Urbanismo · El uso de la vía pública

Un juez detiene la reordenación de los veladores de un bar del Paseo Colón

  • Los dueños del bar F5 podrán volver a instalar diez mesas en su terraza al conceder el juzgado una suspensión cautelar

  • La Gerencia interpondrá un recurso de apelación

Varias personas toman bebidas en las terrazas del Paseo de Colón. Varias personas toman bebidas en las terrazas del Paseo de Colón.

Varias personas toman bebidas en las terrazas del Paseo de Colón. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 3

Diez en vez de cuatro. El bar F5 podrá instalar el mismo número de mesas que colocaba a diario antes de que Urbanismo reordenara los veladores del Paseo de Colón tras detectar numerosas irregularidades en la ocupación del espacio público, además de infracciones de la normativa administrativa y contravenir las licencias disponibles que pudieran comprometer la seguridad ante situaciones de emergencia. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 9 de Sevilla ha dictado auto por el que concede las medidas cautelares solicitadas por los dueños de este establecimiento hostelero. La Gerencia interpondrá un recurso de apelación.

La última resolución de Urbanismo desestimó la solicitud formulada el pasado verano por tres bares de copas (Colón 5, La Pizarra de Bribón y F5), que requerían la suspensión de la ejecución por la que se dispuso modificar las licencias de terraza de todos los establecimientos entre las calles Almansa y Adriano. El acuerdo también dejó sin efecto la declaración responsable presentada por los dueños de lo bares para la renovación de la licencia de veladores para este año.

El servicio de ordenación de la vía pública apuntó en su informe para justificar la reordenación que las terrazas de veladores “se ubican en una avenida de gran afluencia de público, con un alto nivel de tránsito de personas de forma habitual, dado que genera un continuo paso de peatones asociado a los distintos recorridos turísticos existentes en dirección norte-sur, constituyendo un ámbito público esencial en el sistema viario de la ciudad”. Los técnicos de la Gerencia añadieron que la confluencia de estos establecimientos con una barrera física (como es la salida del aparcamiento del Paseo Colón), agravada con el cajón de obra existente colindante, interrumpe la normal continuidad del acerado.

Los propietarios de tres negocios solicitaron la suspensión de la nueva organización

“El análisis realizado por la dirección general de emergencias se estima que debe prevalecer la utilización pública de dicho espacio, debiendo minimizarse, en todo caso, cualquier tipo de obstáculo para el peatón, garantizando unos itinerarios accesibles en todo su recorrido”. Esta fueron las justificaciones utilizadas por los técnicos de la Gerencia para una reordenación que dejó a Pinzón con 4 mesas y 16 sillas; Colón 5 con 4 mesas y 16 sillas; La Pizarra de Bribón con 5 mesas y 18 sillas; F5 con 4 mesas y 16 sillas; Boga Gallery con 4 mesas y 14 sillas; y O´Neills con 4 mesas y 16 sillas.

Por otro lado, la dirección general de Medio Ambiente ha ordenado la clausura de la actividad de la discoteca Dante Music Room, enclavada en la Avenida de Emilio Lemos (Sevilla Este) por incumplimiento de normativas municipales y autonómicas sobre seguridad y ruidos, y no atender a un requerimiento previo de cumplir con la legislación. Este establecimiento fue objeto de reiteradas intervenciones por altercados –la última en la noche del domingo por parte de la Policía Local y Policía Nacional–, así como de quejas de los vecinos.

Medio Ambiente ordena la clausura de una discoteca de Sevilla Este

La discoteca ha sido sancionada por infracción grave en materia de seguridad e integridad de las personas por tener en su interior bengalas encendidas, y carecer del limitador de sonido obligatorio por la ordenanza municipal de contaminación acústica. El local no disponía de instalación de extinción por agua mediante equipamiento de BIE (bocas de incendio) ni de instalación automática de incendios (para la detección iónica por humos). Por último, los dueños incumplen la resolución ordenada a primeros de diciembre de 2017 por parte de Medio Ambiente para adaptarse a la ordenanza de ruidos. El Ayuntamiento ha impuesto varias multas que suman 1.601 euros y ha ordenado la clausura inmediata de la actividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios