Fragmentos

Sevilla y los patinetes

Comentarios 2

Este verano ha sido de gran impacto la huelga de taxistas en muchas ciudades españolas, entre ellas Sevilla. Un experto me ha dicho que en realidad no ha sido una huelga, porque este derecho sólo está reconocido para los trabajadores por cuenta ajena y no a los autónomos. Pero dejémonos de matices y tecnicismos. La cuestión es que en España se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. Y los taxistas lo han hecho a su mejor entender. Y han aplazado a septiembre, que por cierto faltan tres semanas nada más, tomar nuevas acciones si el cumplimiento de la normativa vigente de una licencia VTC por 30 taxis no se garantiza. La verdad es que me parece poco margen de tiempo, en realidad nada, porque agosto es casi inhábil para estas cuestiones. Pero la vida sigue a un ritmo acelerado y hace un par de días saltó la noticia que la empresa Uber quiere poner en marcha en España el servicio Lime de patinetes eléctricos. Una más de las variantes a la movilidad urbana, especialmente adecuada para trayectos inferiores a 20 kilómetros. Este servicio se creó hace tan sólo un año y ya funciona en muchas ciudades norteamericanas y unas pocas europeas. La empresa Google parece que apuesta por el sistema y su expansión. En España van a empezar por Madrid por aquello de que es la capital, digo yo. Y cuentan que las ordenanzas municipales van a limitar mucho su uso porque sólo podrán utilizarse los patinetes en los carriles bici. Ya veremos en qué queda la cosa. Pero enseguida se me ha ocurrido la misma pregunta que a ustedes: ¿y en Sevilla?

Porque en nuestra ciudad, con casi 200 kilómetros de carril bici y con una red metropolitana de carriles bici en crecimiento y servicios de bicis organizados en las universidades, sí puede ser una nueva alternativa a la movilidad en la ciudad. En Sevilla desde hace años las sucesivas corporaciones municipales han apostado por la bicicleta y los sistemas de alquiler y cesión temporal están muy asimilados por la población. Y los carriles bici se mejoran y amplían, aunque han surgido roces con los usos de patinetes privados y otras variantes eléctricas de sistemas de transporte individual. Y ahora los patinetes de alquiler. ¡Habrá que regular todo eso! ¡Es que no paran de inventar cosas y complicar la vida! Pues así es y así será, la vida se ha complicado. Y la ley y la normativa irán siempre por detrás de las nuevas realidades que no pararán de surgir y a ritmo acelerado.

Por ejemplo, ¿recuerda usted cuándo fue la última vez que sacó un billete de AVE o una reserva de hotel en una agencia de viajes? Yo era cliente de una agencia de viajes de toda la vida en la Campana. Ya no está. Esa parte del negocio cara al público ya no existe o es mínima. Las agencias se han transformado, se han adaptado a los tiempos: cruceros, viajes de aventura, naturaleza, congresos, etcétera, viajes especializados y respondiendo a nuevas demandas y nuevas apetencias. Todo cambia y se adapta o desaparece. De todas formas, yo no me veo en un patinete eléctrico de alquiler por Sevilla, pero sí creo que los veré.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios