Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus Sevilla "No queremos ser héroes, sólo poder hacer bien nuestro trabajo"

  • Personal de Enfermería del Hospital Macarena denuncia la falta de medios y cambios de criterios y lamenta la distinta dotación con respecto a otros hospitales de Sevilla

Enfermeras en un centro hospitalario. Enfermeras en un centro hospitalario.

Enfermeras en un centro hospitalario. / EFE

Trabajan en la UCI del Hospital Macarena de Sevilla como personal de Enfermería y piden expresamente que protejan sus datos. No quieren ningún protagonismo ni tampoco una polémica gratuita, sólo denunciar una situación grave que les pone ante la siguiente tesitura: "Un paciente con coronavirus, positivo, está en un box y necesita tu atención pero no tienes material de protección para entrar, ¿qué hacemos?"  Probablemente todos tienen clara la respuesta, pero reclaman que se unifiquen los criterios de actuación o, lo que sería lo conveniente, que se dote de recursos a las unidades.

La situación se repite desde la semana pasada. "Nosotros no queremos ser héroes, sólo hacer bien nuestro trabajo", comentan los enfermeros tras responder a la gratitud de muchas personas que aplauden y agradecen su labor en esta complicada emergencia sanitaria.

Cuando empezaron a llegar los primeros pacientes a la UCI del Macarena, hace dos semanas, todo era distinto. Había equipos, los conocidos como epis, un pack que incluye bata impermeable, gafas, gorro, papis y mascarilla adecuada, tipo ffp3 (la necesaria para entubar o para maniobras donde se generan aerosoles, gotas en suspensión). "Pensando los primeros días que este material podría empezar a escasear preguntamos si podíamos usar las de quirófano y nos dijeron que no, que ésas no eran impermeables", comenta una enfermera, indignada, pues, días después, la respuesta que recibió ante la falta de material fue "usa las batas de quirófano y si necesitas mascarilla ffp3, como no hay, ponte una ffp2 y una quirúrgica encima".  Algunas enfermeras buscan soluciones colocando delantales impermeables sobre sus faldas para reforzar la protección.

"Cuando faltaron los equipos nos dieron una bata de quirófano y una mascarilla ffp2 por profesional y turno para que encima nos pongamos otra quirúrgica"

La situación, según denuncian, se ha ido agravando hasta el punto de que no sólo no cuentan con el material adecuado, sino que éste está limitado: "Las mascarillas que tenemos, las ffp2, son de usar y tirar y ahora sólo tenemos una por profesional y turno", lamentan, advirtiendo que la mera manipulación de éstas, cada vez que se la quitan y vuelven a colocar, puede contaminarlos. "Y ya no sólo a mí, sino a mi familia o alguien que se me acerque demasiado en el supermercado", añaden.

La indignación de los enfermeros se eleva exponencialmente cuando, además, reciben noticias de compañeros de otros hospitales de la capital que sí tienen el material oportuno. "¿Dónde está el fallo? ¿En qué momento se ha roto la cadena?", se preguntan, insistiendo en que ellos no entienden de gestión, sólo quieren prestar su servicio con garantías. "Y por ahora nadie nos ha hecho ni siquiera un test, podemos ser positivos y no tener síntomas y eso supone un riesgo enorme", añade una enfermera.

"Nadie nos ha hecho por ahora test, podemos ser positivos y no saberlo"

La presión y el mayor volumen de trabajo que están desarrollando estos días no ayuda. Según comentan, hasta esta semana en la UCI del Macarena lo habitual es que hubiera un enfermero por cada paciente, pero aseguran que en algún turno ya la ratio se ha duplicado. "Es verdad que estamos recibiendo refuerzos pero, en muchos casos, son profesionales sin experiencia en UCI y a los que no podemos atender tampoco cuando tienen dudas, no nos podemos parar a enseñarlos, ni entrar en su box si no tengo material, esto nos está obligando a realizar a veces nuestro trabajo y de otro compañero para ahorrar pasos y evitar que otra persona tenga que usar su equipo", explican los enfermeros. 

"Tenemos refuerzos pero en muchas ocasiones son profesionales sin experiencia en UCI y no podemos pararnos para enseñarles"

Sólo la rutina de quitarse el equipo de protección requiere de la asistencia de otro enfermero, el compañero espejo le llaman, que controla que el profesional no cometa ningún error. "Además, siempre necesitamos que haya alguien pendiente fuera del box por lo que podamos necesitar", añaden.

En lo que todos coinciden es en que todo esto es nuevo. Los protocolos, las rutinas..., todo ha cambiado y lo sigue haciendo en cuestión de horas. Y, dada la falta de medios, todos ven necesario que se unifiquen criterios para que sepan cómo actuar en cualquier momento. "No entendemos qué está pasando y nadie lo explica", comentan justificando el interés de que esta situación que están viviendo por la epidemia del coronavirus salga a la luz con la esperanza de que se encuentren soluciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios