Enseñanza superior

Los empresarios se ponen firmes: las titulaciones andaluzas no se ajustan al mercado laboral

  • El sector productivo alerta de la bajada de matriculaciones en Ciencias, Ingenierías y Arquitectura, que son las carreras con más salida profesional

  • Exigen un servicio de orientación laboral en colegios e institutos

  • Aseguran que existe mayor vinculación con la FP que con la universidad

Fachada principal del Rectorado de la Universidad de Sevilla. Fachada principal del Rectorado de la Universidad de Sevilla.

Fachada principal del Rectorado de la Universidad de Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

Las titulaciones universitarias en Andalucía no se ajustan a lo que demanda el mercado de trabajo. Así de contundente lo expresan los empresarios en el informe que ha elaborado la Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) por encargo de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, el cual se ha dado a conocer esta semana y ahonda en la duplicidad de grados que existe en la comunidad autónoma. En uno de sus apartados, dicho estudio presta la voz al sector empresarial, que alerta de la sobreabundacia de titulaciones, muchas de las cuales no tienen en cuenta el tejido productivo de la región. Además, advierten de la merma de matriculaciones en Ciencias, Ingenierías y Arquitectura, carreras con bastante salida profesional; en la necesidad de una mejor orientación laboral desde las enseñanzas obligatorias; y en incentivar el espíritu emprendedor como "valor transversal" en todos los ámbitos del conocimiento.  

La falta de concordancia entre la educación superior y la realidad laboral no es nueva. Varias instituciones (entre ellas, la Cámara de Comercio de Sevilla y el informe que elabora cada año Eusa) lo han puesto de relieve desde hace tiempo, especialmente cuando se desató la crisis financiera de 2008. Ahora lo hacen los empresarios en un informe encargado por la Junta y que servirá de base para el nuevo mapa de titulaciones que, según el consejero de Universidades, Rogelio Velasco, habrá de estar listo para la primavera de 2021

La opinión del sector ha sido recogida, según puntualiza la Airef, a través de reuniones con representantes del tejido empresarial y de dos focus group (trabajo de grupos) con empresas de Andalucía oriental y occidental. Por medio de estos canales la principal percepción expresada por dichos agentes es la de "la sobreproducción en muchas titulaciones que la estructura productiva no demanda". Es decir, hay duplicidad de grados sin un mercado que la exija. 

Este exceso quedó patente en la última edición de los datos y cifras del sistema universitario español, publicado por el Ministerio de Educación en abril de 2019. En aquel informe se revelaba que el 44% de los grados universitarios andaluces se ofrece en más de una institución académica, lo que evidencia una gran duplicidad. Por ejemplo, Derecho se puede estudiar en 12 centros públicos, mientras que Veterinaria sólo en uno. Igual ocurre con Educación Primaria, que la ofertan 17 facultades de la comunidad, pero con una gran oscilación en la nota de acceso: desde el 5 al 9, lo que refleja que la demanda se concentra en determinadas universidades. 

Un aumento no acorde a la demanda

Los empresarios manifiestan tener desconocimiento sobre muchas de las nuevas titulaciones ofertadas los últimos cursos. El análisis de la Airef muestra que en poco más de tres lustros el mapa de grados en Andalucía ha aumentado un 56%, hasta llegar a los 1.129. Este crecimiento, sin embargo, no se corresponde con el alumnado, que ha disminuido un 15,5% en toda la región. Una merma que se detecta desde las etapas preuniversitarias, pues el número de matriculados en la FP aumenta, mientras que el del Bachillerato disminuye. En la provincia de Sevilla, por ejemplo, los estudiantes de ciclos formativos superan ya en 10.000 a los bachilleres. El informe subraya que en el crecimiento de la oferta universitaria han tenido especial protagonismo los dobles grados y las ingenierías

Sin embargo, esta oferta no se ha visto correspondida en muchas ocasiones por la demanda. Los empresarios, en este sentido, consideran "preocupante" la caída del número de alumnos matriculados en titulaciones STEM, en especial, las relacionadas con las Ingenierías y la Arquitectura, ya que, en su opinión, "va en contra de la tendencia del mercado laboral". Las disciplinas STEM son las relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. Abarcan un gran número de disciplinas: desde la aeronáutica al desarrollo de aplicaciones web. Gozan de una gran demanda en los centros de trabajo, una situación que, según los expertos, se mantendrá durante bastantes años. 

La falta de orientación laboral en los institutos

Por tanto, resulta contradictorio que estas carreras no registren en Andalucía la demanda oportuna habida cuenta de la importante salida profesional que atesoran. ¿A qué obedece este desajuste? Los empresarios ponen el dedo en la llaga: el sistema educativo. "Se constata que existe un déficit en información y orientación en cuanto a estudios superiores en la enseñanza Infantil y Secundaria", afirman los entrevistados, que explican que "el sistema actual orienta a los alumnos hacia las salidas profesionales ya conocidas y para las que los centros pueden dar oferta educativa, es decir, para titulaciones ya existentes, en lugar de hacia las nuevas demandas o futuras profesiones que pedirá el mercado".

Por tanto, y como exigen asociaciones empresariales desde hace tiempo, resulta necesario que en los colegios e institutos exista una mejor orientación laboral (si es que la hay en muchos de ellos), que se ajuste a la realidad del mercado de trabajo y que "reconduzca" las pretensiones de los alumnos de cara a la universidad. Es decir, que se les informe desde edad temprana sobre las carreras que tienen mayor empleabilidad dentro del ámbito del conocimiento por el que quiera decantarse el estudiante. 

Escaso espíritu emprendedor en las aulas

Otro de los problemas que acusan los empresarios es el del fomento del espíritu emprendedor en las aulas universitarias. Son las denominadas "competencias transversales". En particular, las relacionadas con "la gestión empresarial, el liderazgo, el compromiso, la motivación y el talante innovador". Este déficit lo asocian a "una falta de vinculación entre los programas docentes universitarios y el mundo empresarial"

La relación entre la universidad y la empresa queda bastante cuestionada en varios apartados, que se resumen en el último: la falta de un mapa de prácticas en Andalucía que contribuya a identificar empresas y puestos donde desarrollarlas, y que, además, incluya indicaciones sobre cómo deben ser las prácticas, por parte de la universidad, del alumno y de la empresa. A este respecto, el informe subraya que "cada universidad tiene su modelo propio de convenio e infraestructura para las prácticas, un modelo que está descentralizado".

También lamentan que la búsqueda de prácticas en empresas no se haga de forma "sistemática". "No hay seguimiento y evaluación sobre el impacto de las prácticas universitarias y su efectividad, es decir, si los egresados se quedan en las empresas, o si según qué prácticas mejoran la inserción laboral", añaden los empresarios, que llaman la atención sobre "el déficit de formación práctica entre los egresados españoles". "Las actuales prácticas son demasiado escasas para dar el contacto y experiencia profesional adecuada y suficiente a los alumnos. Se necesita un mayor componente práctico a través del contacto con la realidad empresarial en las titulaciones", aseveran. 

Más relación con la FP

En el informe comparan esta relación con la de los ciclos formativos, en los que "la participación del mundo empresarial es mucho mayor". Una vinculación que se ha fortalecido los últimos cursos, debido a que los centros de producción demandan actualmente trabajadores con perfil técnico, que se ajusta más a los titulados en FP. Por este motivo, la oferta pública de la Junta de Andalucía en estas enseñanzas posobligatorias se ha ido adaptando a la empleabilidad que ofrecen las familias profesionales en el entorno inmediato de los institutos. De ahí, que en el último borrador de conciertos se priorice los grados medios y superiores de FP y FP Básica por encima del Bachillerato, así como las titulaciones que mejor futuro laboral presenten. 

Los empresarios abordan otro aspecto esencial en la educación superior, la formación lingüística. Recuerdan que el manejo de idiomas y, en particular, del inglés, mejora la empleabilidad de los egresados, aunque existen informes que han constatado la "falta de fluidez" por parte de los universitarios andaluces al hablar la lengua anglosajona. No obstante, hacen hincapié en que se ha convertido en "un requisito de base" y como "ventaja competitiva" de un titulado el conocimiento de un tercer idioma, en el que ponen como ejemplo el chino, debido al peso cada vez más importante que tiene la potencia asiática. 

Conclusiones generales

La aportación del mundo empresarial al análisis del Airef precede a las conclusiones generales del estudio, que recuerda que ya en 2001 (casi dos décadas antes) un dictamen del Parlamento de Andalucía sobre el sistema universitario público andaluz (SUPA) identificó las carencias y debilidades del mapa de titulaciones, en cuanto a racionalidad y viabilidad de la oferta, que desde entonces no se han corregido. 

La falta de actuación ha agravado la situación, ya que en estos casi 20 años ha disminuido la población potencial de estudiar en la universidad (entre los 18 y 24 años de edad), pero, por contra, ha aumentado el número de grados sin que se haya registrado una subida en las matriculaciones (al revés, han bajado). Este desajuste ha provocado que se reduzca el tamaño medio de las titulaciones.

Dicho efecto lo han sufrido, especialmente, las carreras STEM, que tienen más salida laboral, como Ciencias, Ingeniería y Arquitectura. Éstas últimas, según el estudio de la Airef, son las que mayores reducciones en tamaño medio presentan, -63,8% y -56,8% respectivamente. La disminución impide las economías de escala, lo que lleva a incrementar el gasto medio por alumno.

Por otro lado, se aborda la situación del máster universitario. El informe recuerda que el objetivo de este estudio de posgrado es el de la especialización, "situarse como referencia". "La oferta de máster en Andalucía, no ha corregido la falta de especialización, sino que agrava el problema de la racionalidad", asegura la consultora, que agrega otro fallo: para la misma actividad necesitan más docentes, al haber menos alumnos en los grupos.

La mejora de la financiación

Respecto a la financiación, la Airef pone de relieve que los modelos de financiación par los periodos de 2007/11 y de 2017/21 recogen en sus objetivos la necesidad de paliar las deficiencias ya identificadas en el dictamen, "pero éstas no se abordaron". "Los modelos han financiado, mayoritariamente, el comportamiento de los gastos (sin controlar la capacidad productiva y la ordenación de su actividad productiva), lo que puede propiciar que los responsables institucionales amplíen su oferta para mejorar la participación en el reparto de la financiación".

Los consejos sociales de las universidades tampoco escapan de esta valoración, al manifestar que "carecen de recursos humanos para el análisis, no disponen de herramientas para valorar la idoneidad de los grados, su pertinencia, ni su capacidad productiva". 

Un déficit que amplían a las memorias de creación de grados, al "no responder a los requisitos de idoneidad, pertinencia y capacidad productiva para corregir el problema de racionalidad y viabilidad de éstos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios