Patrimonio

Urbanismo ordena revisar los balcones del Ciudad de Londres

  • El informe de los técnicos exige medidas de seguridad en el edificio de Espiau

Fachada del edificio Ciudad de Londres, en la confluencia de Cuna con Cerrajería. Fachada del edificio Ciudad de Londres, en la confluencia de Cuna con Cerrajería.

Fachada del edificio Ciudad de Londres, en la confluencia de Cuna con Cerrajería. / Belén Vargas

La Gerencia de Urbanismo ha ordenado a la propiedad del emblemático edificio Ciudad de Londres que ejecute las medidas de seguridad, salubridad y ornatos que aparecen recogidas en un informe técnico realizado el pasado 26 de julio tras una inspección exterior al inmueble enclavado en la confluencia de las calles Cuna y Cerrajería.

Entre las medidas que aparecen en el documento de la Gerencia se encuentra la revisión de los canes de madera de soporte de los balcones corridos de la planta primera del edificio levantado por el arquitecto José Espiau y Muñoz, incluyendo la reparación de los que resulte necesario e incluso la sustitución de aquellos que a juicio de la dirección facultativa se estime preciso.

La propiedad del edificio regionalista que cuenta con un nivel de protección parcial en grado 1 deberá reparar o sustituir aquellas zonas de las mesetas de los balcones que presenten patologías, manteniendo el actual fondo de azulejo, así como la reparación y revisión de las fijaciones de las barandillas y jabalcones. Los técnicos de Urbanismo estiman que los trabajos cuentan con un presupuesto de 9.657 euros (IVA incluido). Los elementos a proteger son las fachadas, primeras crujías, escalera, disposición de patio, tipo de cubierta y torreones.

Los trabajos en el inmueble regionalista cuentan con una partida de 9.657 euros

Esta edificación singular fue comprada por Pronovias (cadena especializada en moda nupcial) hace cuatro años a la familia de Juan Salas Tirado. Aunque no trascendió el importe de la venta, fuentes inmobiliarias señalaron que la operación se cerró en más de tres millones. El Ciudad de Londres, cuyas obras finalizaron en 1914, tuvo una concepción inicial como viviendas unifamiliares. Posteriormente fue remodelado su interior para transformarlo en un local comercial. La firma española Adolfo Domínguez lo ocupó durante una temporada.

El arquitecto recurrió a una denominación original que lo identificase y una imagen arquitectónica derivada de un lenguaje que apostaba principalmente por una recargada ornamentación, con un exagerado neomudéjar-plateresco (derivados del palacio de las Dueñas y de Casa de Pilatos) utilizando elementos no siempre acordes entre sí, que se supeditaban a un resultado final de cierta exuberancia formal y fuerte poder escenográfico, utilizando ladrillo visto combinado con estuco, vanos geminados, pilastras con exuberante decoración y todo un amplísimo repertorio.

Una malla protege los balcones del inmueble construido por José Espiau y Muñoz. Una malla protege los balcones del inmueble construido por José Espiau y Muñoz.

Una malla protege los balcones del inmueble construido por José Espiau y Muñoz. / Belén Vargas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios