Calle Rioja

Vértigo en los pares de San Jacinto

  • Reconocimiento. Muñoz Cariñanos le transmitió la vocación de otorrino y la castrense. Martín Vázquez, especialista en gargantas de oro, será trianero del año.

ESTE Martín Vázquez se siente más próximo al torero que al futbolista. El doctor Carlos Martín Vázquez nació en 1962, el año que murió Belmonte, que muy cerca de su consulta se asoma al Guadalquivir y a la Maestranza desde la estatua de Venancio Blanco.

La Triana de Carlos Martín Vázquez es una media metafísica entre la Barcelona donde nació circunstancialmente y Coripe, el pueblo sevillano del que proceden sus padres, célebre por el peñón de Zaframagón y la mayor colonia europea de buitre leonado.

Ha cruzado el rubicón del medio siglo y de la mejor manera: sus bodas de oro con la vida las celebrará recibiendo el 20 de julio, en la Velá de Santa Ana, el título de trianero del año. Le compensará de la pérdida de su madre, Rosario Martín Vázquez, que falleció a comienzos de este año.

Garganta-Nariz-Oídos. El trivium de este médico que se aficionó a la otorrinolaringología y al Ejército por el mismo conducto: la cercanía a su maestro y amigo Antonio Muñoz Cariñanos, a quien conoció en 1982, cuando lo tuvo de profesor en segundo de carrera. Siguió sus pasos en la especialidad y también en la vida castrense, aunque un accidente de moto que le obligó a dejar de salir de nazareno de la Estrella también le hizo pasar a la reserva cuando estaba a punto de ascender a teniente coronel.

Se quedó en comandante, como Muñoz Cariñanos, con quien aparece fotografiado en la casa del Rocío de Manolo Vázquez. "Su asesinato me cogió en Roma, en un congreso, y me enteré en el aeropuerto de Barcelona". Ahora que les han rendido honores en el Congreso, no es la única víctima del terrorismo etarra que le marcó. "Conocí mucho a Alberto Jiménez-Becerril cuando era delegado del distrito, alcalde de Triana. Yo lo propuse para rey mago en la Cabalgata de la Estrella".

Es otorrino en los pares de la consulta que abrió en 2001 y en los impares cuando acude a la clínica Infanta Luisa. "Mi vida transcurre toda en Triana. Lo más lejos que voy es al barrio León, detrás del bar de Casimiro, el gallego". Cruza el puente de Triana (Isabel II) para ir a nadar todos los días al Trastamara y poner a punto su espalda. Lo demás, todo en Triana.

Es un microcosmos que ya huele a Velá. Por San Jacinto pasea Paco Vega, ebanista, bailaor, que organizó Una noche en el Morapio. En el Altozano está Emilia de Jesús, ayamontina, alma de la Bienal. Este 2012 es año de Bienal y todas las gargantas del flamenco estarán muy bien afinadas. Casi todos pasan por la consulta del doctor Martín Vázquez: Miguel Poveda, Esperanza Fernández, Pansequito, Lebrijano, Aurora Vargas, Nano de Jerez, Segundo Falcón. Por no hablar de la copla: Isabel Pantoja, María del Monte... Uno de sus pacientes, Paco Lola, integrante del grupo Albahaca, chirigotero y compositor de marchas procesionales, compartirá con su médico los honores de trianero del año en la Velá.

La consulta está en el corazón de la historia de este barrio. "Era la antigua intendencia de Hispano-Aviación. Muchos pacientes me cuentan que aquí hicieron la mili o cogían el pan para llevarlo a Tablada". Con meses se vino desde Barcelona, ciudad a la que viaja con frecuencia por motivos profesionales, la última vez para un encuentro europeo de otorrinos.

"Me encanta esta especialidad. La cirugía pura en general tiene muy poco trato con el paciente". Trabaja con el imperio de los sentidos y no deja de investigar. Introducido por el flamencólogo Antonio Ortega (que mañana presenta el Potaje de Utrera con algunos pacientes del doctor), impartió en la Universidad una conferencia sobre La voz cantada. Con el cantante Paco Herrera, ha puesto en marcha un proyecto de musicoterapia para tratar los acúfenos, nombre científico de los desagradables ruidos en el oído.

Firme defensor de la república independiente de Triana, del pasado califal de su alcalde de barrio Paco Arcas, predica con el ejemplo. "Mi filosofía es que el trianero no tenga que salir fuera a tratarse de la garganta, la nariz o el oído, sino traer a Triana la tecnología y el aparataje más actual". En su consulta de San Jacinto tiene una unidad de Voz y una unidad de Vértigo. Suena a película de Hitchcock. "Es un tema muy farragoso. Estuve en un congreso en Madrid y éramos muy pocos. El vértigo es más frecuente de lo que se cree". También introdujo prótesis auditivas y técnicas endoscópicas. Cinéfilo, aficionado a la guitarra, es un trianero viajero. "De mis últimos viajes, uno a Singapur y a Bali y un safari a Sudáfrica un año antes del Mundial del gol de Iniesta. Estaban construyendo los estadios". Por aquí se asoma el Martín Vázquez futbolista.

La apoteosis de julio en la calle Betis reconocerá la trayectoria de este sevillista cordial, discípulo de Muñoz Cariñanos, con quien comparte una artística agenda de pacientes. En el pasillo, fotos con ilustres usuarios de su especialidad: María Jiménez, Raphael o Julio Iglesias. "Vino a cantar en la plaza de España y tuvo un problema con la voz. Fui a verlo y nos invitó al concierto". Otra foto con los periodistas Peris y Montoya, del círculo de amigos de Muñoz Cariñanos.

El trianero del año compartirá la gloria con Chari, su esposa, del Tardón, y sus hijas Virginia y Lourdes. El vértigo trianero bien entendido. No se cansa de recomendar un uso moderado de los teléfonos móviles. "Pueden producir escotamas, nombre técnico de los trastornos sonoros. Algo parecido a lo que cogían los telegrafistas y operadores".

El peor ruido, dice el otorrino, es el ruido permanente. Y una de las patologías que menos entiende, "el chunta-chunta de los coches". Discotecas móviles que no sólo molestan a peatones, ciclistas y a otros conductores, sino a los que los perpetran. "Esos trastornos sonoros pueden ser irreversibles. Van a necesitar una prótesis auditiva sin tener que llegar a la senectud".

El año de los honores volvió a Coripe. "Estuve en la fiesta del Judas y han estrenado banda de música". El pueblo serrano, escarpado donde en la República fue alcaldesa la madre de Torrijos. San Jacinto es prolongación del puente de Triana y de Sevilla. "Descubrí los tesoros de la Catedral por la visita de unos familiares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios