Sevilla

"Los católicos deben contribuir con la Iglesia en su declaración"

  • El cardenal alerta de que la Archidiócesis se autofinanciará a partir de ahora

Comentarios 8

El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, alertó ayer durante la presentación del balance económico de la Archidiócesis sevillana en 2007 de la nueva situación a la que la Iglesia de Sevilla tendrá que hacer frente a partir de este año, cuando cambia el modelo de financión tras el acuerdo suscrito el año pasado entre la Conferencia Episcopal y el Estado.

Amigo Vallejo calificó de "situación preocupante en sentido activo" a la que se enfrenta la Archidiócesis, ya que "la Iglesia no va a depender de ayudas externas, tendrá que autofinanciarse para seguir haciendo frente a los retos que tiene en la actualidad".

Por este motivo declaró que "un católico está obligado moralmente a contribuir con la Iglesia en su declaración de la renta", en clara alusión a la necesidad de marcar con una cruz la asignación tributaria. Hasta ahora esta aportación era de un 0,52%, a la que se sumaba la compensación económica del Estado en concepto de desfase. A partir de este año este porcentaje es de un 0,7%, pero no habrá aportación estatal ni la Iglesia estará exenta de pagar el IVA por la construcción de templos ni por la compra de objetos religiosos. Según Manuel Carrasco, miembro del Consejo Económico Diocesano, la eliminación de este privilegio supondrá un 20% más de gastos en las previsiones económicas del próximo año, donde se cuenta ya con un presupuesto de 11,5 millones de euros. Fernando Navarro, miembro también de este consejo, especificó que de este presupuesto, 5,5 millones se destinarán a la finalización del complejo parroquial de San Pío X y a la edificación de dos nuevas parroquias: la de Santa María y San Miguel, en Alcalá de Guadaíra, y la de la barriada sevillana de Las Huertas.

El cardenal siguió insistiendo en que ningún católico "puede dispensarse de la obligación de poner la cruz en su declaración, y menos por cuestiones infantiles como la antipatía hacia su párroco o el cambio de horarios de la misa, ya que sería inaceptable".

El pasado año el Arzobispado de Sevilla movió 8.537.698,05 euros. En esta cantidad no se incluyen los resultados económicos de Cáritas y Manos Unidas, que son organismos autónomos con presupuestos propios. En el caso de Cáritas se destinaron 4,8 millones a atender a los más necesitados. La mayor parte de estos fondos proceden de las aportaciones de los fieles. De este modo, si se suma al balance económico de 2007 los resultados de estas organizaciones benéficas, la contribución voluntaria de los fieles supone el 40% de los ingresos de la Archidiócesis.

Llama la atención que este año no se incluya este dato, cuando en ediciones anteriores sí se ha contado con él. De hecho, en 2006 la contribución aparecía especificada dentro del apartado de aportaciones voluntarias bajo el concepto de "otras instituciones y fieles", con una aportación de 9,3 millones. Tampoco se ha especificado en esta ocasión la contribución de las hermandades, que en 2006 fue de 121.548 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios