Primera cumbre virtual Espacio y Economía Industrial 5.0 Sevilla se sitúa en el foco de la industria aeroespacial para relanzar su economía

  • La ciudad promueve a mediados de diciembre un encuentro para debatir sobre el futuro del sector 

  • Espadas defiende que Sevilla sea la apuesta de España por excelencia, la Toulouse del Sur de Europa

Planta de Airbus de San Pablo, durante el ensamblaje del avión A400M. Planta de Airbus de San Pablo, durante el ensamblaje del avión A400M.

Planta de Airbus de San Pablo, durante el ensamblaje del avión A400M. / Juan Carlos Vázquez

El gobierno municipal de Juan Espadas cree que Sevilla puede convertirse en la Toulouse del Sur de Europa. La ciudad francesa es uno de los pilares, junto a la alemana de Hamburgo, del sector de la aviación en Europa y la capital hispalense aspira a consolidarse como otro gran polo. Sevilla no parte de cero: cuenta con 84 empresas con un volumen de inversión en I+D+i importante liderado por Airbus, que facturan 1.800 millones de euros anuales con una actividad que mueve a más de 10.000 trabajadores y que aporta el 4,86% al PIB. Y quiere aprovechar los mimbres existentes, aunque tocados de lleno por la actual crisis del Covid-19, para relanzar una estrategia de recuperación económica que tendrá como protagonista la alianza público-privada que ya existe en torno a este sector en el aérea metropolitana. 

Este objetivo ya figura entre las prioridades del plan estratégico diseñado y puesto en marcha por la ciudad, que ha atraído una potente cumbre a mediados de diciembre donde se debatirá sobre el futuro del sector aeronáutico y aeroespacial: la primera edición de Space & Industrial Economy 5.0 Sevilla Virtual Summit, encuentro coorganizada junto con Fibes, que se celebrará virtualmente los días 16 y 17 de diciembre y que ha sido presentado este miércoles.

Sevilla, que se postula como gran laboratorio urbano del Sur de Europa, pretende situarse en el centro del foco de esta industria que cuenta en la provincia desde hace años con infraestructura y talento, elementos que garantizarían, según el alcalde, un crecimiento destacado. “Este es un sector maduro, contamos con más de 80 empresas, que pasan un momento de dificultad, pero que tienen claramente unas perspectivas de carga de trabajo importante ligadas a la aviación militar y civil y que se refuerzan con un potente tejido en el sector de la investigación y la innovación liderado por el Parque Científico y Tecnológico de Cartuja, por Aerópolis y las universidades sevillanas”, ha comentado el alcalde, convencido de que Sevilla debería ser la apuesta aeroespacial española por excelencia.  

La cumbre no sólo es una oportunidad para demostrar estas fortalezas de Sevilla, también para atraer inversiones y para convencer a las otras administraciones públicas de la necesidad de apoyar esta estrategia que situaría a la capital hispalense como una capital competitiva en este sector, pues cuenta con infraestructuras, proyectos empresariales lanzados y con gran proyección, know how, talento y respaldo. 

Y un compromiso como ciudad con esta industria que ha sido aplaudido durante la presentación tanto por los organizadores de la cumbre como por el propio Gobierno y empresas participantes. En este sentido, el comisario de la cumbre, el ex ministro de Industria Josep Piqué, ha felicitado al alcalde por atraer este encuentro en “momentos de incertidumbre que, sin duda, se combaten hablando de futuro y buscando consensos”.

El comisario ha explicado que se trata de poner en valor lo que ahora se llama la nueva industria, la industria 5.0 asociada a la nueva revolución industrial, la digitalización y todos los retos que plantea la transición ambiental y la descarbonización de la economía. “Es la apuesta de futuro y vamos a ver en esta cumbre qué papel podemos jugar desde España y, en concreto, desde Sevilla”, ha comentado Piqué.

El ex ministro ha recordado que la Comisión Europea fija en un 20% del PIB el peso que debería tener la industria y que ahora o se queda en un 14%, un objetivo que Piqué cree que es la hora de plantear pero partiendo de una industria nueva, basada en la digitalización, la innovación y la transición medioambiental. 

En esta línea, el presidente de Hispasat, Jordi Hereu, ha calificado de “acierto” la cumbre y que España confirme su inversión en un sector, el aeroespacial, que en 2019 ha facturado más de 860 millones de euros y cuyo crecimiento en la última década le ha llevado a exportar el 81 % de su producción. Tras su primer mes al frente de la operadora española de satélites de comunicaciones, Hereu ha reconocido el “derecho digital” de toda la población para poder tener una “buena conexión a internet” con, al menos, una señal de 100 megabytes, algo que hará posible tecnologías como los satélites, claves en la España vaciada. Para ello ha pedido también el apoyo de las instituciones públicas.

El director de Industria y Pymes, Galo Gutiérrez, ha garantizado el apoyo del Gobierno central a esta cumbre y al sector aeroespacial, que representa el 7,3% de PIB industrial en España y en los dos últimos años ha doblado su facturación.  Desde el ministerio se prepara, según ha comentado, un plan de choque con tres capítulos: un plan de modernización de las plantas de producción, fondos de apoyo a la cadena de suministros, y un plan de inversiones en I+D+i que contempla también la formación de los trabajadores para aprovechar este periodo de pandemia para ganar en cualificación cuando se superen los efectos de la crisis. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios