Sevilla

Los candados del amor vuelven a Triana

  • Unos 400 cerrojos cuelgan del puente y el Consistorio ha retirado 2.000 en un año

Comentarios 12

El Ayuntamiento de Sevilla no tiene nada que hacer contra los más románticos. Los juramentos de amor eterno que venían haciendo parejas sevillanas y extranjeras han vuelto con más fuerza que nunca este otoño al puente de Triana, a pesar de las retiradas que han sufrido estos símbolos de afecto en el último año por parte del Consistorio. Según el recuento que llevó a cabo ayer este periódico, hay alrededor de 400 candados enganchados nuevamente a las barandas de este monumento que fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1976.

La moda de los candados comenzó en la primavera del año pasado. Algunos jóvenes italianos que vinieron a Sevilla como estudiantes Erasmus trajeron esta costumbre de Roma, inspirados en el libro Tengo ganas de ti de Federico Moccia. Y lo que comenzó siendo una práctica sin importancia se ha terminado por convertir en un rito para los enamorados, que enganchan los cerrojos en las barandas y tiran la llave al río. Se trata de la réplica a distancia de lo que sucede en el puente Milvio, el más antiguo y largo de Roma, donde muchas parejas de enamorados realizan su peculiar rito para jurarse amor.

Aunque en un primer momento el gobierno municipal no consideró como una agresión contra el patrimonio la instalación de los cerrojos, el Consistorio hispalense decidió limpiar por primera vez el puente en septiembre de 2009. Desde entonces, quedó establecido que Infraestructuras para la sostenibilidad eliminaría los cerrojos cada quince días. Sin embargo, fuentes municipales aseguran ahora que esta limpieza no tiene una perioricidad establecida y que sólo se da cuando el distrito Triana avisa de que hay una cantidad importante de candados en el puente. "Desde septiembre del pasado año hemos recogido unos 2.000 candados", afirman desde Infraestructuras.

La última batida tuvo lugar antes de la última celebración de la Velá de Santa Ana, en el mes de julio, por lo que en apenas dos meses y medio el puente se ha visto de nuevo repleto de estos sellos. Su proliferación coincide con el inicio del nuevo curso estudiantil y con la llegada de nuevos estudiantes extranjeros a la ciudad. Desde el distrito Triana declaran que se pedirá de nuevo al Consistorio la retirada de los candados. Ahora queda por ver si después de la nueva limpieza prevista este rito volverá con más auge o, por el contrario, irá perdiendo fuerza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios