Sevilla

Zoido deja sin uso 2,2 millones en sus primeros dos años de mandato

  • El dinero procede de subvenciones de la Junta para equipamientos que han sido devueltas

Comentarios 6

La reforma de la piscina de San Pablo, la construcción de una guardería en el Polígono Carretera Amarilla, el refuerzo a la ayuda a domicilio o el arreglo de varias calles del barrio de Torreblanca. En lo que lleva de mandato, el gobierno de Zoido acumula varias renuncias a recursos provenientes de otras administraciones por valor de 2,2 millones de euros.

En el repaso de los capítulos no ejecutados de las cuentas municipales de los últimos dos presupuestos, resalta la importancia de los ámbitos de actuación en los que el Ayuntamiento se ha mostrado pasivo y no ha gastado el dinero asignado para cuestiones básicas. En cifras, 800.000 euros en infraestructuras deportivas; 750.000 euros en equipamientos educativos; 428.000 euros en políticas sociales; y 235.000 euros en infraestructuras urbanísticas.

La piscina olímpica de San Pablo se encuentra actualmente en un estado total de abandono, una instalación construida para los campeonatos de Europa de 1997 y que sigue cerrada desde 2007 pese a los compromisos adquiridos por Zoido como candidato y alcalde.

La instalación fue clausurada por el gobierno municipal formado por PSOE-IU para arreglar la cubierta y volver abrirse en unos meses. Pasó el tiempo y la instalación quedó en el limbo. El retraso de las obras se justificó en un primer momento en que los plazos del concurso de ideas convocado por el Instituto Municipal de Deportes (IMD) se habían prolongado. Luego se supo que el presupuesto ordinario del Consistorio para dichos trabajos no se pudo aprobar hasta mayo de 2009, y que ascendía ya a 3,5 millones puesto que no sólo hacía falta cambiar el techo sino muchos más elementos estructurales.

El proyecto recibió una subvención de la Junta de Andalucía por valor de 800.000 euros, pero se mantuvo en el cajón por parte del anterior gobierno hasta que dejara el poder en mayo de 2011 sin que nada se hubiera hecho. Tampoco el actual gabinete de Zoido ha resuelto la cuestión, incluso el IMD procedió a la devolución de la subvención, que una vez resuelta oficialmente derivó en una operación de equilibrio presupuestario con la Administración regional al condonar el Ayuntamiento deudas de la Junta a cambio.

La construcción de una guardería en el Polígono Carretera Amarilla ha quedado en el cajón municipal. En julio de 2010, la Consejería de Educación otorgó al Consistorio una subvención de 750.000 euros para edificar la escuela infantil municipal. En febrero de 2011 ambas partes firmaron un convenio para este proyecto, y en septiembre de ese mismo año el Gobierno andaluz entregó al Ayuntamiento 562.500 euros, el 65% del importe total de la ayuda.

Aunque el plazo inicial para la ejecución de la subvención finalizaba el 9 de febrero de 2012, mediaba una prórroga concedida por la Junta para que Urbanismo pudiese ejecutarla hasta el 10 de noviembre de 2012. Sin embargo, el proyecto fue sometido a una revisión para ahorrar costes indirectos, siendo finalmente licitado y adjudicado. Tal extremo motivó una interrupción de tres meses en su ejecución, por lo que el Consistorio reclamó a la Administración autonómica que de manera extraordinaria no contabilizase en la prórroga este periodo de tres meses, extremo que denegó el Ejecutivo andaluz.

A un sólo día de que expirase la prórroga para ejecutar la ayuda con las obras adjudicadas pero no comenzadas, la junta de gobierno del Ayuntamiento acordó renunciar a la construcción de la guardería así como a la subvención, reintegrando a la Administración autonómica los 562.500 euros previamente ingresados en concepto del 75% de la ayuda.

El gobierno municipal culpó íntegramente a la Junta del fracaso de este proyecto: "La nueva guardería estaba atascada en una tramitación urbanística que nos dejaron, y el Gobierno andaluz se ha negado a una segunda prórroga o a no contabilizar esos tres meses".

A finales de noviembre del año pasado, el Consistorio renunció también a 428.000 euros de los 1,4 millones destinados para el refuerzo de la ayuda a domicilio del Plan Extraordinario de Acción Social de Andalucía. Justificó la medida en que existían muchas familias que habían renunciado a este refuerzo porque ya contaban con contrataciones privadas o residencias, y en lo complicado que era invertir el dinero designado para las 1.269 nuevas altas previstas en el servicio si no se ampliaba el plazo previsto para el 31 de diciembre de 2013.

Por último, el gobierno municipal renunció en abril de 2012 a una ayuda del Programa de Transición al Empleo de la Junta de Andalucía (Proteja) cifrada en 235.000 euros, con la que se habrían podido repavimentar cinco calles de la barriada de Torreblanca que presentaban graves desperfectos por su uso, la acción del agua, y los actos vandálicos, y cuyo arreglo demandaban los vecinos. La subvención también permitía la contratación de siete personas y la creación de 420 jornadas de trabajo para repavimentar las calles Encina, José Muñoz San Román, Pino, Nogal y Sauce. Se trataba de un proyecto que estaba redactado cuando Zoido llegó a la Alcaldía, y cuya ayuda económica estaba también concedida para ejecutar la obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios