Sevilla

El área sanitaria Sur frente al Covid-19: Un puzle hospitalario cada vez más cerca de completarse

  • Es la zona sanitaria más grande de Andalucía y durante la pandemia ha realizado un esfuerzo ejemplar desde el Hospital de Valme como referente junto a 33 centros de salud

La salida de la UCI del último paciente infectado. La salida de la UCI del último paciente infectado.

La salida de la UCI del último paciente infectado. / M. G.

La reorganización del área sanitaria Sur de Sevilla, con el Hospital de Valme como referente, comenzó hace aproximadamente dos meses con la llegada del primer paciente infectado y su ingreso en la planta de Enfermedades Infecciosas. Una unidad entendida como la zona cero del coronavirus y desde donde saldrá el ultimo afectado por la pandemia en este distrito sanitario.

Todavía está pendiente la vuelta a la normalidad de todos los servicios y la despedida de los últimos pacientes ingresados por el virus para completar un puzle, el de la atención médica del área sanitaria mas grande de Andalucía, que durante este tiempo se ha doblegado para dar respuesta a los más de 400.000 ciudadanos a los que da servicio.

La directora gerente del AGS Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja. La directora gerente del AGS Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja.

La directora gerente del AGS Sur de Sevilla, Mª Jesús Pareja. / M. G.

Precisamente desde la complejidad que entraña dar respuesta a una presión asistencial tan numerosa dentro del contexto de una crisis sanitaria mundial, su gerente, María Jesús Pareja, destaca las claves de este trabajo. "La batalla no ha terminado, la lucha continúa, pero lo va a tener difícil con los luchadores del área de gestión sanitaria Sur de Sevilla", afirma con positivismo al tiempo que destaca "el trabajo en equipo, el esfuerzo y la dedicación, la complicidad entre los diferentes servicios clínicos, la empatía con el paciente y su familia, la humanización y la humanidad desde el enfoque solidario hacia los más frágiles y vulnerables junto a la transparencia con la Junta de Personal y la implicación en la seguridad y protección frente al contagio con protocolos internos exhaustivos" como las pautas que han marcado el nuevo modelo sanitario adaptado en esta área sanitaria en los últimos meses.

En ella trabajan 4.100 profesionales que integran la plantilla de todos sus centros asistenciales, el Hospital  de Valme, el Hospital El Tomillar, tres centros periféricos de especialidades y 33 centros de salud de Atención Primaria, que desde el principio de la pandemia se convirtieron en auténticos batallones contra el virus.

En lo que a la atención hospitalaria se refiere, el Valme ha sido el centro neurálgico de la batalla contra el coronavirus, resguardando al Hospital El Tomillar para los pacientes frágiles no Covid. Para ello, el centro se reinventó en tiempo récord a través de un intenso trabajo que ha ido desde el área de Servicios Generales, que hizo posible triplicar la dotación de puestos asistenciales de UCI y la reorganización de espacios para circuitos diferenciados, tanto en las Urgencias (generales y pediátricas) como en el área de hospitalización hasta la subdirección económica, que también ha sido vital en la actuación de coordinación de la logística en torno al material sanitario y de protección junto a una mayor intensificación de las labores de limpieza y desinfección de sus centros, pasando por la atención sanitaria propiamente dicha de los pacientes Covid.

Análisis de muestras en el servicio de Microbiología del Hospital de Valme. Análisis de muestras en el servicio de Microbiología del Hospital de Valme.

Análisis de muestras en el servicio de Microbiología del Hospital de Valme. / M. G.

En este último punto ha sido fundamental la complicidad y coordinación de tres servicios clínicos: Enfermedades Infecciosas y Microbiología, Medicina Interna y Neumología. Una macrounidad que ha consolidado una atención perfectamente organizada para los pacientes afectados, en permanente comunicación con el servicio de Urgencias y UCI, donde han ingresado de los pacientes críticos. En el área diagnóstica, la actividad realizada por los profesionales del Laboratorio de Microbiología es crucial. Aquí se han llevado a cabo refuerzos de guardias presenciales 24 horas para garantizar la mayor presión de actividad y hacer frente al diagnóstico de los test PCR y lectura de test rápidos. En este ámbito, también ha sido esencial la actuación desde el servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología para la atención y estudios realizados a profesionales, además de la puesta en marcha del recurso complementario para la recogida rápida de muestras desde el automóvil. Trabajo al que se ha unido el servicio de Otorrinolaringología en los casos del exudado nasofaríngeo/orofaríngeo.

Profesionales del equipo de Rayos. Profesionales del equipo de Rayos.

Profesionales del equipo de Rayos. / M. G.

Por su parte, también en el área diagnóstica es importante la reestructuración llevada a cabo en su actividad por el servicio de Diagnóstico por la Imagen. Ha priorizado pruebas urgentes para minimizar desplazamientos al hospital y ha sextuplicado la actividad en radiología digital móvil para rentabilizar sus beneficios en pacientes aislados.

En cirugía se han llevado a cabo más de 500 intervenciones oncológicas, no demorables y urgentes salvando la complejidad de circuitos y protocolos de seguridad y con apenas el 61% de quirófanos activos por la disminución de camas programadas destinadas a pacientes Covid. Por su parte, la actividad en consultas externas se ha mantenido activa potenciando en un alto porcentaje la telemedicina y, en los casos más complejos, la atención presencial. También desde el servicio de Farmacia se ha garantizado en todo momento la disponibilidad de los tratamientos farmacológicos a los pacientes sin necesidad de desplazarse al centro. Además desde este servicio hospitalario se han elaborado soluciones hidroalcohólicas, dada su falta de estocaje en la fase aguda de la pandemia.

En el trato con el paciente infectado y hospitalizado, el trabajo proactivo frente al impacto del coronavirus ha llevado al Hospital de Valme a ser pionero en protocolizar desde su servicio de Medicina Física y Rehabilitación la recuperación funcional de los pacientes y prevenir secuelas del periodo de aislamiento hospitalario. A ello se suman otras técnicas innovadoras desde el servicio de Urgencias con un protocolo de ecografía pulmonar que estandariza tanto la exploración como la interpretación en el manejo urgente del paciente covid según su afectación y también desde Salud Mental, con las primeras iniciativas de apoyo emocional para el confinamiento mediante herramientas virtuales. En el servicio de Atención a la Ciudadanía, el hospital promovió un protocolo de información a familiares de pacientes ingresados con Covid-19 al objeto de conciliar el derecho a la información sanitaria con las medidas excepcionales de seguridad, que impiden el acompañamiento y restringen las visitas a los afectados.

Un fisioterapéuta durante el tratamiento a un paciente Covid. Un fisioterapéuta durante el tratamiento a un paciente Covid.

Un fisioterapéuta durante el tratamiento a un paciente Covid. / M. G.

También hay que añadir la pata investigadora, no menos importante. El centro participa en varias líneas de carácter regional, nacional y europeo. Asimismo, en este prisma de actividad incesante, con el reto de quitar protagonismo al efecto Covid-19, los cuidados enfermeros y la labor de todo el colectivo enfermero ha intensificando líneas de humanización ahora más que nunca. Es el caso del programa del Alta Asistida de la enfermería de la UCI donde el equipo que lo ha asistido en críticos lo acompaña hasta la planta para hacer optimizar el proceso de transición asistencial y la elaboración de un cuento para niños en tiempos de Covid por parte de la enfermería pediátrica.

En todo este puzle hospitalario, también es clave la gestión de la organización de los ingresos a través del servicio de Admisión; las tareas de los administrativos en sus diferentes vertientes; la labor imprescindible de los celadores para ingresar y movilizar a los pacientes; las limpiadoras para tener a punto los recursos asistenciales y su desinfección periódica; el personal de mantenimiento para revisar y restaurar las incidencias; los profesionales de la cocina con más de 500 comidas diarias a través de 22 tipos diferentes de dietas terapéuticas o adaptadas a la patología del paciente; los informáticos para proveer de herramientas a los profesionales en el marco del teletrabajo y la telemedicina más los profesionales de seguridad para, con su vigilancia, aportar tranquilidad.

Un médico de Atención primaria en el centro de salud Campo de las Beatas de Alcalá de Guadaíra. Un médico de Atención primaria en el centro de salud Campo de las Beatas de Alcalá de Guadaíra.

Un médico de Atención primaria en el centro de salud Campo de las Beatas de Alcalá de Guadaíra. / M. G.

Sanitarios de la atención urgente mmóvil del área sanitaria Sur de Sevilla. Sanitarios de la atención urgente mmóvil del área sanitaria Sur de Sevilla.

Sanitarios de la atención urgente mmóvil del área sanitaria Sur de Sevilla. / M. G.

Por otro lado, la infraestructura de atención primaria dispone de 33 centros de salud repartidos por los municipios que integran las siguientes Zonas Básicas: Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, Arahal, Las Cabezas de San Juan, Lebrija, Los Palacios, Montellano, Morón de la Frontera y Utrera. Una extensión que camina por varias comarcas sevillanas: Sierra Sur, la Campiña y la Vega del Guadalquivir.

Durante estos más de dos meses todos estos centros sanitarios han estado abiertos y, además de la opción presencial de casos no demorables, se han registrado cerca de 200.000 citas gestionadas en su mayoría a través de consultas telefónicas; se ha llevado a cabo una labor de apoyo sociosanitario a medio centenar de centros residenciales a través de enfermeras gestoras de casos que han tenido un rol principal en el trabajo de seguimiento y evaluación proactivos de mayores dando cobertura a una población censada de 2.075 residentes; se han mantenimiento las urgencias movilizables, que no han visto mermada su demanda y entre los meses de marzo y abril se han rozando las 4.000 activaciones asistenciales; se ha llevado a cabo la realización de test epidemiológicos. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios