Sevilla

El cuarto implicado declara que el Pollino lo llamó para "asustar" al turco

  • Este sospechoso, también en prisión, alega que se marchó al ver a la novia y a su hija de seis años

Comentarios 2

El cuarto implicado en el triple crimen de Dos Hermanas aseguró a la juez que el asesino confeso, Ricardo García Hernández, el Pollino, contactó con él para "darle un susto" al turco Mehmet Demir, quien supuestamente le habría amenazado porque el Pollino tenía con él una deuda de 30.000 euros por un asunto de drogas, según explicaron a este periódico fuentes de la investigación. Así lo declaró el cuarto implicado cuando compareció ante la juez de Instrucción número 19 de Sevilla, tras haber sido detenido el pasado 18 de octubre en relación con los asesinatos de Mehmet Demir, de 55 años, de su compañera sentimental, Sandra Capitán, de 26, y de la hija de ésta, Lucía Begines Capitán, de sólo seis años.

Este cuarto sospechoso, un hombre de 39 años y que tiene antecedentes por un delito de robo con fuerza, está en prisión acusado de los mismos delitos de asesinato y detención ilegal que los otros tres investigados: el Pollino, su mujer, y el padre del primero, todos ellos del clan conocido como los Cabos.

Según la versión ofrecida por este cuarto implicado a la juez, el Pollino se puso en contacto con él a través de una joven -que también ha sido imputada, aunque por un delito de tráfico de drogas-, con la finalidad de que le diera "un susto" al turco Mehmet Demir, que estaba vinculado al tráfico de drogas desde el año 1991, cuando fue detenido en Madrid en relación con la organización de su compatriota Urfi Cetinkaya, el Paralítico, considerado como uno de los cabecillas de la mafia turca y que se había desplazado a España para supervisar un negocio de 45 kilos de heroína.

El cuarto detenido relató a la juez que cuando vio que además del turco se encontraban la joven Sandra Capitán y su hija, se marchó sin saber lo que les ocurrió con posterioridad a estas personas, cuyos cadáveres fueron recuperados en la madrugada del 2 de octubre en una vivienda de la barriada de Cerro Blanco, enterrados en sosa cáustica y bajo una losa de hormigón en un pozo de la casa. Tras escuchar su testimonio, la juez decidió enviarlo a prisión, con los mismos cargos que los otros tres sospechosos.

La juez de Instrucción número 19 de Sevilla, Ana Escribano, que mantiene la investigación bajo secreto de sumario, también ha tomado en los últimos días declaración a varios testigos relacionados con el triple asesinato.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios