Sevilla

Las empresas ven que la recuperación "toma fuerza"

  • El Rey reivindica al directivo como referente social Fainé cree que España se aleja "de los momentos más sombríos de la crisis" Susana Díaz reclama reducir "la desigualdad"

El enfermo de Europa de ayer es el alumno aventajado de hoy. Las grandes empresas consideran que la economía española está volviendo a levantar el vuelo pese a la crisis a la que se enfrenta la Eurozona. "Disponemos de más elementos que nos confirman que la recuperación cobra mayor fuerza y que nos estamos alejando de los momentos más sombríos de la crisis", aseguró Isidro Fainé, presidente de Caixabank y de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) en el acto de clausura del congreso anual celebrado ayer en Sevilla ante más de 2.500 ejecutivos y que fue presidido por el Rey Felipe, en su primera visita a la ciudad desde su proclamación, junto a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

El evento, inaugurado por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha servido de foro para debatir el papel del directivo en una economía globalizada y ha contado con la participación de primeros espadas de la economía española como el presidente de Repsol, Antonio Brufau; el presidente de Indra, Javier Monzón; Richard Weissend, presidente ejecutivo de Heineken España; José Luis Bonet, presidente de Freixenet; o Francisco Reynés, consejero delegado de Abertis.

El Rey aludió precisamente al desafío de la competitividad en un entorno global y apuntó a la relevancia del ejecutivo como una de las claves "para fortalecer e impulsar un tejido productivo fuerte, ágil y competitivo, que tenga capacidad para crear puestos de trabajo y prosperidad para todos". Don Felipe señaló que la globalización ha supuesto un cambio de paradigma respecto al entorno en el que se desarrollaron las sociedades industrializadas. "La anticipación, la innovación permanente, y la calidad, la sensibilidad y atención al cliente serán herramientas esenciales para enfrentarnos con éxito a los nuevos retos de la competitividad", agregó.

Más importante aún que el éxito es la forma de lograrlo. El Rey señaló que el lema del congreso "encierra también la necesidad de preocuparnos por los criterios, las reglas y las maneras con que se encara cada una de las nuevas iniciativas". "Los directivos tenéis que ser una referencia no sólo para vuestros colaboradores, sino también para el conjunto de la sociedad", destacó el Monarca, que recordó su "confianza" en una sociedad que cuenta "con una comunidad de directivos a la altura de las nuevas exigencias globales".

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, defendió el potencial tanto de Andalucía como España en un discurso con referencias veladas a la situación política nacional. "Los obstáculos que ahora nos rodean no deberían impedirnos ver el capital que atesora nuestra tierra. Y lo que pienso de Andalucía, también lo pienso de España", afirmó Susana Díaz, que defendió la necesidad de afrontar "la regeneración democrática" y la urgencia de afrontar el problema de la desigualdad. "Ninguna economía puede olvidarse de sus ciudadanos", afirmó la presidenta del Ejecutivo regional, que subrayó que la reducción de la "brecha de la desigualdad" debe convertirse en una política de Estado. Tras reclamar "altura de miras y más cohesión social", Díaz resaltó el ejemplo de Andalucía como "factor de firmeza y estabilidad".

Por su parte, el presidente de Caixabank puso el acento en la necesidad de crear directivos con una visión global de la economía, desafío que constituyó precisamente el eje de los debates del congreso. Entre los aspectos que diferencian al líder global, apuntó a su capacidad para "anticipar el futuro", el equilibrio personal y profesional, la empatía y destacar no por lo que hace "sino por cómo lo hace". En este sentido, el presidente de CEDE abogó por la recuperación de "una nueva manera de tomar decisiones que incluya una perspectiva moral". "Una sociedad que carezca de ideales está condenada a no progresar", sostuvo.

Isidro Fainé trasladó un mensaje de optimismo contenido y afirmó que la economía española cerrará el ejercicio con un avance "superior al 1% y el año que viene se acercará al 2%". Fainé apuntó "la solidez" de la recuperación gracias a que España "está reconduciendo el desequilibrio del saldo corriente de nuestra balanza exterior y ajustando el déficit público". Pese a la mejoría, el presidente de Caixabank introdujo un matiz de prudencia al advertir que la economía necesita "un largo periodo de crecimiento para absorber el exceso de deuda acumulado y corregir el nivel de paro".

Para el presidente de CEDE, el sector exportador debe erigirse en el "motor" de la recuperación económica. España también debe volver a ser un país atractivo para la inversión extranjera a través "del ajuste fiscal, la creación de empleo y mantener el impulso reformista". Isidro Fainé destacó el éxito del sector financiero español en los recientes test de estrés. "No cabe otro camino que normalizar la concesión de créditos que ayuden a financiar el capital circulante que precisan las empresas así como todos aquellos proyectos más a largo plazo que sean realistas y creíbles".

Fainé agradeció al Rey su implicación con el Congreso de CEDE desde su primera edición y su lealtad en silencio. "Majestad: somos los que creemos que ni el bien hace ruido ni el ruido hace bien. Estamos a su lado y no le defraudaremos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios