Vuelta al cole

Un curso con 3.600 niños menos en los colegios de Sevilla

  • El nuevo periodo escolar está marcado por la bajada de la ratio en las aulas y el aumento de horas lectivas en cuatro asignaturas

Una madre acompaña a su hijo en el primer día de clase. Una madre acompaña a su hijo en el primer día de clase.

Una madre acompaña a su hijo en el primer día de clase. / D. S.

El nuevo curso que arranca mañana en los colegios sevillanos está marcado por las cifras. Es el curso de los 3.687 alumnos menos en las aulas de Infantil y Primaria. Será el primer ejercicio escolar que dependa por completo de un Gobierno andaluz de distinto signo político al del PSOE. Su principal responsable, el consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, ha querido que el cambio se refleje en los números, de ahí que en la comparecencia de la semana pasada lo primero que anunciase fuera una bajada de la ratio, esto es, del número de alumnos por clase, una relación que durante muchos años ha sido motivo de críticas por parte de los sindicatos docentes y de los padres al estimar que se mermaba la calidad de la enseñanza.

En la provincia de Sevilla esta ratio queda establecida en 21,55 niños por aula en el segundo ciclo de Infantil y de 22,47 en Primaria. Cifras que se sitúan por debajo del máximo permitido para ambas etapas, que es de 25 escolares por unidad. Dicho descenso es posible tras la caída de la natalidad, consecuencia directa de los años más severos de la crisis económica. En este sentido, Infantil ha perdido 637 alumnos y Primaria, 3.041. A nivel andaluz, el retroceso demográfico provocará la pérdida de 400 unidades en los colegios.

Ahora bien, según alerta CCOO, la bajada de la ratio es posible en núcleos de pequeña población, no así en grandes urbes, en las que hay escuelas donde el número de alumnos por aula se situará por encima de lo permitido, para lo que exigen desdobles y refuerzos educativos.

La plantilla docente

Otra cifra importante a tener en cuenta concierne a la plantilla docente, que se ha incrementado en 280 profesionales hasta llegar a los 23.100 maestros y profesores que impartirán clases en 926 centros públicos. Este aumento ha sido posible, principalmente, gracias a la convocatoria de oposiciones al cuerpo de maestros, celebrada el pasado junio, que ha permitido reducir las tasas de interinidad. Unas pruebas, no obstante, que no estuvieron exentas de críticas de los opositores por los cambios introducidos a última hora, los cuales quedaron al arbitrio de los tribunales.

Respecto a los institutos, donde las clases comenzarán el lunes 16 de septiembre, destaca la subida del alumnado en la ESO, con 1.637 estudiantes más. Incremento que también se percibe en el resto de la oferta educativa: Bachillerato, con 1.009 alumnos más y FP, con 594.

Destaca especialmente en este ámbito la FP Dual, en la que los proyectos crecen un 30%. Serán 1.343 alumnos las que cursen esta modalidad que logra una gran inserción laboral. La mayor parte del curso se desarrolla en las empresas donde se realizan las prácticas, lo que permite una perfecta simbiosis entre el ámbito educativo y el productivo, pues estas compañías forman, así, una cantera de futuros trabajadores en sus instalaciones. El número de empresas colaboradoras es de 1.237.

El auge de la FP

En cuanto a la FP tradicional, se han implantado 13 nuevos títulos , ocho de grado superior, cuatro de grado medio y un programa específico de FP Básica, hasta sumar 644 ciclos en toda la provincia. La Junta no ha facilitado aún el dato de cuántos alumnos se han quedado sin plaza en el ciclo solicitado, un déficit que va en aumento los últimos años debido a la gran demanda que registra la Formación Profesional, ya que el perfil técnico de sus titulados está muy solicitado por el mercado laboral.

Imbroda tendrá también que aclarar si, como reclaman las escuelas privadas, ante la falta de plazas públicas para atender la demanda, se piensan concertar más ciclos formativos. Tal posibilidad la ha descartado, por ahora, en el Bachillerato, aunque su equipo no se cierra a estudiar esta alternativa en la etapa preuniversitaria a lo largo del mandato.

Por otro lado, la red de centros públicos bilingües llega este curso a los 244 tras la incorporación de seis colegios y tres institutos, un incremento que mantiene la misma tónica de años anteriores, pese a la críticas que entonces lanzaba el PP cuando estaba en la oposición, al calificar de “muy lento”el avance de este programa, cuyo principal déficit era contar con una bolsa amplia de maestros y profesores con el dominio necesario en inglés para impartir clase en dos idiomas.

El nuevo currículo

Más allá de las cifras de alumnos, docentes e implantación de programas, este curso también destaca por las nuevas instrucciones de Primaria, que aumentarán las horas lectivas de Lengua Castellana, Matemáticas, Inglés y Educación Física. La primera lo hará en 2,5 horas semanales más; y la segunda, en dos. Para el Inglés habrá tres horas a la semana en toda la etapa y en Educación Física, seis en cada uno de los tres ciclos.

El sindicato ANPE critica esta medida por haberse establecido “de improviso y sin ningún tipo de negociación”, lo que, a su juicio, ha provocado un auténtico “caos” en los colegios, al dificultar la confección de horarios y llevar “a miles de interinos con años de servicio a la cola del paro”. Por tal motivo, exige que se negocie un nuevo decreto para elaborar el currículo definitivo de Primaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios