Guadalquivir.

A partir de este punto la SE-40 se desdoblaría en dos calzadas para cruzar la dársena mediante puentes móviles de 40 metros (ancho de la esclusa). Estos puentes se moverían según el tráfico portuario y el movimiento de las compuertas. Posteriormente las calzadas se unen y enlazan con el tramo ya abierto de la SE-40 a la altura del polígono La Isla (Tramo Alcalá-Dos Hermanas).

Ochoa admite que el único inconveniente de su propuesta es que requiere la aceptación del Puerto de Sevilla a que se construyan dos puentes móviles junto a la esclusa, y recalca que "estos puentes no tienen por qué condicionar la actividad del Puerto porque se pueden mover con rapidez".

En el documento enviado al Ministerio se dice que esta solución necesitaría tramitación ambiental y expropiaciones.

Respecto a los plazos, estima que se necesitaría para el trámite ambiental, proyecto y expropiaciones un tiempo de 18 meses y otros tantos de construcción, con lo que el plazo total para hacer esta vía con sus dos puentes móviles y uno fijo es de tres años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios