Sevilla

Tussam suspende su servicio en tres calles de las Tres Mil por los apedreamientos

  • La Inspección de Trabajo ha vetado a las líneas 31 y 32 el paso por las calles Luis Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo.

Un autobús de Tussam. Un autobús de Tussam.

Un autobús de Tussam. / Victoria Hidalgo

Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) ha anunciado este miércoles que merced a la "prohibición expresa" de la Inspección de Trabajo y de modo provisional, los autobuses de las líneas 31 y 32 han prescindido de las paradas correspondientes a las calles Luis Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo, escenario de los denunciados apedreamientos a los vehículos.

Esta supresión, según el Ayuntamiento, se ejecuta "con carácter inmediato aunque de manera provisional, hasta que se arbitren más medidas de seguridad en favor de conductores y usuarios que permitan la recuperación de los itinerarios habituales y, así, seguir prestando el servicio a esta zona de la capital" marcada por la exclusión social, el desempleo y la delincuencia. Y es que las citadas calles se encuadran en la zona de las Tres Mil Viviendas, el entorno más deteriorado del Polígono Sur.

La Inspección de Trabajo recoge en un informe entregado a Tussam, siempre según el Consistorio, "la prohibición con carácter inmediato para que los autobuses circulen por tales calles", algo que se ha hecho efectivo este mismo miércoles a las 14:30.

Asimismo, el informe refleja que la prohibición de la actividad laboral de los trabajadores de Tussam en esa zona se llevará a efecto "hasta que quede garantizada la implantación de medidas preventivas efectivas frente al riesgo de golpes o impactos por apedreamiento". De esta manera, quedan suprimidas las paradas de la línea 31 en Luis Ortiz Muñoz y en Padre José Sebastián Bandarán, y la correspondiente a la línea 32 en calle Madre de Cristo y Padre José Sebastián Bandarán.

Frente al reciente repunte de los apedreamientos de autobuses en dichas calles, la comisionada para el Polígono Sur, María del Mar González, la dirección de Tussam, representantes de sus trabajadores y las policías Local y Autonómica acordaron una estrategia de trabajo para poder mantener sin desvíos el recorrido de las líneas de Tussam, si bien parte de la plantilla de la empresa apostaba por derivar los trayectos para contrarrestar la situación. Así, todas las citadas partes acordaron medidas de refuerzo de la seguridad, si bien finalmente ha pesado la mencionada directriz de la Inspección de Trabajo.

La comisionada del Polígono Sur rechaza la medida

La comisionada  ha considerado ya este miércoles "desproporcionada" la suspensión provisional de los servicios y defiende que "ya se han adoptado medidas de prevención y control para normalizar el servicio" por tales calles.

En un comunicado, reclama que "se mantengan y si es necesario se mejoren las medidas previstas para aumentar la seguridad" en el tránsito de los autobuses urbanos por las Tres Mil Viviendas, pero rechaza que se adopten "decisiones drásticas" como el recorte de las líneas, que "deja sin servicio a miles de ciudadanos y que no se ha aplicado en ningún otro barrio, por lo que hacerlo en Polígono Sur resulta discriminatorio".

La comisionada recuerda que los usuarios de Polígono Sur tienen "la necesidad y el derecho de utilizar el autobús para salir o entrar al barrio", por lo que considera que ante cualquier incidente, deben aplicarse medidas destinadas a proteger este derecho, así como su seguridad y la de los conductores.

Por el contrario, "eliminar el servicio supone un perjuicio directo hacia todos los usuarios de una zona en la que el transporte público es esencial". Por ello, la comisionada trasladará esa postura a los responsables de las fuerzas de seguridad y a la Inspección de Trabajo, a la que propondrá aplicar "otras medidas para mejorar la seguridad a usuarios y conductores de los autobuses, pero que no supongan un daño al interés general del vecindario de Polígono Sur".

La comisionada también recuerda que en ninguno de los incidentes registrados se han producido daños ni a usuarios ni a conductores, aunque sí desperfectos a los autobuses.

La comisionada dice además que tras los últimos lanzamientos de objetos a los autobuses se convocó una reunión en el Comisionado a la que asistieron el gerente de Tussam, Rubén García; los sindicatos con representación en la empresa (ASC, SITT, CCOO y CGT) y la Policía, y en la que se dieron a conocer medidas de refuerzo de la seguridad que las fuerzas policiales comenzaron a aplicar para controlar el servicio, evitar nuevos incidentes e investigar los ocurridos.

Fruto de esas actuaciones, según recuerda, se identificó a un menor sorprendido cuando trataba de lanzar un objeto a un autobús, aunque no llegó a dañarlo. También se acordaron estrategias en el ámbito educativo para evitar que estas situaciones se repitan en el futuro, y se acordó realizar reuniones de seguimiento para supervisar el desarrollo de esta medidas y evaluar los resultados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios