Sevilla

Urbanismo interviene en un edificio abandonado del centro

  • La propiedad deberá abonar 19.760 euros por unas obras urgentes que consisten en estabilizar las cornisas de las fachadas

Un operario accede al edificio por una puerta de la fachada que mira a la Plaza Jesús de la Pasión. Un operario accede al edificio por una puerta de la fachada que mira a la Plaza Jesús de la Pasión.

Un operario accede al edificio por una puerta de la fachada que mira a la Plaza Jesús de la Pasión. / Juan Carlos Vázquez

La Gerencia de Urbanismo comenzó ayer una intervención con las medidas urgentes necesarias para el mantenimiento de las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público del inmueble abandonado desde hace tiempo en el número 5 de la Cuesta del Rosario, que cuenta con otra fachada en el número 7 de la Plaza de Jesús de la Pasión.

Las medidas urgentes adjudicadas a la entidad Sólido Obras y Mantenimiento S. L. consisten en mantener la clausura realizada por el servicio de Bomberos para garantizar que no entren personas ajenas en la propiedad; y revisar las medidas de seguridad existentes en la finca con una nueva inspección de la estructura que incluye la demolición de falsos techos si fuera necesario para la correcta evaluación de los daños.

Además, se solicita el retacado de oquedades, grapado de grietas y saneado de revestimientos sueltos en los muros perimetrales de la zona del edificio de una planta; la limpieza y desescombro del interior del edificio, con desinfección y desinsectación y desratización si fuera necesario; la revisión de las molduras, cornisas y vuelos de las fachadas del edificio, con la estabilización de los elementos que estén sueltos; y la adecuación de las carpinterías de la fachada dañadas.

A esa cantidad hay que sumar más de 110.000 euros que lleva la finca protegida en multas

Los técnicos estiman un presupuesto de 19.760 euros y un plazo de ejecución de 60 días en un inmueble que cuenta con un nivel de protección parcial en grado 2 y tiene protegida fachadas y primeras crujías. La Gerencia impuso a mitad de octubre una nueva sanción a los dueños del edificio, lo que eleva la cuantía hasta los 111.353 euros tras más de cinco años en los que ni siquiera se ha podido notificar la infracción urbanística tras numerosos intentos.

La novena multa coercitiva al edificio se debe al incumplimiento de la propiedad de realizar unas obras requeridas por los técnicos de la Gerencia para el mantenimiento de las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público. Esta medida fue aprobada en una comisión ejecutiva que se celebró el 26 de junio de 2013.

Incumplida esa primera orden, en febrero de 2014 se acordó apercibir a la propiedad con la imposición de multas coercitivas con una periodicidad mínima mensual por valor cada de 12.372 euros. A lo largo de estos años, la empresa Parque La Viña S. L. (anterior propietaria de esta finca) ha ido sumado sanciones por el incumplimiento de esa orden inicial. Los técnicos podrán imponer una última multa coercitiva con el mismo importe de las anteriores antes de decidir si ejecutar subsidiariamente los trabajos requeridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios