Sevilla

El calor extremo pone en jaque los sistemas de climatización del AVE

Trenes AVE en la estación de Santa Justa de Sevilla.

Trenes AVE en la estación de Santa Justa de Sevilla. / José Ángel García

Cuando el calor aprieta en la calle, la sensación de sopor en los medios de transporte se acentúa. Es lo que ha ocurrido en algunos de los trenes AVE que cubren el trayecto entre Sevilla y Madrid recientemente, en plena ola de calor. Durante los días de más afección de las altas temperaturas, se han dado varias incidencias protagonizadas por trenes de la alta velocidad española que, en muchos casos, no están preparados para funcionar por encima de los 40 grados centígrados sostenidos en el tiempo. Así lo ha reconocido estos días de manera oficial la propia operadora Renfe.

Por otro lado, por la propia configuración de los equipos de climatización, otra incidencia en los últimos días ha sido que los aires acondicionados hayan dejado de funcionar . Esto es lo que ocurrió el pasado jueves 14 de julio en, al menos, tres trenes AVE: el de las 14.45 Sevilla-Madrid, el de las 17:00 Madrid- Sevilla, y el de las 18.00. Las quejas de los usuarios no tardaron en saltar a las redes sociales. "En plena ola de calor, un 14 de julio, @Renfe nos ha tenido en el AVE Sevilla-Madrid de las 14:45 horas, sin aire acondicionado, a 40 grados durante todo el trayecto", publicaba una de las afectadas. Por su parte, según otros testigos, los pasajeros del tren de las 14:45 fueron obsequiados por la compañía al salir del tren con un vaso de agua para intentar aliviar el bochorno vivido en el trayecto.

Renfe no explica las razones por las que se están averiando con frecuencia los aires acondicionados de los vagones, pero sí la existencia de un protocolo para tratar de minimizar la afección en los usuarios.

La flota de trenes de la compañía cuenta actualmente con más de 8.500 equipos de climatización. La empresa explica que para su mantenimiento se siguen los protocolos prescritos, así como campañas especiales tanto de cara a verano por la subida de las temperaturas como en otoño para comprobar el buen funcionamiento de los equipos de calefacción, ante las olas de frío y las grandes oscilaciones de temperaturas cada vez más frecuentes a lo largo del año.

La mayor parte de los equipos están preparados para soportar rangos de temperatura entre menos diez y 40 grados centígrados. "Cuando se superan estos límites, los equipos disponen de mecanismos de protección que inhiben el funcionamiento cuando la presión del gas supera unos límites que están directamente vinculados a la temperatura exterior" señalan fuentes de la empresa.

Cuando la climatización deja de funcionar, Renfe activa un protocolo de actuación para tratar de minimizar en lo posible la afectación al cliente. Entre las medidas que se activan de manera inmediata cuando se detecta la incidencia están la reparación de manera inmediata de la avería con el personal disponible a bordo, siempre en contacto permanente con personal técnico. Otros pasos son reubicar a los clientes en plazas disponibles del tren en aquellos coches en los que sí funcione el sistema de refrigeración; solicitar el cambio de material en aquellos casos en los que es viable realizar un transbordo a otro tren; y pedir a Mantenimiento una revisión completa y la reparación en cada uno de los trenes que se detecta una incidencia de este tipo a la llegada del material a base.

"Mantenemos a los clientes informados, a través sobre todo del personal de a bordo y la megafonía, de las medidas que se llevan a cabo durante la incidencia y también de las opciones de reclamación que tienen de acuerdo con las condiciones de viaje establecidas en Renfe. Todas las reclamaciones se pueden realizar a través de la web y en estaciones una vez pasadas 24 horas de la llegada del tren y en un periodo de tres meses", inciden las fuentes de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios