Sevilla

Sevilla estrenará el nuevo curso universitario combinando clases presenciales y 'online'

  • Los rectores de las universidades andaluzas y la Junta firman un convenio para una enseñanza mixta con dos escenarios: uno que plantea una menor actividad académica presencial y otro exclusivamente virtual

Rectorado de la Universidad de Sevilla Rectorado de la Universidad de Sevilla

Rectorado de la Universidad de Sevilla / Belén Vargas

Las universidades andaluzas se revientan con clases que combinarán la enseñanza presencial y online. El abanico de posibilidades para retomar las clases universitarias el próximo curso 2020/2021 se reduce a una enseñanza mixta en la que, aunque se buscará la mayor presencialidad posible como modalidad prioritaria, se trabajará "atendiendo siempre a las indicaciones sanitarias".

Así se establece en el documento marco suscrito por las universidades públicas andaluzas, previo acuerdo con la Junta de Andalucía, y entre las que está la Universidad de Sevilla y la Pablo de Olavide, pero también la Universidad Loyola.

El convenio, firmado por el consejero de Economía, Rogelio Velasco, y los diez rectores de las universidades públicas y de la Loyola, apunta a que no se regresará a la presencialidad total en septiembre, sino que se trabajará en un modelo híbrido (multimodal) con clases en las facultades y on line o bien será un curso enteramente virtual y, fundamentalmente, con grupos reducidos. Esta postura es completamente contraria a la adoptada por Educación para las enseñanzas no universitarias, donde se ha anunciado que las clases se retomarán con normalidad.

Las actividades presenciales se organizarán atendiendo a las directrices sanitarias sobre la capacidad de los espacios y el distanciamiento físico, lo que determinará el tamaño de los grupos. El texto recoge que, si es necesario, "se priorizará que las clases en grupos reducidos se dediquen a la docencia de carácter práctico o experimental". Además, se adaptarán los contenidos temáticos a esta modalidad mixta y se regularán los horarios para facilitar al estudiantado la compatibilidad entre la docencia presencial y la online.

La Consejería ha explicado que este documento servirá de referencia a las medidas que cada universidad adopte "en el ejercicio de su autonomía" y de acuerdo "a sus características específicas" hasta que sea posible la vuelta a la plena normalidad de la actividad.

Estas directrices específicas para cada campus deberán quedar plasmadas en planes de contingencia, que se activarán en función de las normas para prevenir el contagio del Covid-19 adoptadas por las autoridades estatales o autonómicas.

En el caso de enseñanzas de grado o máster con un alto porcentaje de estudiantado internacional, también se podrán aplicar si las restricciones a los desplazamientos internacionales por motivos sanitarios impiden o dificultan la enseñanza presencial.

Cada plan de contingencia contemplará dos escenarios para impartir asignaturas por si es necesario restringir el aforo en las aulas y la distancia física, e incluso suspender la actividad presencial en todo el sistema o en determinados centros o grupos. El escenario A plantea una menor actividad académica presencial y el escenario B refleja la suspensión de este tipo de formación y la adopción de un sistema exclusivamente online.

Las universidades deberán incorporar en sus respectivas guías estos planes de contingencia y tenerlos listos antes del 24 de julio, fecha en la que se inicia la matriculación en grados. Los instrumentos y criterios de evaluación y ponderación se adecuarán también a los dos escenarios previstos, con la recomendación de priorizar la evaluación continua mediante pruebas online para facilitar el tránsito de uno a otro.

En el supuesto A los exámenes finales de las asignaturas se realizarán preferentemente de forma presencial, respetando siempre el nivel de ocupación autorizado. Por su parte, en el supuesto B exclusivamente online las pruebas virtuales incluirán mecanismos de garantía de la autoría por parte del estudiantado.

Las prácticas externas curriculares se desarrollarán presencialmente en las entidades colaboradoras, siempre que las circunstancias lo permitan y se cumpla con las condiciones.

El convenio también explicita que la defensa de los Trabajos Fin de Grado (TFG) y Trabajos Fin de Máster (TFM) será preferentemente presencial y, si ha de adaptarse a la modalidad online, será necesario garantizar la identificación del estudiantado y la publicidad, siguiendo los protocolos que aprueben las universidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios