Empleo El Ayuntamiento de Sevilla oferta más de 280 puestos de trabajo

Educación

13 colegios de Sevilla tendrán comedor con cocina propia el próximo curso

  • Cinco estarán en la capital y ocho en la provincia

  • Se instalarán en centros que cuentan con espacio suficiente y un número de comensales elevado

Marta Escrivá durante su visita al CEIP Capitán General Julio Coloma Gallegos.

Marta Escrivá durante su visita al CEIP Capitán General Julio Coloma Gallegos. / Juan Carlos Vázquez

El próximo curso serán 13 colegios sevillanos los que cuenten con cocina propia en el comedor. Es una de las novedades que ha anunciado este martes la delegada territorial de Educación, Marta Escrivá, durante la visita al CEIP Capitán General Julio Coloma Gallegos, uno de los centros que abandonará la línea fría de catering en este servicio. 

De los colegios que dispondrán de cocina propia, cinco se encuentran en la capital y ocho en la provincia. En la ciudad hispalense son, además del referido antes, el CEIP Marie Curie, Jardines del Valle, Isbilya y Azahares. 

Respecto a los de la provincia, contarán con cocina propia en el comedor los colegios Joaquín García y Los Cercadillos, en Alcalá de Guadaíra; Olivar de Quintos, en Dos Hermanas; Cerro Alto, en Espartinas; Miguel Hernández y Malala, en Mairena del Aljarafe; José Payán Garrido, en San Juan de Aznalfarache; y S.A.R. Infanta Leonor, en Tomares. 

Estos centros forman parte de un programa piloto, el cual se desarrolla tras la petición realizada al grupo parlamentario de Cs durante la comisión de Educación, en la que se propone la sustitución paulatina de la linea fría de catering por las cocinas propias en los comedores escolares. 

Una experiencia piloto

En este sentido, Marta Escrivá reconoce que muchas asociaciones de padres de alumnos (AMPA) están interesadas en dicho cambio y que bastantes "se han quedado con las ganas". "Se trata de una experiencia piloto. Tenemos que valorar los resultados y en función de ello extender este sistema a más colegios", refiere la delegada territorial de Educación. 

Para la elección de los centros participantes en esta "experiencia" se han tenido en cuenta varios factores. En primer lugar, que la comunidad educativa de cada uno de ellos estuviera conforme con el cambio, después que sus instalaciones sean lo suficientemente amplias para albergar una cocina (30 metros cuadrados como mínimo para instalar el nuevo equipamiento), y por último, que tuviera un volumen importante de comensales (150 al menos). Todos estos criterios los cumplen los colegios elegidos. 

Más sabor y olor

Según los expertos, la cocina propia en los comedores escolares es más "aconsejable" que la línea fría por diversos motivos. Uno de ellos concierne al sabor. "Aunque la comida en línea fría cumple los requisitos sanitarios, no sabe igual un plato que está acabado de cocinar que otro que puede llevar varios días congelado", refiere Escrivá, que apunta a otro aspecto importante: el olor. "Antes en los colegios, al acabar las clases, olía a comida, lo que abre el apetito de los niños, algo que es muy importante para realizar un buen almuerzo y desarrollar el sentido olfativo", añade. 

Las empresas de catering serán las encargadas de gestionar estas cocinas, una decisión que obedece a la dificultad burocrática que supone contar con personal propio para dicho servicio, especialmente, en lo que concierne a las sustituciones. 

Para concurrir a esta licitación se tendrán en cuenta los criterios de solvencia y de habilitación empresarial. El promedio de inversión por centro es de 50.000 euros, que correrá a cargo del contratista, el cual dispondrá de cinco años para amortizar esta cantidad. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios