Sevilla

Sevilla se vuelve a quedar sin policías nacionales por Navidad

  • La mayoría de los efectivos disponibles se ven obligados a realizar custodias hospitalarias de presos

  • Sólo quedan libres uno o dos vehículos por turno para toda la ciudad

Siete patrulleros en la puerta de Urgencias del Hospital Macarena Siete patrulleros en la puerta de Urgencias del Hospital Macarena

Siete patrulleros en la puerta de Urgencias del Hospital Macarena / M. G.

Sevilla se ha vuelto a quedar sin policías nacionales durante la Nochebuena y la Navidad. Durante la tarde de este lunes y la mañana de este martes, apenas había uno o dos patrulleros disponibles para atender las incidencias de toda la ciudad. La mayoría de los efectivos estaban en puntos fijos, custodiando presos que están ingresados en los hospitales o vigilando los domicilios de las mujeres víctimas de violencia machista consideradas como de riesgo extremo.

En la puerta de Urgencias del Hospital Virgen Macarena, durante toda la mañana de este martes había hasta siete patrulleros aparcados. Es decir, siete parejas de policías nacionales custodiando a presos que están ingresados en este centro sanitario. Esto implica que se destinen 14 agentes por turno, que suman 42 al día, para estas labores sólo en el Macarena.

A falta de que se construya un gran módulo hospitalario para presos que las administraciones prometieron hace años, Sevilla tiene dos instalaciones de este tipo, con capacidad para cuatro personas. Uno de ellos está en el Hospital Virgen del Rocío y el otro en San Lázaro. En el primero sólo hay actualmente un reo ingresado y el segundo está vacío. Fuentes policiales explicaron a este periódico que los presos se derivan a uno u otro hospital porque se toma como centro de referencia el que le corresponde por su domicilio. Sin embargo, no se tiene en cuenta que, cuando está cumpliendo condena en prisión, su domicilio pasa a ser el centro penitenciario.

La puerta de Urgencias del Macarena, desde otro punto de vista. La puerta de Urgencias del Macarena, desde otro punto de vista.

La puerta de Urgencias del Macarena, desde otro punto de vista. / M. G.

Así, en vez de derivarse a estos internos a los módulos hospitalarios para presos, se llevan directamente a su hospital de referencia. En parte en ello influye que los especialistas prefieren tener a sus pacientes en su misma área y no tener que desplazarse a otras zonas del centro, o incluso a otros hospitales, para poder atenderlos. En la práctica, la situación se traduce en que los policías nacionales vigilan a los presos en los pasillos de los hospitales, sin poder moverse de allí durante las ocho horas que dura su turno.

Esto provoca que la ciudad se quede absolutamente desprovista de policías nacionales cuando coinciden varios presos en los hospitales. En Navidad suele incrementarse este problema. Varios sindicatos llevan años advirtiendo de que muchos reclusos utilizan esta vía como estrategia para pasar las fiestas fuera de la prisión y pudiendo recibir las visitas de sus familiares.

Por ejemplo, durante la mañana de este martes apenas había dos vehículos disponibles para atender cualquier incidencia que ocurra en la ciudad. Esto ha provocado que varios servicios no se hayan podido cubrir por falta de personal y que los agentes que están estos días trabajando hayan elaborado una treintena de minutas denunciando la gravedad del problema.

La falta de personal obligó a la Policía a redistribuir sus efectivos en busca de una mayor eficiencia, quitando la mayoría de las patrullas de los distritos para concentrarlos en una unidad central teóricamente fuerte. Se creó entonces una unidad llamada SCAC, que ha recibido ya numerosas voces críticas. Muchos agentes de este grupo han tenido que renunciar a vacaciones y días de permiso para poder hacer frente a esta absoluta carencia de personal.

Este problema no es nuevo. Ya hace tres años años que se conocieron unos informes internos del cuerpo que alertaban del riesgo de "colapso operativo" en el que estaba a punto de caer la Policía Nacional en Sevilla. Aquello coincidió con una inspección de la Secretaría de Estado de Seguridad, que destacó la "complejidad organizativa" y la "sensación de falta de control" que había en la Jefatura de Sevilla.

Los sindicatos policiales volvieron ayer a denunciar el problema. El secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP), Antonio Díaz Aguilar, incidió en la necesidad de una mayor concienciación de las administraciones para afrontar y solucionar el problema de las custodias hospitalarias. "Quizás tenemos que apelar a un interés general. Entendemos que un especialista quiera tener a sus pacientes congregados en el área en la que él trabaja, pero creemos que el interés general de seguridad de la ciudadanía debe estar por encima de este interés particular", ha dicho este dirigente sindical, que lleva años pidiendo la construcción de un módulo hospitalario que permita liberar a la mayoría de los policías que están prestando servicio en  los hospitales. 

El sindicato Jupol, entidad que nació del movimiento Jusapol por la equiparación salarial de policías y guardias civiles con las policías autonómicas, recurrió a la ironía a través de sus redes sociales. "La Policía de Sevilla os desea Feliz Navidad desde el Hospital Virgen Macarena. Si usted no ve ningún coche de Policía, están de custodias hospitalarias, llevamos meses avisando. Algún día lamentaremos una desgracia", es el mensaje de un tuit publicado por Jupol Sevilla este martes, que se acompañaba con la fotografía de los vehículos en la puerta de Urgencias con la leyenda "Feliz Navidad, comisaría Hospital Macarena".

La Agrupación Reformista de Policías (ARP) utilizó también Twitter para la misma queja: "Hoy día de Navidad, siete coches patrulla haciendo custodias hospitalarias en un hospital de Sevilla. Se deniegan hasta los descansos para desayunar, la calle sin apenas indicativos, ¿para cuándo nuestros representantes políticos crearán un módulo hospitalario?", decía el mensaje de esta entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios