Sevilla

Los acusados de la violación de Pamplona piden la excarcelación

  • Las defensas creen que la denunciante incurre en numerosas contradicciones.

Comentarios 11

Los jóvenes sevillanos imputados por la presunta violación de una chica de 19 años en Pamplona durante las fiestas de San Fermín han pedido la libertad provisional, al entender que la declaración de la denunciante está plagada de contradicciones. Según explicaron a este periódico fuentes del caso, la chica en todo momento aseguró que fueron cuatro y no cinco los presuntos agresores. Incluso llegó a responder a la Policía Municipal de Pamplona que no había sido agredida.

Los abogados defensores de los jóvenes han presentado al menos dos recursos de apelación contra la medida cautelar dictada por el juez de Pamplona, que decretó el ingreso en prisión preventiva de los cinco supuestos agresores, que se habían desplazado desde Sevilla a la capital navarra para asistir a las fiestas de San Fermín. Entre los imputados hay un guardia civil recién entrado en el cuerpo y un soldado de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que han sido trasladados a una cárcel para funcionarios de Logroño. Los otros tres implicados permanecen en una prisión de Navarra.

Los letrados también hacen referencia en sus recursos al informe clínico de urgencias de la denunciante, "la cual manifestó en primer lugar que no recordaba con exactitud los hechos", ya que había estado bebiendo desde las seis de la tarde del día 6 de julio hasta las tres de la madrugada del 7. Ese día, sobre las siete de la mañana, se produjo la supuesta agresión sexual en un portal. "En la revisión ginecológica, los genitales externos e internos se encontraban normales, al igual que la vagina y el flujo vaginal". Igualmente, los defensores ponen en entredicho la versión de la joven por "la ausencia de escoriaciones, la absoluta ausencia de daños ungueales, de equimosis, de abrasiones cutáneas, ya sea en muñeca o brazos, como consecuencia de los supuestos agarrones violentos a los que fue sometida, o en piernas y muslos, mamas o perineo, como consecuencia de los embates sexuales".

Además, la denunciante sólo reconoció a dos de los acusados como participantes en la supuesta violación. En ambos recursos se recuerda que no existe riesgo de fuga por parte de estos jóvenes, que tienen su domicilio en Sevilla. En cuanto a que la agresión sexual fuera grabada por los propios imputados, la representación jurídica de los mismos asegura que precisamente esta grabación fue aportada como prueba de que la relación sexual fue consentida. Los abogados entienden que fue una grabación privada y sin ánimo de difundirla.

Los recursos añaden que los presuntos participantes en esta agresión no trataron de huir ni se marcharon de Pamplona tras la supuesta agresión. Además, participaron de modo voluntario en la investigación, se sometieron a las pruebas de ADN, permitieron el registro de sus pertenencias en el coche en el que se desplazaron a Pamplona y entregaron voluntariamente sus teléfonos móviles, precisamente para demostrar que no hubo delito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios