El impacto de la tercera ola de coronavirus en el Virgen del Rocío "Lo que vemos ahora en Urgencias es mucha agrupación familiar en los positivos"

  • El jefe de servicio del Virgen del Rocío alerta del impacto de las fiestas navideñas en el aumento de las hospitalizaciones y advierte de casi el doble de pacientes en apenas 10 días

  • El centro ya ha suspendido la cirugía programada que requiere ingreso y empieza a desalojar plantas para dedicarlas a los enfermos Covid

Dos sanitarios bajan en camilla a un paciente a las puertas de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío.

Dos sanitarios bajan en camilla a un paciente a las puertas de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. / José Ángel García

Es un indicador anticipatorio y lo que anticipa no es bueno. Las urgencias hospitalarias empiezan a multiplicar la llegada de pacientes con patologías respiratorias y eso sólo puede ser consecuencia de un aumento de contagios, que, lamentablemente, está desembocando en un incremento progresivo en el número de ingresos.

Como el que asiste a la crónica de una muerte anunciada, los profesionales sanitarios tenían asumido que esta situación iba a llegar. Ya alertaron al inicio de las fiestas navideñas de las consecuencias que podía tener celebrar la Navidad sin respetar todas las medidas de prevención del Covid-19. Una vez pasadas estas fechas, ahora los facultativos estallan al ver el volumen de positivos de coronavirus que detectan en sus jornadas de trabajo.

El jefe del servicio de Urgencias, Claudio Bueno. El jefe del servicio de Urgencias, Claudio Bueno.

El jefe del servicio de Urgencias, Claudio Bueno. / H. U. V. R.

"Si a a finales de año llegaba una media de 30 pacientes al circuito de respiratorio, a principios de enero pasamos a 50 más o menos y llevamos ya varios días que estamos en torno a 70", afirma Claudio Bueno, jefe del servicio de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío, que, por puntualizar, asegura que el mayor impacto se está dando aproximadamente desde el 9 de enero, "coincidiendo con el cumplimiento de los 14 días desde el 24 de diciembre", matiza.

Para el facultativo, igual que para todos, la relajación de las medidas de restrictivas de cara a la Navidad, las cenas en familia y la celebración de fiestas de Nochevieja tienen mucho que ver con la situación a la que hemos desembocado apenas 15 días después de la llegada del esperado 2021. "Sabemos que cuando las medidas se ponen en marcha se reducen los casos y cuando se relajan se disparan. Es algo que desgraciadamente ya sabemos. Sospechamos que las reuniones familiares tienen mucho que ver con la situación actual. De hecho estamos viendo mucha agrupación familiar en los contagios que se confirman. Es muy llamativo que cuando confirmamos un positivo detrás de él se dan casos en muchos otros familiares y eso me imagino que viene de las comidas navideñas, ya que se está dando con más frecuencias que en las otras olas", afirma. 

Hay otros indicadores que hacen presagiar que lo peor está por venir. La positividad de las pruebas diagnósticas, que no debe superar el 5% según los criterios epidemiológicos, se encuentra ya , según el facultativo, en el 20% en las urgencias del principal centro hospitalario de Sevilla y Andalucía. "Acabamos el año con un 5 ó 6% de PCR positivas y en muy poco tiempo hemos llegado al 20% que es cuando empiezan a dispararse los positivos y aumentan los ingresos", señala Bueno.

Un cartel alerta del alto riesgo de Covid en los accesos a la zona de patologías respiratorias de las Urgencias. Un cartel alerta del alto riesgo de Covid en los accesos a la zona de patologías respiratorias de las Urgencias.

Un cartel alerta del alto riesgo de Covid en los accesos a la zona de patologías respiratorias de las Urgencias. / H. U. V. R.

Y ese proceso es progresivo. En un pico de contagio, durante la primera semana se ve el incremento de las urgencias y la hospitalización. Y entre diez y doce días después empieza a aumentar la ocupación de las UCI. En este punto, el doctor se aventura a comparar el momento actual con el de principios de octubre cuando empezó a estallar la segunda ola del Covid en Sevilla. "Tiene pinta de que estemos en un momento similar porque el número de ingresos casi se ha duplicado en diez días. A principios de diciembre teníamos unos 60 hospitalizados, después se bajó hasta 30 ó 40 y ahora mismo estamos en torno a 80. Por darle fechas exactas, le comento que el día 26 de diciembre estábamos en 35 ingresos y actualmente rondamos los 80. Y me consta en que en la UCI también se ha casi duplicado el número de enfermos desde principios del mes pasado. Cuando se empieza esa escalada, el número de ingresos acaba disparándose", concreta.

Conocedores de las dificultades que plantea en el día a día hospitalario la explosión de ingresos por Covid, y partiendo de las dos experiencias anteriores, el médico de Urgencias confirma que en el centro ya se están empezando a tomar medidas y activando nuevas fases del plan de contingencia. "Se está empezando ya a desalojar plantas para dedicarlas a los pacientes Covid y, aunque de momento mantenemos una actividad quirúrgica adecuada, sí es verdad que se está empezando a revisar cada caso viendo las necesidades que se van teniendo en el centro prácticamente cada día y que sólo se mantiene la programada que no requiere ingreso así como las urgentes u oncológicas", relata.

Es verdad que ahora no se parte de cero, que hay enseñanzas de estos once meses en la trinchera sanitaria que ya están incorporadas. "La diferencia con otras olas es que eso ya lo tenemos bastante rodado. El cómo activar los planes de contingencia, aunque siempre es un proceso difícil porque es estresante el volverte a ver en esa situación porque pone en tensión a todo el hospital, es algo que ya conocemos bien. Procuramos siempre ir un poco por delante, previniendo, antes de llegar a la saturación", destaca

No obstante, también influye en esta tercera ola que enero es un mes complicado siempre en las Urgencia, lo que contribuye a que la tormenta sea perfecta. "Enero es siempre un mes difícil en nuestro servicio por dos razones. Primero porque siempre ha sido el mes de la epidemia de gripe, aunque este año por suerte no tenemos; y, segundo, porque el frío también tiene sus patologías específicas al margen de las infecciones víricas. Los pacientes cardíacos o los respiratorios, por ejemplo, son los que más agudizan sus problemas en esta fecha", aclara. 

Tras casi un año de lucha contra el virus, la sensación que le queda al facultativo va desde la "desilusión" a la "resignación". "Es muy desilusionante tener que volver otra vez a enfrentarnos a unos episodios asistenciales en los que ya sabemos que se pasan momentos realmente difíciles, tanto por el propio reto profesional como por las situaciones que se viven que te llegan a tocar un poco los sentimientos. Pero no nos queda otra que entrar en la mentalidad de que estamos en otra nueva ola y ponernos en situación y, por supuesto, seguir recordando la importancia que tiene cumplir con las medidas que se adoptan para frenar la expansión del virus porque por lo menos hasta que la vacunación avance es lo único que hemos comprobado que surte efecto", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios