TRÁFICO Todos los cortes de tráfico por la Feria de Abril

Sevilla

Sevilla se entrega al Heraldo en cuerpo y carta

Heraldo Real de los Reyes Magos de Sevilla de 2022 / José Ángel García

La salida del Heraldo Real inaugura cada año el calendario de actos públicos. La pandemia hizo que esto se interrumpiera, pero 2022 ha devuelto esta tradición a las calles del centro de la ciudad. En la víspera de la Cabalgata de Reyes Magos es momento de entregar la carta al cartero real. O de encestarla en el palanquín que lo precede, visto por muchos como el primer paso de palio por su cuadrangular silueta. En él van depositados los sueños materiales e inmateriales de pequeños y mayores. Varios beduinos lo acompañan, ayudando a que ninguna carta se quede sin entregar. Ese el principal objetivo del evento de ayer. Pero se cumplen muchos otros. Por ejemplo, el de recuperar un trozo más de normalidad.

La jornada del cuatro de enero comienza después de almorzar en la calle Orfila. A las cinco de la tarde Manuel Parejo, encargado de encarnar al cartero real, se montó a lomos de su caballo Quimero y sonó el himno nacional. Lo interpretó la banda de las Cigarreras de Oriente, que desplegó un repertorio variado durante el recorrido. Desde la banda sonora de Aladdín a la popular Pepas, del puertorriqueño Farruko. Abriendo el cortejo desfiló otra formación musical, la de la Virgen de los Reyes. En el caso de ayer, de los Reyes Magos. Un centenar de animosos beduinos y policías a caballo completaban el cortejo, que estuvo varias horas recibiendo el cariño de miles de sevillanos. Y que amplió su recorrido para que hubiera menos aglomeraciones. Por ello, buscó todas las plazas del centro posibles: Cristo de Burgos, Alfalfa, Salvador, San Francisco, Virgen de los Reyes, Triunfo, Nueva, Magdalena, Campana y Villasís.

Antonio Muñoz, alcalde de Sevilla, entrega la llave al Heraldo. Antonio Muñoz, alcalde de Sevilla, entrega la llave al Heraldo.

Antonio Muñoz, alcalde de Sevilla, entrega la llave al Heraldo. / José Ángel García

El itinerario heraldiano sólo se detuvo en el arquillo del Ayuntamiento, donde lo esperaban muchos niños. Algunos agarrados a las vallas, otros muy abrigados en brazos de sus mayores. Fueron protagonistas del acto de entrega de llaves de la ciudad, coreando al Heraldo y respondiendo que sí a las dos preguntas que hizo Parejo: "¿Os habéis portado bien? ¿Queréis que mañana vengan los Reyes Magos?". Fueron la parte final de un ameno y emotivo discurso en el que el Heraldo alabó a Sevilla, calificándola de "la ciudad más bonita del mundo". Algo que también exclamó Antonio Muñoz, flamante alcalde la ciudad. Él le entregó la llave de la capital de Andalucía al cartero de los Reyes Magos para que abra las puertas y entren en Sevilla para la Cabalgata y la noche más mágica del año.

Hasta el principio de la Avenida, desde el que brotaban villancicos flamencos por los altavoces, fueron todos los protagonistas de estos primeros días del año. Incluidos los tres Magos de Oriente: Salvador Morales, Ricardo Astorga y Ramón Rodríguez, Monchi. Es decir, Melchor, Gaspar y Baltasar. También Rafael Almarcha, pregonero de la Cabalgata. "De momento, los nervios están controlados", reveló un sonriente e ilusionado Astorga. Acompañaron al Heraldo, que dijo haber entrado en la ciudad por Triana. Concretamente, por la calle San Jacinto siguiendo una estrella cargada de ilusión. En su discurso recordó el paseo en globo de la pasada Navidad y mencionó las dos palabras más repetidas estos días en el Ateneo: ilusión y esperanza. El alcalde, que entregó gustoso la llave de Sevilla, pidió que trasladara a los Reyes Magos un mensaje: "Que ningún niño se quede sin regalo y que llenen de ilusión las casas".

Las huestes beduinas en el comienzo de la Avenida de la Constitución. Las huestes beduinas en el comienzo de la Avenida de la Constitución.

Las huestes beduinas en el comienzo de la Avenida de la Constitución. / José Ángel García

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios