Contenido Patrocinado

Temidas y odiadas: cómo librarse de las comisiones de préstamos

Temidas y odiadas: cómo librarse de las comisiones de préstamos Temidas y odiadas: cómo librarse de las comisiones de préstamos

Temidas y odiadas: cómo librarse de las comisiones de préstamos

Una de cada dos de las ofertas de préstamos personales que hay actualmente en el mercado español tienen una comisión de apertura, de acuerdo con un análisis de mercado reciente. Esto implica que prácticamente la mitad de los préstamos tienen costes por contratarlos. Para evitar préstamos con comisiones, puedes recurrir a la comparación de préstamos en Matchbanker.

De estos préstamos, el 7,1% también cobran una comisión por estudio. Estos costes se pagan junto con la primera cuota del crédito y suponen un pago de varios cientos de euros por nuestra financiación.

El coste superior al 2% que te puedes ahorrar

El coste medio de la comisión de apertura de los préstamos personales en España es del 2%, aunque este porcentaje va desde el 0,5% y hasta el 3%. Esto implica un coste de 300 euros de media por cada 15.000 euros financiados.

Las comisiones de apertura o de estudio se reembolsan junto con la primera cuota de devolución de nuestro préstamo bancario. Igualmente, el 51,7% de los créditos al consumo no tienen comisiones de formalización y con unos intereses, en muchas ocasiones, muy competitivos.

Una solución es aprender a mejorar las condiciones de los préstamos personales en Matchbanker.

Las comisiones se pueden evitar, pero ojo con financiarlas

Los bancos saben que las comisiones de apertura o de estudio suponen un coste bastante elevado, por lo que muchas entidades ofrecen la opción de financiar estos costes y así pagar las comisiones poco a poco junto con las mensualidades. No obstante, debemos tener en cuenta que financiar estos costes implica que también se generarán intereses sobre esta comisión, lo que implicará un préstamo más caro.

Igualmente, al tratarse de comisiones no muy elevadas, los intereses generados no suelen ser tampoco muy altos. Siguiendo el ejemplo anterior, en la siguiente tabla podemos ver las diferencias entre la primera cuota, el resto de las cuotas y el coste total cuando no financiamos las comisioneso si optamos por financiarlas.

La diferencia entre financiar las comisiones o no solamente implica pagar unos euros de más cada mes, ahorrándonos el gran desembolso económico el primer mes, pero si nos las encontramos al final poco ganamos.

Así, en definitiva, dependerá de nosotros y nuestra situación financiera optar por financiar las comisiones o no. Eso sí, siempre haciendo cálculos para saber qué implicará cada opción.