Turismo

¿Cuánto costó la cumbre de Obama en Sevilla?

  • El Ayuntamiento aportó 1,7 millones para los gastos de organización, pero Fibes obtuvo un beneficio de 400.000 euros. ¿Cuáles son las cuentas?

  • El coste total se estima en 4 millones de dólares, sufragados por otras administraciones y patrocinadores privados

  • El impacto por la publicidad de la cita mundial de la WTTC se estima en 20 millones de euros para Sevilla

Obama, en el Alcázar junto a Juan Espadas y Antonio Muñoz.

Obama, en el Alcázar junto a Juan Espadas y Antonio Muñoz. / Ayuntamiento de Sevilla

El caché del ex presidente de EEUU Barack Obama sigue siendo un misterio por desvelar. Pero el balance económico que supuso a las arcas municipales, esto es, a todos los sevillanos, la celebración de la cumbre mundial del turismo en Sevilla el pasado mes de abril sí se conoce. Según ha podido saber este periódico, la organización de esta importante cita, que tuvo como uno de sus ponentes al carismático político americano y cuya oportunidad para Sevilla fue cuestionada por algunos sectores, supuso un coste total de 4 millones de dólares (unos 3,5 millones de euros) que fueron aportados entre el Ayuntamiento de Sevilla, la Diputación provincial, la Junta de Andalucía, el Gobierno central y patrocinadores privados. Estos últimos fueron los encargados de afrontar la factura de Obama, según se ha confirmado tanto desde el Ayuntamiento de Sevilla como desde el propio organismo promotor, el World Travel & Tourism Council (WTTC), que agrupa al lobby internacional de la industria turística. 

En total, la aportación de la ciudad supuso en torno al 40% del coste del evento. El Ayuntamiento sufragó 1,7 millones de euros. La cifra, así como su pago en dos anualidades de 862.000 euros, se estipuló en el contrato firmado con el WTTC en abril de 2018, un año antes de la cita. El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó inicialmente en junio de 2018 la modificación presupuestaria mediante la concesión de un crédito extraordinario para cubrir la aportación de 2018, por importe de 907.500 euros. Y en esa fecha la Hacienda municipal ya había autorizado el gasto futuro para el importe necesario de la anualidad del 2019.

Estos importes se destinaron a los gastos de organización: el pago del canon de ocupación del Palacio de Congresos, el alquiler de los interiores, el parking... Pero como estos servicios se contrataron con Fibes, donde discurrió la cita, al margen de las reuniones puntuales en otros escenarios de la ciudad, la operación resultó rentable, pues la empresa del Palacio de Congresos ingresó 1,7 millones de euros, pero sólo gastó en contratos externos 1,3 millones. Un montante que sirvió para afrontar los gastos de promoción directa: publicidad, imprenta, viajes, relaciones públicas y acciones promocionales varias; y también para los gastos externos del montaje: seguros, limpieza, vigilancia, comidas, servicio médico, contratación de azafatas y montajes y suministros necesarios para toda la infraestructura del congreso, entre otros aspectos.

La WTTC solicitó 100 vuelos de ida y vuelta y 1.800 noches de hotel con desayuno y wifi

El contrato firmado recogía un control y supervisión muy directa de la WTTC, que impuso sus condiciones sobre los aspectos organizativos: invitaciones, actos oficiales, reuniones, localizaciones... Como apunte, la WTTC solicitó al comité organizador 100 vuelos de ida y vuelta o la cantidad de dinero necesaria que le posibilitara la compra de 100 vuelos para ponentes, prensa internacional seleccionada, trabajadores del WTTC y el equipo de trabajo. También 200 habitaciones (600 noches de hotel) con desayuno incluido y wifi; y otras 400 habitaciones de hotel con descuento (1.200 noches de hotel) para los delegados con desayuno incluido igualmente.

El balance final arrojó unos 400.000 euros de beneficios que se quedaron en la cuenta de Fibes. Por lo tanto, el coste municipal se quedó finalmente en 1,3 millones (el resultado de restar el beneficio a la aportación inicial de 1,7 millones). Un desembolso que, según los estudios previos barajados, ha resultado más que rentable a la ciudad, al margen de los beneficios ya cifrados. La organización de una cumbre de estas características tiene una repercusión global a nivel de marketing y cobertura mediática difícilmente alcanzable por cualquier otro evento similar. Los primeros estudios sobre impacto publicitario realizados apuntan a 20 millones de euros. Traduciendo: esta cifra es lo que hubiera costado la campaña de promoción de la ciudad y del propio palacio de congresos realizada durante la cumbre.

No obstante, el impacto económico estimado es mayor y el balance global aún está pendiente. El gobierno municipal aún no ha cerrado lo que ha supuesto la cumbre para captar nuevas inversiones, líneas aéreas, eventos para la ciudad... Lo que está por concretar es cuántos de esos 3.000 millones de euros de inversiones que anunciaron las empresas participantes en el congreso del WTTC en abril se quedarán en Sevilla y su entorno. Importantes cadenas como Hilton, entre otras, mostraron su interés por abrir nuevos establecimientos de lujo en Sevilla y se iniciaron las negociaciones también con importantes aerolíneas para mejorar la conectividad de la capital con el resto del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios