Coronavirus Sevilla Las universidades se reactivan: Aulas de reciclaje y departamentos de I+D+I para pymes

  • Los equipos rectores de la Universidad de Sevilla y la Pablo de Olavide se alían con el Ayuntamiento para ofrecer su conocimiento y alternativas reales y a corto plazo que ayuden a arrancar la maquinaria económica en la capital

Aula universitaria.

Aula universitaria.

Dice el doctor Guillermo Antiñolo que cambiar el modelo productivo ha dejado de ser una opción. La crisis del Covid-19 obliga. Visto de otra forma, brinda ahora la oportunidad de asentar las bases de la economía local en otros pilares, sin perder tiempo. Contra el reloj trabaja ya el Ayuntamiento de Sevilla que tendrá que tomar (de hecho ya lo está haciendo) decisiones rápidas y eficaces para sacar a la ciudad del coma inducido en el que el confinamiento ha metido a la economía. Los ayuntamientos serán los encargados de suministrar la anestesia, que son medidas para proteger las rentas y reactivar el tejido productivo, para evitar posibles rebotes. Y será el gobierno municipal el que tenga que escribir este nuevo relato para el que ha pedido opinión a la sociedad civil sevillana. Entre otros agentes, en esta batalla de ideas es clave la Universidad que no sólo puede aportar su conocimiento, también herramientas.

En esta línea, representantes de la Universidad de Sevilla y de la Pablo de Olavide han participado en la primera sesión de la comisión no permanente creada para reactivar la economía sevillana. Y, al margen de principios, ya hay una batería de propuestas reales y realizables que han puesto al servicio del Ayuntamiento de Sevilla. Dicha sesión, que inauguró el doctor Antiñolo como representante del área sanitaria de la capital, ha fijado algunas medidas a corto plazo, además de otras a medio y largo, que las instituciones universitarias están dispuestas ya a poner en marcha, conscientes del actual y complicado escenario y convencidas de que hay que crear un “ecosistema” con un mínimo de tres patas: la Universidad, el Ayuntamiento y el tejido empresarial, al que pueden ir sumándose otros agentes que aporten soluciones.

Desde la Universidad de Sevilla  éstas pasan por el desarrollo de políticas activas de empleo.  “Antes de la crisis en Sevilla había un bloque importante de personas que tenían trabajo pero que contaban con una escasa cualificación. Y también existía una reducida demanda de trabajo cualificado, a pesar de que había también muchas personas con alta formación, un desequilibrio bastante relevante . Nuestro tejido productivo estaba constituido por pymes, empresas de pequeño tamaño con dificultades para formar a sus plantillas o gestionar su futuro con otros modelos”, explica  Carmen Barroso, vicerrectora de planificación estratégica de la Hispalense.

Carmen Barroso. Carmen Barroso.

Carmen Barroso.

Las propuestas de esta universidad a corto plazo son claras: hay que facilitar la formación, reciclar a los trabajadores y potenciar las spin off, esto es,  iniciativas empresariales promovidas por miembros de la comunidad universitaria. “Pondremos un recurso valioso como es el conocimiento a disposición de la ciudad”, comenta.

La primera alternativa pasa por generar módulos de formación virtual que pueden articularse a través del Centro de Formación permanente de la Universidad. La pandemia ha obligado a actualizar la docencia y adaptarla a las nuevas herramientas virtuales con acierto y flexibilidad, algo que permitirá también, según la US, reciclar trabajadores en poco tiempo y con facilidades. Muchos de los que operaban en el ámbito de los servicios y el turismo van a tener que reinventarse. “Creo que es un recurso importante para las pymes que, en muchos casos, hasta desconocen qué es concepto fondo de maniobra”, comenta Barroso.

La tercera propuesta a corto plazo es la de potenciar las spin off para explotar los recursos locales de la ciudad. “A través del conomiento que tenemos en los equipos de investigación podemos ayudar a la ciudad a sacar a la luz esos recursos locales que  hasta ahora no han estado suficientemente explotados". Estas iniciativas contribuirán también a incrementar la demanda de trabajo cualificado y desarrollar nuevas tecnologías y empleo de calidad.

Confianza en la labor de las ‘spin-off’ y en una enseñanza universitaria que puede ser dual

A medio y largo plazo, las propuestas de la US se orientan a mantener la formación permanente, identificar sectores emergentes que permitan reconfigurar el modelo económico que ahora se basa en el turismo y los servicios básicamente y, a continuación, poner en marcha star up, esto es, empresas innovadoras que desarrollen y comercialicen productos nuevos. Y, en definitiva, trabajar en un modelo de innovación abierta, un modelo de gestión de la innovación basado en la colaboración con personas y entidades externas a la empresa.

Vicente Guzmán. Vicente Guzmán.

Vicente Guzmán. / Juan Carlos Vázquez

La Universidad de Sevilla está convencida de que es la filosofía que debe regir ese nuevo ecosistema.  Vicente Guzmán, rector de la Olavide, coincide en que hay que construir una alianza con las administraciones públicas y el tejido empresarial para afrontar una crisis que no es sólo sanitaria, también la económica, la social y la emocional. Cuatro en una, y todas requieren de una respuesta razonable y lo más rápida posible.  “Lo primero que tienen que hacer las universidades es contribuir a diseñar el mejor plan posible sanitario para evitar que el confinamiento vuelva”, comenta Guzmán, que advierte que otro confinamiento  destrozaría las estrategias que se adopten para superar cualquier de las otras tres crisis.

Luego hay otras medidas a corto plazo: “Las universidades podrían convertirse en departamentos de I+D+I de la pequeña y mediana empresa”, comenta el rector de la Olavide, institución que ya viene trabajando desde hace un tiempo con experiencias en pymes para ayudarles a cambiar su modelo de negocio y desarrollar herramientas que serán claves en la nueva era de la inteligencia artificial, por ejemplo, para comercio online.  “Hay oportunidad para los sectores tradicionales que pueden adaptarse y seguir creando empleo”, añade el rector.

Desde la Olavide salen otras propuestas, como potenciar los programas de formación permanente tal  como apuntan también desde la Hispalense. Y se hace hincapié en la necesidad de formar a personas que puedan ayudar a otras, sobre todo, en temas sociales y emocionales. En esta línea, Guzmán pone al servicio del Ayuntamiento la red de voluntariado de su universidad.

La apuesta de la Olavide es por un plan de emprendimiento conjunto. Y por abrir debates acerca de la necesidad de revisar el modelo de enseñanza. “Hay que conectar los ciclos y contribuir a que las personas estén preparadas para  mejorar el tejido productivo, algunas lo harán a través de la FP pero quizás también con dos años de estudio hay quienes se podrían ir incorporando al mercado, la enseñanza universitaria puede ser también dual”, apunta Guzmán.

El rector lanza otro debate sobre el modelo impositivo y pone a disposición del Ayuntamiento de Sevilla los expertos de la Olavide para estudiar cómo pueden gestionar mejor sus recursos las administraciones públicas con una merma de impuestos e ingresos que ya es evidente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios