Contenido ofrecido por Universidad Pablo de Olavide

“La credibilidad periodística es la suma de la decencia, del tiempo y de la valentía”

  • Antonio García Ferreras, director de La Sexta, ha declarado que “la religión del periodismo es la decencia, y eso es lo que debe ser sagrado”

Antonio García Ferreras. Antonio García Ferreras.

Antonio García Ferreras.

El periodismo en el que yo creo no se levanta por las mañanas para hacer amigos, por lo tanto, la convivencia no tiende a ser fácil. Si apuestas por un periodismo crítico e incómodo, las tensiones surgirán inevitablemente, con todos los partidos políticos sin excepción”. Son declaraciones de Antonio García Ferreras, director de La Sexta y del programa Al rojo vivo, quien ayer impartió la conferencia de clausura del curso de verano Periodismo y política. ¿Poder, contrapoder o connivencia? en la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.

En esta relación entre poder y periodismo, a veces puede llegar a parecer que hay periodistas que, más que periodistas, son políticos defendiendo los intereses de un determinado partido, por lo que la ética periodística puede quedar en entredicho. A este respecto, Ferreras consideró que “la religión del periodismo es la decencia, y eso es lo que debe ser sagrado. Sin duda, es una profesión poderosa, formada también por gente vulnerable”. Aunque a veces existan puertas giratorias entre el periodismo y la política, “algo que ocurre ahora y ha ocurrido a lo largo de la historia, y no siempre se debe a razones espurias”.

En casos así, puede llegar a ponerse en tela de juicio la objetividad y la credibilidad periodística, pilares básicos de esta profesión: “La credibilidad es la suma de la decencia, del tiempo y de la valentía. Mi objetividad pasa por ser rigurosamente honesto y rigurosamente objetivo”, apuntó el periodista. La precariedad laboral por la que atraviesan los periodistas también influye en toda esta problemática, “algo terrible”, enjuició el director de La Sexta, quien consideró que esta difícil situación incrementa la fragilidad y la vulnerabilidad de los profesionales. En este sentido, afirmó que “la fortaleza económica de las empresas periodísticas y las buenas condiciones laborales contribuyen a una mayor independencia de los medios de comunicación. La crisis ha golpeado y agrietado esa fortaleza”.

Intervención del periodista de la Sexta. Intervención del periodista de la Sexta.

Intervención del periodista de la Sexta.

Aun así, García Ferreras sigue apostando por el periodismo independiente, incluso dentro de los grandes grupos de comunicación: “No digo que sea fácil, pero hay pruebas evidentes de ello, y también de lo contrario”, al tiempo que aseguró que algunos grandes medios han sufrido las consecuencias e importantes quebraderos de cabeza por defender ese tipo de periodismo.

En la actualidad, el balance de resultados y la guerra de las audiencias son elementos importantes a tener en cuenta en las redacciones, por lo que el director de la cadena admite que son un condicionante importante, sobre todo en los medios de comunicación privados. A pesar de ello, García Ferreras declaró que “personalmente llevo años intentando inmunizarme respecto a las audiencias para intentar hacer una televisión informativa más allá de esos datos y de la obsesión y distorsión que pueden provocar”. Lo cierto es que el periodista, que actualmente trabaja en el medio televisivo, pensaba hace muchos años que nunca iba a sentirse tan realizado como lo fue en Sarajevo, Ruanda, El Congo o Haití; sin embargo, “los últimos años han sido periodísticamente brutales y apasionantes. Y siempre con un micrófono”, manifestó.

Por último, y en relación al futuro que le vaticina al periodismo, el director de Al rojo vivo ha declarado que “es el momento de no olvidar que esta profesión puede ser mejor de lo que creemos”. Y ha dado una clave: no rendirse jamás.