Educación

Cinco colegios de Sevilla dejarán de emitir tres toneladas de dióxido de carbono al año

  • Se mejorará la eficiencia energética con la sustitución de las carpinterías y la iluminación

  • Los trabajos se incluyen en la política de lucha contra el cambio climático

El alcalde Juan Espadas y la concejal Adela Castaño durante una visita al CEIP Argote de Molina. El alcalde Juan Espadas y la concejal Adela Castaño durante una visita al CEIP Argote de Molina.

El alcalde Juan Espadas y la concejal Adela Castaño durante una visita al CEIP Argote de Molina. / D. S.

La lucha contra el cambio climático llega al sistema educativo. El Ayuntamiento de Sevilla acometerá los próximos meses obras en cinco colegios para mejorar su eficiencia energética, unos trabajos valorados en casi medio millón de euros y que evitarán que al aire se emitan tres toneladas de dióxido de carbono anuales.

La delegada de Educación, Participación Ciudadana, Igualdad y Coordinación de Distritos, Adela Castaño, ha presentado este jueves dichos trabajos, que serán dirigidos por el Área de Obra Pública Municipal y cuya licitación ya ha sido aprobada. El presupuesto, al detalle, es de 472.473 euros, una inversión cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, dentro del programa operativo de crecimiento sostenible para el sexenio 2014/20. 

Los colegios donde se desarrollarán estas mejoras son el CEIP Blas Infante (Distrito Macarena) y María Zambrano, Adriano, Argote de Molina y Buenavista, en el Distrito Norte. En el primero de ellos se cambiarán las carpinterías de las fachadas, en las que se sustituirán las persianas actuales por lamas de protección solar. El acristalamiento será reforzado para contribuir a un mayor aislamiento térmico. Las celosías que ahora se instalen serán de aluminio lacado. La obra tiene una duración estimada de tres meses y medio, sin que afecte al desarrollo de las clases presenciales. Se prevé que con esta intervención se ahorre en el consumo de gas natural un 10,69% y en luz para refrigeración, un 3,52%. Por tanto, se dejarán de emitir al aire unos 8.769 kilos de dióxido de carbono al año. 

Una actuación similar será la que se lleve a cabo en el CEIP María de Zambrano, aunque en este colegio los trabajos se centrarán más en las aulas. Los ahorros serán del 5,62% en gas natural y del 1,96% en luz para la refrigeración, lo que permitirá reducir las emisiones de dióxido de carbono en 3.000 kilos anuales. 

Sustitución de la iluminación actual

En el resto de centros de Infantil y Primaria los trabajos se ceñirán a la sustitución de la iluminación actual, que será reemplazada por tecnología LED, la cual será controlada y regulada mediante sensores individuales que reducen o incrementan la intensidad lumínica en función de la cantidad de luz natural que entra en los edificios educativos. 

Así, en el CEIP Argote de Molina se prevé que el ahorro energético alcance los 21.770 kilowatios hora (kwh), con una reducción de dióxido de carbono al año del 84,32%. En el CEIP Adriano la reducción será de 4.460 kwh y una disminución del gas contaminante del 69,71%. En el Buenavista el ahorro llegará a los 1.506 kwh y una merma de contaminación del 75%. 

Todos estos proyectos cuentan con una auditoría energética, que persigue la rebaja en la factura de la electricidad y el gas, en función de los compromisos adquiridos en la lucha contra el cambio climático, el plan de acción por el clima y la declaración de emergencia climática aprobada por el Pleno. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios