Seguridad

Un camino escolar para evitar los atropellos en la Ronda de la Oliva

  • Urbanismo redacta un proyecto ante la falta de visibilidad en los cruces, la ubicación errónea de los semáforos y la velocidad de los coches

Un hombre cruza indebidamente la Ronda de la Oliva. Un hombre cruza indebidamente la Ronda de la Oliva.

Un hombre cruza indebidamente la Ronda de la Oliva. / Juan Carlos Vázquez

La Ronda Nuestra Señora de la Oliva contará con un camino escolar ante el riesgo que supone para los niños ir a diario desde sus hogares a los distintos centros educativos por los problemas de movilidad e inseguridad que existen en este paseo del Polígono Sur. Antes de que los técnicos tengan terminado el proyecto, la intención del gobierno socialista es que la delegación de Movilidad comience a actuar con la organización del tráfico, semáforos, velocidad, pasos de peatones y zonas de visibilidad; se coloquen bolardos; se desarrolle una acción directa en la rotonda; y la señalización de un itinerario escolar.

Las zonas de actuación. Fuente: Ayuntamiento de Sevilla. Las zonas de actuación. Fuente: Ayuntamiento de Sevilla.

Las zonas de actuación. Fuente: Ayuntamiento de Sevilla. / Dpto. Infografía

Entre las quejas recibidas por el equipo de Juan Espadas se encuentran que existen problemas graves de Movilidad que requieren una intervención urgente como la invisibilidad de los cruces, la falta de regulación, la ubicación errónea de los semáforos, la velocidad excesiva de los coches, o el incumplimiento de las zonas de estacionamiento. Los técnicos entienden que esto pone en peligro el tránsito peatonal, especialmente de los más pequeños, ya que hay cuatro colegios, un centro infantil y otro deportivo. “Tras las conversaciones con los directores, comisionada y distrito es imposible no hacer una propuesta general para Polígono Sur, así como vincular la actuación al plan bici con su ampliación por la Ronda de la Oliva”, reza en un informe de la Gerencia.

El paseo cuenta con unos carriles que son demasiado anchos, lo que provoca que los coches vayan muy rápido; badenes que no se respetan; giros indebidos que causan accidentes; una errónea colocación de semáforos; y falta de visibilidad, señalización y pasos de peatones. En el análisis de los técnicos de Urbanismo aparece que el primer cruce conflictivo es el de la Ronda de la Oliva con la calle Madre de Cristo. Los coches hacen ese giro para acceder al CEIP Manuel Canela porque la alternativa es dar un rodeo. Para evitarlo, se propone un semáforo nuevo y señalización del sentido de circulación. En esta zona hay locales y los coches aparcan en doble y triple fila, por lo que le quita visibilidad al paso de peatones. También estacionan indebidamente al llevar y recoger a los niños del colegio pese a tener una zona habilitada para evitar que se ocupe espacio de la calzada y entorpezca la salida y entrada al centro educa. La propuesta consiste en una señalización vertical, instalar bordillos y multar.

En el entorno del paseo hay cuatro colegios, un centro infantil y otro deportivo

El segundo cruce conflictivo es con la calle Orfebre Cayetano González. “Es un área enorme de calzada por donde cruzan niños y mayores. No hay señalización alguna, ni paso de peatón ni semáforo. Los coches van a gran velocidad”. La recomendación de la Gerencia es incluir una rotonda que no sea muy grande, pasos de peatones anchos y señalética. El tercer cruce problemático es a la altura del centro deportivo. En el informe se detalla que se trata de una curva muy peligrosa donde los coches van muy rápido y el muro del Centro deportivo La Unión- La Oliva quita visibilidad; así como la alineación de coches aparcados y la ausencia de pasos de peatones y señalética. La propuesta es quitar esta fila de aparcamiento, ensanchar la acera y poner pasos de peatones y espejos en la curvatura.

Las salidas de los colegios Fray Bartolomé de las Casas y Manuel Giménez Fernández, y del CEIP Nuestra Señora de La Paz son otras zonas conflictivas debido a que la calzada es muy ancha, los coches alcanzan mucha velocidad y el muro quita visibilidad para el peatón; y no hay ningún árbol ni sombra en la acera Norte. Urbanismo apuesta por reducir la sección de la calzada mediante pintura y bolardos, ensanchar el paso de peatones; y señalética de camino escolar con una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora.

Un repartidor de butano se sube a un vehículo estacionado en doble fila. Un repartidor de butano se sube a un vehículo estacionado en doble fila.

Un repartidor de butano se sube a un vehículo estacionado en doble fila. / Juan Carlos Vázquez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios