La tala de árboles en Sevilla

Más de 1.600 árboles apeados

  • El Ayuntamiento pretende que no quede ningún ejemplar con riesgo de caída antes de que termine julio

Un operario subido en una grúa poda la parte alta de uno de los árboles que existen en la calle San Pablo. Un operario subido en una grúa poda la parte alta de uno de los árboles que existen en la calle San Pablo.

Un operario subido en una grúa poda la parte alta de uno de los árboles que existen en la calle San Pablo. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 6

El verano y las altas temperaturas son sinónimos de incidencias en el arbolado en mal estado. La hemeroteca de los últimos periodos estivales está repleta de informaciones sobre las caídas de ramas de tamaño considerable. Los más recientes y llamativos tuvieron lugar en la terraza de un bar de Marqués de Nervión (dejó un herido) y en el Patio del León del Real Alcázar (dejó ocho heridos). Más de 1.600 árboles han sido apeados por el servicio de Parques y Jardines desde la llegada de Juan Espadas a la Alcadía. Aún quedan 500 que suponen un riesgo para la población y que son irrecuperables debido a los daños que arrastran. La campaña ya ha comenzado. Raro es el día que no exista algún punto de la ciudad con operarios apeando o talando.

Antes de que termine el mes de julio serán derribados 104 árboles en Nervión, 110 en el distrito Sur, 77 en Bellavista-La Palmera o 47 en Cerro Amate. De acuerdo con los informes técnicos, estos apeos afectan a todo tipo de especies, aunque principalmente se trata de robinias, melias, ulmus, plátanos, fresos y sophoras. Las intervenciones priorizan las zonas con mayor afluencia de personas (especialmente menores) en entornos de plazas, parques infantiles o zonas de veladores; así como en zonas de tránsito como las proximidades de vías peatonales o carriles bici. “Lo primero es incrementar la seguridad de la población y reducir todo lo posible el riesgo de accidentes durante los meses de verano ya que durante los últimos años se han incrementado las caídas de ramas debido al calor”, explicó David Guevara, delegado de Parques y Jardines.

El verano y las altas temperaturas son sinónimos de incidencias en el arbolado

El macrocontrato de las zonas verdes de la ciudad entró en vigor el 1 de marzo. El alcalde es consciente de que el arbolado ha sido un Talón de Aquiles de este mandato. Una carencia de la que ha hecho un frente de batalla el principal partido de la oposición, especialmente desde la llegada de Beltrán Pérez a la portavocía. Ante tal tesitura, el regidor hispalense ha encomendado a uno de sus concejales que haga las veces de coordinador entre los delegados de distrito y las empresas del nuevo contrato. Además de la nueva división territorial, en las adjudicaciones se incluye la obligación de intervenir en el arbolado de los colegios, los huertos urbanos, estanques, zonas de esparcirmiento canino, parterres, medianas y el Parque de Torreblanca, que junto al de la Ranilla y los Jardines del Guadalquivir son zonas de preferente actuación por el mal estado en el que se encuentran.

Mientras los operarios apean esos 500 árboles que restan en situación de riesgo 4 de acuerdo con los informes técnicos el riesgo sigue presente. Hace unos días cayó una rama de grandes dimensiones sobre un velador repleto de personas en la Plaza del Pumarejo. Todo quedó en un susto. Los árboles ya fueron derribados.

Una mujer camina por la calzada debido a que el acerado se encuentra repleto de ramas. Una mujer camina por la calzada debido a que el acerado se encuentra repleto de ramas.

Una mujer camina por la calzada debido a que el acerado se encuentra repleto de ramas. / Antonio Pizarro

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios