Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Urbanismo aplicará la ordenaza de veladores "a rajatabla" este verano

  • El teléfono 010 ya ha comenzado a recibir denuncias de vecinos sobre abusos notorios en la instalación de mesas y sillas que invaden las aceras, sobre todo en la calle Argote de Molina

Cruzada contra los veladores ilegales con la nueva ordenanza municipal en la mano. El Servicio de Licencias y Disciplina de la Gerencia de Urbanismo ha recibido indicaciones para aplicar "a rajatabla" la nueva normativa con la que el gobierno local trata de frenar el tsunami de mesas y sillas que afecta al centro de la ciudad y calles muy significadas de ciertos barrios. Fuentes autorizadas del Ayuntamiento precisaron al respecto a este periódico: "Se ha pedido simplemente que se cumpla la ordenanza y sobre todo que se sancione a aquellos que no tengan licencia, ya que es injusto para los que sí la tienen. Se ha pedido que se cumpla la ordenanza a rajatabla, que para eso se ha creado".

Este plan especial contra los veladores ilegales incluye también una inspección especial a elementos como los parasoles, que tienen que estar amparados también por la correspondiente licencia. Las multas en caso de irregularidades por este concepto pueden ser de hasta 4.500 euros. Empresarios hosteleros del sector de la ciudad confirmaron ayer a Diario de Sevilla que la visita de los inspectores ya han comenzado. Los requerimientos presenciales de licencias han empezado en el entorno de la Plaza Nueva y la Catedral, así como en la Avenida de la Constitución. Varios dueños de bares sólo han podido presentar las copias de las solicitudes de licencia de veladores, arguyendo la tardanza de Urbanismo en responder.

La última ocasión en que la Policía Local peinó de forma especial las calles del centro con la antrigua normativa fue el pasado marzo con motivo del vía crucis extraordinario del Año de la Fe, que finalmente no se celebró por la lluvia. En aquella ocasión se inspeccionaron calles como San Fernando y Argote de Molina y la Avenida de la Constitución al completo. En algún caso hubo hasta escenas de tensión entre dueños de bares y camareros y agentes de la Policía Local.

La nueva ordenanza sobre los veladores abarca la posibilidad de que los vecinos denuncien por teléfono los abusos de licencia o la carencia de permisos. El 010 del Ayuntamiento ya ha recibido denuncias de este tipo, sobre todo de la calle Argote de Molina, donde el excesivo número de mesas y sillas en unas aceras ya de por sí estrechas es notorio. Las operadoras reflejan por escrito el contenido de la denuncia y lo elevan a la Gerencia de Urbanismo.

La nueva ordenanza, que entró en vigor en mayo, obliga a los hosteleros a retirar las mesas a la una de la madrugada como horario tope, cuando anteriormente tenían el horario límite en las dos. La ordenanza establece una normativa específica para las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), donde el horario tope es aún más restrictivo, pues está fijado ya en las 23:00 con las únicas excepciones de los periodos de Semana Santa, Feria de Abril, festivos y vísperas de festivos.

La ordenanza endurece muchas condiciones, pero también ha instaurado la declaración responsable en los procesos de renovación, transmisión de licencias y solicitudes en suelos de dominio público privado, lo que simplifica el procedimiento. Las terrazas tienen que fijar la delimitación de su espacio mediante unas marcas similares a las del carril bici para que se garantice que no se excede el espacio para el que tiene licencia, una licencia máxima para 100 metros cuadrados y 25 veladores que habrá además de estar visible en el exterior. Estas marcas serán instaladas en presencia de responsables del Ayuntamiento y de la empresa, que asume el coste.

La nueva normativa admite la instalación de terrazas de veladores a los hoteles, siempre y cuando cuenten con un bar o restaurante con acceso directo desde el exterior. Las sanciones permanecen entre 600 y 2.999 euros para las infracciones leves, que podrán tramitarse a través de un nuevo procedimiento abreviado; entre 3.000 y 5.999 euros para las graves y entre 6.000 y 120.000 euros para las muy graves, aunque se añade que el establecimiento que reúna tres sanciones graves y dos muy graves perderá la licencia por reincidente, además de sufrir la respectiva multa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios