Sevilla

Urbanismo estudia dos cambios de usos en el convento de Santa Rosalía

  • Las capuchinas quieren regularizar las actividades de hospedería y celebraciones

Fachada principal del convento de Santa Rosalía, en la calle Cardenal Spínola Fachada principal del convento de Santa Rosalía, en la calle Cardenal Spínola

Fachada principal del convento de Santa Rosalía, en la calle Cardenal Spínola / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Comentarios 1

La congregación de Capuchinas del Convento de Santa Rosalía ha elevado a la Gerencia de Urbanismo un proyecto básico y de ejecución para que se reconozcan los usos de parte de este monasterio de clausura como hospedería y salón de celebraciones. Hace años que el edificio se cede para estas actividades, pero sin que estos usos hayan sido adaptados a la normativa que marca el PGOU. Santa Rosalía está reconocido como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1992 y tiene asignado el máximo nivel de protección, el representado con la letra A, equivalente al título de protección integral. El proyecto refiere que el PGOU regula que los usos pormenorizados de equipamientos podrán sustituirse, en todo o en parte, por otros usos dotacionales de acuerdo con determinados criterios.

En el caso de los Servicios de Interés Público y Social (SIPS), como es la parcela de este monasterio de clausura, el uso sociocultural podrá ser sustituido por otro educativo, equipamiento administrativo, servicios públicos o de economía social, siendo este último al que se puede acoger la congregación religiosa, ya que englobaría el uso de hospedaje de peregrinos y el de salón de celebraciones de actividades religiosas (bodas, comuniones y confirmaciones). Estas actividades son las que permiten a las monjas una fuente de ingresos fundamental para subsistir. El proyecto advierte que sin estos ingresos se corre el riesgo de la desaparición de la congregación y del deterioro paulatino del edificio. La parcela del convento tiene una superficie de 5.541 metros cuadrados, por lo que, de acuerdo con la normativa vigente, el arquitecto responsable del proyecto considera que se pueden destinar 2,659 metros cuadrados a otros usos que ayuden al desarrollo del uso dotacional previsto: hospedaje de peregrinos y salón de celebraciones. La propuesta asigna 994 metros cuadrados a la hospedería y 482 al espacio para las celebraciones.

La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, dependiente de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, consideró en su momento compatible esta propuesta de cambio de uso con el mantenimiento de los valores patrimoniales del edificio, si bien efectuó algunas puntualizaciones sobre la gestión de los espacios para hospedería y celebraciones y su relación con la zona de clausura de las monjas. Se trata de un asunto de ordenación de espacios.

Un salón interior del convento preparado para una celebración Un salón interior del convento preparado para una celebración

Un salón interior del convento preparado para una celebración / Flores Esquivias (Sevilla)

El proyecto de petición de cambio de uso establece el acceso al salón de celebraciones por la calle San Francisco de Paula, trasera a la entrada del convento, por lo que no afecta a la vida cotidiana de las religiosas. El proyecto recuerda que al tratarse de cun convento de clausura, las monjas no entran ni salen del edificio, ni siquiera a los patios exteriores. Ni siquiera el arquitecto responsable del proyecto ha visto a las monjas durante la realización de su trabajo. Respecto a la zona destinada a la hospedería, tampoco existen problemas de conexión con la clausura.

El proyecto recuerda las penosidades que ha pasado el convento, fechado en el siglo XVIII. Dados los problemas,el Ayuntamiento de Sevilla tuvo que intervenir en alguna ocasión para resolver problemas urgentes de grietas, lo que obligó a las monjas a realizar esfuerzos especiales para acarrear con los gastos. La aprobación de estos nuevos usos no implicaría la ejecución de obras que afecten al edificio en ningún caso. La zona de celebraciones ya fue remozada en 2010 para cumplir con las necesidades de aseos adaptados para todos los públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios