Avances Médicos

Cirujanos del Macarena extirpan al año 200 tumores de pulmón con mínima invasión

  • La Unidad de Cirugía Torácica del Virgen Macarena se consolida como referente.

  • El equipo desarrolla técnicas que reducen las complicaciones

Cirujanos del Hospital Macarena durante una intervención. Cirujanos del Hospital Macarena durante una intervención.

Cirujanos del Hospital Macarena durante una intervención. / D. S.

Comentarios 1

La Unidad de Cirugía Torácica del Hospital Macarena, referente internacional en técnicas mínimamente invasivas, extirpa cada año en torno a 200 tumores malignos de pulmón, una enfermedad al alza especialmente entre las mujeres. El 85% de estas intervenciones se realizan a través de técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, que favorecen, en gran medida, la recuperación del paciente, al reducir las complicaciones de la cirugía abierta. “Los pacientes sufren menos dolor, y tras la operación, recuperan antes la calidad de vida”, asevera el doctor Rafael Jiménez Merchán, director de la Unidad de Cirugía Torácica en el Hospital Virgen Macarena.

Incidencias del cáncer de pulmón Incidencias del cáncer de pulmón

Incidencias del cáncer de pulmón / Dpto. de Infografía

“La cirugía es, hoy por hoy, el único tratamiento con intención curativa del cáncer de pulmón”, explica el doctor Miguel Congregado, especialista en Cirugía Torácica y responsable de Calidad y Docencia. La vía de abordaje más frecuente en los quirófanos de esta unidad se denomina VATS, por sus siglas en inglés (Video Assited Thoracic Surgery), o videotoracoscopia, como se conoce en España; es decir, cirugía de mínima invasión. Esta vía de abordaje se utiliza, en la mayoría de los tumores pulmonares, para proceder a la lobectomía, intervención que consiste en la extirpar un lóbulo pulmonar.

“La revista de impacto internacional The Lancet publicó que esta técnica debe ser la primera opción para el tratamiento del cáncer de pulmón en fases iniciales, de acuerdo a la evidencia científica”, recuerda el doctor Congregado.

La técnica, paso a paso

La técnica más frecuente para eliminar el cáncer de pulmón, uno de los más letales, VATS, requiere sólo de dos puertas de entrada (incisiones). “Primero realizamos una incisión de un centímetro en el tórax, por donde introducimos una óptica (una minicámara) que alcanza a la zona a intervenir”, explica el doctor Jiménez Merchán. El siguiente paso de los cirujanos es abrir otra puerta de entrada o incisión justo debajo de la mama o pectoral. “Esta incisión es de tres centímetros, y por ella introducimos el material quirúrgico: unas pinzas especiales; un bisturí ultrasónico; pinzas bipolares, que ayudan a suturar o sellar los tejidos; y una máquina que utilizamos para cortar y grapar”, precisa el doctor Congregado.

Operacion cancer de pulmon Operacion cancer de pulmon

Operacion cancer de pulmon / Dpto. de Infografía

A través de las imágenes captadas por la minicámara, y mediante estos instrumentos quirúrgicos, los cirujanos maniobran en el tórax del paciente para extirpar el tejido pulmonar afectado (lóbulo), sin necesidad de realizar grandes incisiones.

Los pacientes sufren menos dolor, y las estancias en el hospital se limitan a tres días

Antes de entrar en quirófano, los especialistas planifican la intervención mediante las pruebas diagnósticas por imagen previas (PET y TAC, principalmente). La intervención, que requiere unas dos horas de quirófano, reduce la estancia hospitalaria a sólo tres o cuatro días de los pacientes. En la técnica convencional, la cirugía abierta, la estancia hospitalaria de los pacientes se prolonga durante, al menos, diez días”, añade el doctor Congregado.

Durante la intervención los cirujanos extraen el tejido afectado por el tumor a través de una bolsa en la que depositan el lóbulo o lóbulos, si son varios. “Es una bolsa especial para aislar las células cancerosas y evitar que se depositen durante su extracción, y aniden”, explica el especialista.

Una vez extraído el tejido pulmonar del paciente es enviado al Banco de Tumores del hospital universitario para su análisis. El principal riesgo de esta intervención se debe a la delicada situación anatómica de los pulmones, y a las estructuras vitales que los rodean. Los especialistas en quirófano están preparados para reaccionar y reparar posibles daños en venas o arterias vitales durante las maniobras quirúrgicas.

Cirugía en auge

La cirugía torácica mínimamente invasiva aporta enormes ventajas frente a la cirugía abierta: La técnica convencional requiere grandes incisiones en el tórax (unos 20 centímetros), lo que se traduce en el riesgo de que el paciente sufra complicaciones de la herida: infecciones, problemas de cicatrización, dolor muy intenso, dificultad para expectorar y, por lo tanto, retraso de la recuperación y mayor probabilidad de problemas respiratorios y/o cardiacos, entre otras.

El equipo de Cirugía Torácica durante una intervención a través del abordate TAVS. El equipo de Cirugía Torácica durante una intervención a través del abordate TAVS.

El equipo de Cirugía Torácica durante una intervención a través del abordate TAVS. / D. S.

No obstante, la cirugía abierta continúa siendo hoy la técnica de primera opción para determinados casos, que no son susceptibles de ser sometidos a técnicas de mínima invasión debido, entre otras causas, al tamaño del tumor. “Ante tumores muy grandes no podemos acceder a través de la mínima incisión para extraerlos”, añade el director de la unidad hospitalaria.

El desarrollo de la tecnología médica de imagen ha permitido en los últimos años registrar un considerable aumento en el diagnóstico precoz del cáncer de pulmón; es decir, la posibilidad de detectar los tumores más pequeños, lo que permite a los especialistas optar, con mayor frecuencia, por cirugías menos agresivas.

Referentes mundiales

El equipo que dirige el doctor Jiménez Merchán en el Hospital Macarena, integrado por cinco cirujanos y enfermeros especializados, se ha consolidado como referente internacional en la aplicación de la Cirugía Torácica Mínimamente Invasiva.

Ursula Muñoz, Ana Buzón, María José Antúnez, Marta López, Julia González, Joaquín Corrales, Juan Carlos Girón, Rafael Jiménez Merchán, Miguel Congregado y Sergio Moreno, en el acceso principal del Hospital Virgen Macarena. Ursula Muñoz, Ana Buzón, María José Antúnez, Marta López, Julia González, Joaquín Corrales, Juan Carlos Girón, Rafael Jiménez Merchán, Miguel Congregado y Sergio Moreno, en el acceso principal del Hospital Virgen Macarena.

Ursula Muñoz, Ana Buzón, María José Antúnez, Marta López, Julia González, Joaquín Corrales, Juan Carlos Girón, Rafael Jiménez Merchán, Miguel Congregado y Sergio Moreno, en el acceso principal del Hospital Virgen Macarena. / Víctor Rodríguez

Cada año este equipo interviene a unos 450 pacientes, y 200 son casos de tumores malignos de pulmón. Además del área hospitalaria Macarena, este equipo quirúrgico atiende a los pacientes del área Sanitaria Sur de Sevilla (Valme) y de Huelva, cuyos hospitales carecen de Cirugía Torácica. Para ello, de manera periódica, los cirujanos torácicos del Macarena participan en comités de especialistas, a través de videoconferencia, con los equipos hospitalarios de Huelva; y de manera presencial, con los equipos del Valme. Desde hace dos décadas, el equipo del doctor Jiménez Merchán forma y entrena en técnicas quirúrgicas de mínima invasión a especialistas de todo el ámbito nacional y de Latinoamérica.

El equipo del Macarena fue pionero en 1993 en aplicar estas técnicas en cáncer de pulmón

Entre otras iniciativas, este equipo del hospital sevillano se traslada de manera periódica al Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón de Cáceres, que goza de gran reconocimiento internacional. Los cirujanos, durante su curva de aprendizaje y tras la formación de la especialidad, acuden a este centro para entrenarse en las técnicas quirúrgicas, de manera experimental, con animales.

Pioneros

El Hospital Macarena, y sus cirujanos torácicos, fueron pioneros en 1993 en la aplicación de las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, junto a otros especialistas de gran renombre como los doctores Roviaro, en Milán (Italia); y Walker, en Edimburgo (Escocia). “En los primeros años existía mucho rechazo en la comunidad médica a la incorporación de las técnicas mínimamente invasivas en Cirugía Torácica y, durante décadas, fueron pocos los centros que comenzaron a incorporarla”, recuerda el Jiménez Merchán.

Los doctores Rafael Jiménez Merchán y Miguel Congregado. Los doctores Rafael Jiménez Merchán y Miguel Congregado.

Los doctores Rafael Jiménez Merchán y Miguel Congregado. / Victor Rodríguez

En 1993 el doctor Jesús Loscertales dirigía en el Virgen Macarena al equipo de Cirugía Torácica y fue el primero en el ámbito estatal en incorporar la mínima invasión. El resto de las unidades hospitalarias dedicadas a esta especialidad no comenzaron a aplicar la mínima invasión en la cirugía del cáncer de pulmón hasta muchos años después.

Durante este periodo inicial, el equipo de del doctor Loscertales se convirtió en referente mundial y, a fecha de hoy, esta unidad del Macarena se ha consolidado como centro de referencia. Sus cirujanos forman parte, o han formado parte, de los equipos directivos en las principales sociedades científicas dedicadas a esta especialidad, entre las que destacan la Sociedad Española de Cirugía Torácica; la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica; y la Asociación Iberoamericana de Cirugía Torácica, entre otras.

Si en los primeros años las técnicas de mínima invasión se aplicaban en el 10% de los casos, hoy este porcentaje ha crecido hasta el 85% de la cirugías en el tórax. Este aumento se debe a los buenos resultados, con evidencia, que arroja la mínima invasión en Cirugía Torácica, frente a la técnica convencional o abierta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios