Precios Estos son los supermercados más baratos de Sevilla

Sevilla

Sevilla apuesta por la conservación preventiva de los monumentos singulares en la vía pública

  • La Gerencia de Urbanismo destina 280.000 euros para planificar tareas de mantenimiento en bienes como la muralla, el Arco del Postigo o el Templete de la Cruz del Campo

  • Se podrá actuar por una urgencia antes de 48 horas

La muralla de la Macarena es uno de los monumentos que se incluyen en el contrato de conservación preventiva.

La muralla de la Macarena es uno de los monumentos que se incluyen en el contrato de conservación preventiva. / Antonio Pizarro

Mantener este importante patrimonio municipal siempre en buen estado de conservación. La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha apostado decididamente por la conservación preventiva de un ramillete de monumentos singulares diseminados por toda la ciudad. Acaba de licitar un contrato para los próximos años con el objetivo de tener siempre los medios y recursos disponibles para intervenir sobre enclaves tan significativos como los distintos lienzos de la muralla almohade, cuyo tramo de la Macarena está ahora en rehabilitación integral. La idea, extendida y adoptada ampliamente en el mundo del patrimonio, es ir subsanando de manera periódica y programada los problema que puedan tener estos bienes y así no tener que acometer en el futuro costosas y complejas restauraciones.

El contrato que acaba de sacar a licitación pública el Ayuntamiento estará vigente durante los años 2021, 2022 y 2023. El importe del mismo duplica al anterior que entró en vigor en el año 2018. En la anualidad en curso se destinarán a los trabajos 40.000 euros; en el año 2022 serán 140.000 euros; mientras que en 2023, la cantidad ascenderá a 100.000 euros. El listado de los monumentos singulares que se incluyen también se aumenta con respecto al año 2018. En concreto, se contemplan: los diferentes lienzos de la Muralla almohade (entre Arco de la Macarena y la Puerta de Córdoba, el cerramiento de los Jardines del Valle, la Casa de la Moneda y la calle Goles), el Arco del Postigo del Aceite, el Arquillo de la Inquisición del Paseo de la O, el arranque de las murallas en la Puerta Real, el Templete de la Cruz del Campo, la portada de los Jardines de la Buhaira y su cerramiento histórico, las columnas romanas de la calle Mármoles, la cabeza del Rey Don Pedro, las cisternas romanas de la Plaza de la Pescadería y la calzada romana de la Avenida de Roma.

“La redacción del Plan Director del Patrimonio Histórico Municipal ha puesto de manifiesto la existencia de un conjunto de bienes patrimoniales de propiedad municipal que actualmente carecen de uso, están ligados a la vía o espacios públicos y que, por tanto, comparten con ellos la misma problemática, carencia de medios técnicos y humanos adecuados para la gestión de su conservación y mantenimiento”, señala el pliego. Por tanto, al anterior listado de bienes patrimoniales, podrán incorporarse en un futuro otros, de similares características, todos ellos incluidos en el Plan Director del Patrimonio Histórico Municipal. Entre ellos se podrían encontrar: los Caños de Carmona, los molinos del Guadaíra, el puente romano de la Horadada o el Humilladero de San Onofre.

El Arco del Postigo está incluido en este programa de conservación. El Arco del Postigo está incluido en este programa de conservación.

El Arco del Postigo está incluido en este programa de conservación. / D. S.

El objeto de esta iniciativa es la ejecución de las obras y trabajos necesarios para llevar a cabo el mantenimiento preventivo (ocasional y/o periódico) y el mantenimiento correctivo en estos bienes integrantes del Patrimonio Histórico Inmueble Municipal, cuya conservación y custodia corresponde a la Gerencia de Urbanismo, por daños derivados de su sobreexposición a la intemperie (contaminación atmosférica, ataques biológicos…), o por daños causados por actos vandálicos o usos indebidos de los mismos. En definitiva, se trata de devolver al monumento sus valores estéticos, artísticos y patrimoniales e impedir que los daños se conviertan en patologías más graves.

Labores de inspección y vigilancia periódicas

Entre los objetivos que se persiguen con la puesta en marcha del contrato se encuentran, la posibilidad de contar con una empresa especializada que cuente con los recursos y medios técnicos y materiales; la capacidad de dar una respuesta inmediata ante situaciones sobrevenidas o de peligro; la disponibilidad continua sin consideración horaria o festiva; contar con un equipo técnico con experiencia y competencia que pueda realizar tareas de asesoramiento; y la capacidad de poder elaborar documentos técnicos que permitan obtener las autorizaciones administrativas necesarias para acometer los trabajos.

El templete medieval de la Cruz del Campo durante su última restauración. El templete medieval de la Cruz del Campo durante su última restauración.

El templete medieval de la Cruz del Campo durante su última restauración. / José Ángel García

La empresa adjudicataria realizará labores de inspección y vigilancia periódicas y continuadas de los bienes objeto de este contrato, detectando situaciones y deficiencias que pudieran ser objeto de actuación, proponiendo las soluciones a adoptar. En el caso de que se trate de una actuación urgente o de características especiales, la intervención deberá comenzar en un plazo inferior a 48 horas desde su comunicación.

Algunas de las tareas que se incluyen son: la limpieza y mantenimiento general de los bienes inmuebles patrimoniales objeto del presente contrato y sus espacios anexos o a ellos ligados. La limpieza mecánica y química de sus superficies y la eliminación de grafitis. La eliminación de elementos vegetales mediante la aplicación de biocidas y herbicidas. La eliminación de restos orgánicos y excrementos. El sellado de fisuras, cosido de fragmentos con varillas de fibra de vidrio e inyecciones con morteros epoxídicos y/o resina, consolidaciones por impregnación o inyecciones. La reposición de revestimientos perdidos o deteriorados y morteros de cal y enjabelgado. La hidrofugación. La limpieza de óxidos y aplicación de tratamientos protectores de metales. La eliminación de deformaciones en rejas y/o sustitución de aquellos elementos perdidos o que no sean reparables y la reposición o sustitución de cerraduras y condenas. El mantenimiento de las carpinterías y cerrajerías de fundición y metálica. El mantenimiento periódico de las pinturas de los paramentos verticales. Y el mantenimiento de las cubiertas, incluyendo los faldones, canalones, gárgolas y sumideros.

Uno de los lienzos de muralla en la Puerta Real. Uno de los lienzos de muralla en la Puerta Real.

Uno de los lienzos de muralla en la Puerta Real. / D. S.

El contrato contempla, igualmente, la adopción, si fuera necesario, de cuantas medidas de seguridad haya que realizar. También será responsabilidad del contratante la instalación de mallas y redes de protección y otros elementos de seguridad y señalización que se requieran. La empresa será la responsable del afianzamiento de elementos o del desmontaje de fragmentos y piezas que pudieran desprenderse.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, ha resaltado el sustancial aumento presupuestario destinado a conservación patrimonial, en el marco de la hoja de ruta que marca el Plan Director de Patrimonio de la ciudad: “Junto con las grandes obras de restauración y rehabilitación del patrimonio, se contempla este reforzado contrato de conservación, con el que se trata de abordar de forma preventiva el mantenimiento de monumentos y otras elementos patrimoniales. Por ejemplo, en la Muralla de la Macarena estamos desplegando una gran intervención patrimonial de restauración, distribuida en varias fase y con un presupuesto de 3 millones de euros. Cuando concluya, debemos realizar un seguimiento constante y abordar tareas de conservación para así no tener que volver a restaurar en muchos años. Como se suele decir, más vale prevenir que curar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios